Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/25/2012 12:00:00 AM

Lejano Oriente

Sucesos que se han desarrollado en el continente más diverso.

CHINA

En la cresta de la ola
Por Enrique Serrano / Escritor y profesor universitario

China alcanzó el poder global en 35 años. Cuando murió Mao Zedong, en 1977, el país era un gigante averiado, cargado de fardos, atrasado y sin remedio en la marcha de los tiempos. Hoy es fundamental para el sistema internacional y tiene posibilidades de ser un líder mundial. Casi todo está dado para que alcance sus metas de predominio en el corto plazo. ¿Cómo pudo hacer todo esto en tan corto tiempo? El espíritu confuciano ha sido esencial. Así mismo, la tenacidad casi feroz de su pueblo. Tampoco se puede ignorar el liderazgo inapelable del camaleónico Partido Comunista. Ni el legado paradojal de Deng Xiaoping: el artífice de esta transformación colosal, que si bien no ha terminado, ha abolido el atraso y ha rescatado del aislamiento a la nación más grande, antigua y compacta del mundo.
 
Pagando caro
Natalia Marriaga/ Periodista de SEMANA
 
China: coloso económico que sacó de la pobreza a 300 millones de personas. ¿A qué precio? Su modelo energético lo ha hecho el país con mayor emisión de gases de efecto invernadero. Su rígido sistema político no da espacio a las libertades civiles. Desde los millones de muertos de la Revolución Cultural, pasando por la masacre de Tiananmen (de la que nadie habla), hasta la brutalidad contra el Tíbet y la subsiguiente inmolación de decenas de monjes, el balance en derechos humanos es negativo. La comunidad internacional es cada vez más consciente del rechazo popular a la represión, pues las autoridades chinas ya no pueden ocultarla con facilidad. No en vano el primer ministro Wen Jiabao dijo en 2010: “El deseo y la necesidad del pueblo por la libertad y la democracia son irresistibles”. Hoy la mayoría de los chinos siguen esperando que ese deseo se cumpla.
 
INDIA
 
La sonrisa de los dioses
Por Nathan Jaccard / Periodista de SEMANA
 
Se dice que 330 millones de deidades habitan India. Las hay para todo: prosperidad, justicia, suerte o amor pasional. Y en los últimos 30 años, parece que las divinidades han escuchado. Apalancado en sus 1.200 millones de habitantes, el ‘país-continente’ ha vivido un desarrollo impresionante. Desde 1991, con la liberalización, el PIB ha tenido un crecimiento por encima del 6 por ciento. India produce carros, satélites, aviones, computadores, celulares y, –claro–, misiles atómicos. Es la decimoprimera economía del mundo, la democracia más grande del planeta, tiene el tercer ejército más numeroso y aspira volverse una súper potencia del siglo XXI. Ases no le faltan: además de su dinamismo demográfico, tiene trabajadores angloparlantes, calificados, baratos, recursivos e ingeniosos. El consumo está disparado y para 2025 los optimistas calculan que la clase media se va a multiplicar por diez. Ese es su mayor desafío. India es uno de los países más desiguales, con 41 por ciento de la población amontonada en barriadas miserables. Mientras no se resuelva ese drama, seguirá resonando esta frase del Mahatma Gandhi: “La pobreza es la peor forma de violencia”.
 
COREA DEL NORTE
 
Un mundo irreal
Por Christian Schmidt-Häuer/ Excorresponsal en el Bloque Oriental y en Asia del semanario Die Zeit, y de la cadena de televisión ARD
 
Corea del Norte: un ‘parque jurásico’ más allá de la globalización. Frente al resto del mundo, este Estado aislado y hambriento de 24 millones de habitantes parece una demacrada utopía del estalinismo. Esta visión es un error. Ya en el siglo XVII la antigua Corea se había aislado, temiendo invasiones desde Japón o Manchuria. Así, el mundo exterior la apodó el Reino Ermitaño. En 1910 dejó de ser colonia japonesa. En 1945 la Guerra Fría la partió en dos. Con base en estas experiencias históricas, la dinastía Kim estableció en el norte una autarquía irreal en lugar de un socialismo real. Un régimen que se alimenta del poderío atómico y de sus misiles, cuyo aumento Kim Jong Il (el hijo del fundador Kim Il Sung) priorizó por encima de la situación de pobreza absoluta de la población. Hoy su hijo, Kim Jong Un, también intenta subsistir a expensas de sus exhaustos súbditos. Y a costa de la frustración de los chinos, Beijing necesita a Corea del Norte como un ‘Estado colchón’ con el fin de mantener a las tropas estadounidenses, estacionadas en Corea del Sur, muy lejos de sus bordes territoriales.

AFGANISTÁN

¿Bluyín o ‘burka’? ¡Da igual!

Pangolinaty/Escritora y médica colombiana que trabajó como voluntaria en Afganistán
 
Una noche entendí que todos somos iguales. En el hospital de Kandahar se morían al día tres mujeres por causas injustificadas; muchos bebés llegaban muertos. Una tarde, con los zapatos todavía untados de sangre y líquido amniótico, nos hicieron salir por razones de seguridad. Llevaba el corazón partido porque sabía que no quedaban médicos para el turno nocturno. Antes de medianoche, en mi casa, oímos a alguien llorando a gritos. Era un hombre pobre de barba larga y ojos verdes enrojecidos. Decía que a su mujer le salía espuma por la boca, que tenía el diablo adentro. En una ambulancia la encontré: inconsciente, convulsionando por una hipertensión propia del embarazo como una sabaleta recién sacada del río. Logré ir al hospital escondida en la ambulancia. El bebé nació muerto pero ella sobrevivió. Una semana más tarde, el hombre y la mujer se fueron a casa, felices, ella caminando detrás de él cubierta por un ‘burka’. Cuando les dije que lamentaba no haber salvado a su bebé, me contestaron: “Tranquila, Alá nos mandará muchos más”. Él había arriesgado su vida saliendo de noche a la calle en medio de la guerra para suplicar por la vida de la mujer con que se había casado a la fuerza y a la que había conocido hacía poco tiempo. Pienso que todos reaccionaríamos así si la vida de alguien estuviera en juego, sin importar si traemos un bluyín o un ‘burka’. Los afganos no son unos monstruos misóginos. Ni ellos ni nosotros somos santos o monstruos. Todos somos seres humanos.
 
JAPÓN

Cuando la moneda dura se rompió
Por Luis Guillermo Plata/ Exministro de Comercio
 
Cuando viví en Japón, en los ochenta, este país conquistaba el mundo. Vendía sus productos por doquier y albergaba los diez bancos más grandes del planeta. Había salido de las ruinas de la Segunda Guerra Mundial para convertirse en la segunda economía mundial. Despertó a los ‘Estados tigres’ (Taiwán, Corea, Singapur y Hong-Kong), así como a la misma China. Pero en los años noventa se sumió en una crisis que no ha logrado superar. El país de los superávits se convirtió en deudor. La mano de obra se encareció, el yen se revaluó. Las fortalezas se convirtieron en debilidades. La cultura del consenso paralizó la toma de decisiones, el empleo vitalicio no permitió a las empresas adaptarse y la crisis política se eternizó: en 20 años ha habido 16 primeros ministros. Pero el país sabe salir adelante en momentos difíciles. Lo demostró en 2011 cuando un tsunami lo llevó al borde de una emergencia nuclear. Sin abandonar su tradición, Japón deberá adaptarse a un mundo cambiante.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.