Domingo, 22 de enero de 2017

| 2015/12/16 12:00

Distrito recuperó colegio con 75 años de antigüedad

El Liceo Antonia Santos es considerado patrimonio arquitectónico. Su restauración y reconstrucción tuvo una inversión cercana a los $17 mil millones, que beneficiará a 1.400 estudiantes.

El Liceo Antonia Santos se encuentra en la localidad de Los Mártires. Foto: Cortesía Secretaría de Educación de Bogotá.
;
Semana Educación

En 1939 el Liceo Antonio Santos se construyó su edificio en la carrera 22 con calle 12 en Bogotá. Un año después, y con tan solo 45 estudiantes, empezó su camino educativo. Todas eran mujeres. Para 1944 se abrió el internado con el fin de facilitar la formación de aquellos niños y jóvenes que llegaban de las provincias aledañas a la capital. En 1945 se gradúa la primera promoción de bachilleres.

El colegio se construyó durante la hegemonía liberal en la cual se crearon nuevas instituciones educativas. Fueron las primeras de carácter público en el país a la vez que laicas. Además se destacaron por la arquitectura Art déco, moderna para la época. Por eso con el tiempo el Liceo Antonia Santos fue declarado patrimonio nacional. 

Así comienza la historia del colegio que fue renovado por el Distrito y hoy se entregó. El Liceo Antonia Santos está situado en una de las zonas más deterioradas e inseguras de la ciudad. Su proximidad con la famosa cuadra del Bronx o también llamada “L”, en la que venden todo tipo de drogas, hace difícil el acceso al colegio. Sin embargo, su restauración genera un impacto positivo porque es un proceso de renovación urbana y de mejoramiento de las condiciones de la educación para los habitantes del sector.

“Este patrimonio ha sido restaurado completamente por la Bogotá Humana y abre sus puertas desde el año electivo entrante. Esperamos que se convierta en uno de los colegios públicos de excelencia en el centro de la ciudad, como un gran a tractor de la juventud, de la niñez, del saber, y de la gente”, afirmó el alcalde Gustavo Petro. 

Esta edificación, que tiene 75 años de antigüedad, se convierte en la obra número 25 de las entregas del saliente gobierno distrital. Cuenta con 18 aulas, tres laboratorios, dos talleres de artes, dos salas de informática, dos de multimedios educativos y una de audiovisuales, emisora, aula múltiple, biblioteca escolar, enfermería, espacios administrativos, zonas recreativas y deportivas.

La ejecución de la obra tuvo un costo de $15.700.863.427 y fue adjudicada a la firma contratista Unión Temporal Educop, la cual inició los trabajos el 26 de agosto de 2013. A ese valor se suma la interventoría por $445.950.400 y los costos para la dotación del colegio de $196.890.750 con los que se adquirieron cerca de 3.988 elementos para el desarrollo de los procesos pedagógicos y académicos de estudiantes y maestros.

PARA EL DEBATE

¿Considera usted que la gestión en cuanto a educación del saliente alcalde Gustavo Petro fue positiva?

Deje su opinión en nuestro Twitter @SemanaEd y @simongrma.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.