Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/20/2014 10:30:00 AM

¿Niños obedientes o niños colaboradores?

El sentido de la responsabilidad en los pequeños se puede fomentar a través de tareas específicas que ellos deban completar en un tiempo acordado. No basta simplemente impartirles órdenes.

La mayoría de los padres cree que lograr la obediencia en sus hijos es un pilar fundamental de su educación. Sin embargo, el portal La Disciplina Positiva realizó un análisis sobre los beneficios que, a largo plazo, trae el hecho de motivar la colaboración en los más pequeños. Esta práctica permite forjar el sentido de la responsabilidad en los niños, a través de tareas específicas que ellos deban completar en un tiempo acordado.

“Cuando entrenamos y motivamos a la colaboración, damos esa responsabilidad al niño, y cada vez el padre será menos activo y el niño será más responsable”, afirmó el portal. Y añadió que si bien dar órdenes es quizá más rápido, siempre se está invitando “a las luchas de poder o a la sumisión, y a la larga el padre siempre tendrá la mayor responsabilidad en hacer que se cumpla la orden”.

Por eso exigir obediencia no significa, necesariamente, que se le esté enseñando al niño ser responsable. Según el portal, es, justamente, todo lo contrario: “Cuando demando, el mayor responsable es quien demanda. El otro solo cumple lo que le dijeron. Pero cuando pido colaboración, cuando permito al otro crear sus propias estrategias para una meta social común entonces estoy permitiéndole tomar responsabilidad total de su vida, actos y consecuencias”.

Eso sí, para entregar este sentido de responsabilidad los padres deben preparar el terreno con antelación. Por ejemplo, si se le va a pedir que se vista solo y esté listo a cierta hora deben tomarse el tiempo para enseñarle al niño cómo ponerse la ropa. Además, se debe tener cuidado de que tenga prendas fáciles de usar –dependiendo de su edad– y tener al alcance dos o tres opciones. Una arquitectura previa que necesita tiempo y dedicación de los adultos, pero cuyos resultados son determinantes para la educación de los pequeños.

“Muchas veces los padres sentimos que no tenemos tiempo para ensayar y motivar, porque realmente es un trabajo a futuro, pero ¿no tenemos tiempo y energía para, durante toda su infancia y adolescencia, estarles diciendo qué y cuándo hacer las cosas y ser los responsables de qué, cómo y cuándo las hacen?”, fue la reflexión final del portal.

Para leer el análisis completo, puede visitar el portal La Disciplina Positiva.


Si desea consultar más artículos sobre crianza y educación siga nuestro perfil en Twitter: @SemanaEd
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.