Viernes, 31 de octubre de 2014

| 2003/01/24 00:00

Inversión en defensa

Ya está asignado el dinero del impuesto al patrimonio para el 2003. Si faltan recursos, el gobierno podría emitir unos nuevos bonos obligatorios.

Inversión en defensa

Uno de los objetivos prioritarios del gobierno es fortalecer la capacidad de respuesta de la Fuerza Pública para recuperar la confianza y la inversión privada. Para lograrlo, se piensa aumentar el pie de fuerza y este año hacer importantes inversiones públicas en la seguridad democrática, las cuales se financiarán con los recursos del impuesto al patrimonio. Si bien este impuesto recaudará cerca de $1,2 billones, es un hecho que el 34% de lo recaudado a la fecha ya fue utilizado para cubrir algunas deudas vencidas del sector defensa.



La gráfica muestra cómo se piensan invertir los $688.700 millones restantes, equivalentes a 0,3% del PIB, durante el 2003 en inteligencia, armamento y equipos de comunicación y transporte. De hecho, el más importante de estos rubros es el de compra de armamento que recibirá un 69,8% del total. Por sectores, el Ejército recibirá $266.000 millones, la Fuerza Aérea $223.000 millones, la Armada $101.500 millones, la Policía $85.000 millones y el Comando General $12.700 millones.



El gasto en seguridad democrática no para aquí. El gobierno espera que el impuesto al patrimonio recaude mucho más de los $1,2 billones calculados, momento en el cual podría apropiar más dineros para los rubros mencionados.



Además, en el nuevo acuerdo con el FMI el gobierno reconoce que puede necesitar más recursos para financiar gasto adicional en seguridad y garantizar el éxito de la estrategia en que está embarcado. Esto parece ser particularmente cierto para el 2004. Según el memorando del acuerdo con el Fondo, el gobierno podría emitir bonos de largo plazo en términos concesionales, como los llamados bonos de paz y/o de guerra de gobiernos pasados, y se especula que podrían representar entre 0,1 y 0,3% del PIB.



No obstante, algunos analistas están comenzando a advertir que el gobierno está subestimando los nuevos ingresos producto de la reforma tributaria de 2002. De ser este el caso, parte de los nuevos recursos podrían asignarse al mayor gasto en defensa y, quizá, los colombianos podríamos salvarnos de hacer nuevas inversiones forzosas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×