Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/25/2012 12:00:00 AM

Los que no volvieron

En 2004 todos los pobladores de Unión Peneya (Caquetá) fueron desplazados por los enfrentamientos entre el Frente 15 de las FARC y el Ejército.

En la tarde del 4 de enero de 2004, Oneida Bocanegra, de 8 años, y su prima Orleidy, de 4, fueron testigos de cómo Unión Peneya, un corregimiento del municipio de Montañita (Caquetá), quedó desolado en menos de dos horas. Ese fue el plazo que les dieron las Farc. No era la primera vez: desde 2002 los subversivos habían sacado una decena de veces a sus 1.300 habitantes con la excusa de que habría incursión del Ejército.

Ana*, la abuela de las pequeñas pensó que solo serían dos o tres días de enfrentamiento y después todo volvería a la normalidad. Así que trancó las puertas y se escondieron bajo la cama. Pero las tres mujeres duraron una semana encerradas, arriesgándose a salir por agua en las madrugadas y a cocinar en leña harina de arepas, lo único que les quedaba, hasta que el Ejército tocó su puerta. Con ellos permanecieron en el caserío una semana más.

Después las llevaron a Florencia, donde vivían los padres de Oneida, quienes las daban por muertas. “El gobierno nos ofreció asilo en Canadá. Mi abuela no quiso dejar la familia. Vivió conmigo y mis papás un tiempo, hasta que una tía le compró una casita, el miedo no la dejó volver a Unión Peneya”.

Muchos de los pobladores regresaron en 2007 para reconstruir al pueblo, que en 2009 recibió el Premio Nacional de Paz por su tenacidad para regresar y refundarlo después de tres años de destierro. Orleidy, que entonces vivía con su abuela en Unión Peneya, está hoy con su mamá en Neiva. La familia de Oneida no quiso retornar en medio del conflicto, actualmente tiene 17 años, vive en Florencia y espera entrar a la universidad a estudiar Derecho.

En 2004 se llevó a cabo el Plan Patriota, que esperaba debilitar a las Farc en el sur del país. Comenzó a ejecutarse el 31 de diciembre de 2003 con la Operación Año Nuevo en Caquetá. El Plan recuperó importantes territorios, pero causó destierro: ese año 287.581 personas fueron desplazadas, 38,5 por ciento más que en 2003, de acuerdo con la Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento.
 
*Nombre cambiado
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.