Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/22/2016 12:00:00 PM

Profesores exigen voluntad para alcanzar la paz

La academia apoya el nuevo acuerdo de paz. Así lo expresan los profesores en una dura carta en la que le exigen a los líderes involucrados poner de su parte para que por fin sea posible construir una nueva Colombia.

;
Semana Educación

La victoria del No en el plebiscito del 2 de octubre demostró la división del país, respecto al acuerdo entre el gobierno y las Farc que debía poner fin a 52 años de guerra. Además, con una abstención del 60 %, los colombianos decidieron no refrendar la paz y poner en jaque al presidente Juan Manuel Santos y a toda la mesa de negociación en La Habana.

Desde entonces, empezó el desconcierto: poco se sabía sobre el futuro del país. Las próximas elecciones y el pulso político entre los partidos parecían nublar las expectativas. Tampoco era claro cuáles eran las intenciones de las FARC y si cederían ante los reparos del No. El panorama político no era halagador, ni predecible.

Sucedió entonces lo impensable en un país acostumbrado al sonido de los fúsiles y con poca tradición a la movilización ciudadana: los estudiantes salieron en masa a las calles para simbolizar la unión del No y el Sí, y exigir a la oposición, el Estado y la guerrilla que se sienten a negociar. Miles de colombianos secundaron este llamado y marcharon por las principales ciudades del país en dos ocasiones para dejar claro que Colombia quiere la paz.

Por su parte, los profesores universitarios expresaron también su apoyo y su compromiso por la paz con una carta, pidiendo que se alcanzara un consenso lo antes posible. Hace pocos semanas llegaron esas modificaciones y el país está a la expectativa.

Los profesores, una vez más, han decidido expresar su gratitud por la rapidez y la dedicación para hacer un nuevo acuerdo entre las partes y para manifestar su esperanza de que en un futuro los problemas del país se resuelvan en la arena política y no con armas. Además, les exigieron a todos los líderes del proceso voluntad para acabar la guerra.

Los abajo firmantes profesores universitarios de diferentes disciplinas, universidades y regiones, unimos de nuevo nuestras voces para aplaudir la dedicación con que voceros del No y del Sí, Gobierno y FARC, han trabajado para avanzar de manera rápida y decidida hacia un nuevo acuerdo de paz con ese grupo guerrillero, escuchando las voces y manifestaciones desde la calle y en las redes.

Nos declaramos esperanzados de que este esfuerzo nos permita encontrarnos  alrededor de lo que debe ser el gran proyecto nacional: la construcción de un país en que la controversia se dirime en la arena política y no con las armas, y en que la guerra no es un obstáculo para la prosperidad compartida. Esta construcción es deber y responsabilidad de todos y no da espera, pues hay vidas humanas en riesgo.

Exigimos de todos los líderes involucrados en el actual proceso su voluntad expresa y su esfuerzo continuado para marcar decididamente el momento en que, por fin, podamos dedicar todas nuestras energías a esta construcción de una nueva Colombia.

De la misma manera como le exigimos a los líderes políticos su compromiso para culminar exitosamente esta negociación y llegar a un acuerdo para el país, nos comprometemos desde la academia, como profesores y como estudiantes, a que nuestros trabajos de aprendizaje, formación e investigación se pongan al servicio del análisis, seguimiento y evaluación rigurosos de los acuerdos y su puesta en marcha.

Para estar enterado sobre las noticias de educación en Colombia y el mundo, síganos en Facebook y en Twitter.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.