Martes, 6 de diciembre de 2016

| 2015/09/08 17:44

¿Está arrepentido de lo que estudió?

Un estudio indica que el 65 % de los colombianos preferiría haber cursado otra carrera. El 58 % de los universitarios latinoamericanos no tiene interés en su área de conocimiento.

El 50 % de los colombianos estarían interesados en trabajar en algo que no esté directamente relacionado con sus estudios.

Acceder a la educación superior en Colombia es todavía un privilegio de pocos. Y de ellos, muchos -por no decir todos- tienen claro que se trata de una oportunidad para mejorar su calidad de vida. Lo que resulta de alguna manera paradójico es que una vez son profesionales, la mayoría de ellos dice preferir una carrera diferente.

Así se desprende de una encuesta realizada por Adecco Colombia, realizada a unas 600 personas en el país con el fin de determinar la relación educación-trabajo para los colombianos.

En el sondeo se destaca que el 65 % de los colombianos consultados -51 % de ellos hombres y 49 % mujeres- preferiría haber estudiado algo distinto y que sólo la tercera parte trabaja en áreas directamente relacionadas con su profesión.

En efecto, el 82 % de los consultados considera que el estudio ha contribuido a mejorar su calidad de vida. Del total, solo el 33 % de los consultados encuentra una alta relación directa entre sus estudios y su trabajo; el 41 %, una relación media, y el 14 %, baja.

¿Mala elección?

Según la encuesta de la multinacional de talento humano, a esta situación se suma que las principales razones por las que los profesionales locales escogieron su área de estudio fueron las oportunidades laborales que se abrirían con esta área (54 %), la preferencia de las materias relacionadas en el colegio (27 %) y las posibilidades económicas (8 %).

En este sentido, Catalina Cardona, coordinadora regional de Selección de Adecco, manifestó que “es un concepto errado optar por profesiones a partir de oportunidades laborales que puede presentar el mercado en su momento, ya que estas son fluctuantes por tendencias o necesidades que requiera el sistema”.

“Por esto los jóvenes están llamados a focalizarse en sus pasiones y motivaciones internas, ya que al elegir una carrera u oficio que no va encaminada a un desarrollo profesional satisfactorio, puede terminar en deserción, abandono de puestos de trabajo o en muchas ocasiones optando por cambiar radicalmente su perfil profesional por presión social o económica”, recomendó.

Un estudio parecido, realizado por Trabajando.com-Universia, en el que participaron 5.388 personas de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, España, México, Perú, Puerto Rico, Portugal y Uruguay, sostiene que el 58 % de los universitarios iberoamericanos no tiene interés en su área de conocimiento.

Así, del total encuestado, el 26 % escogió su programa de estudios superiores por la demanda laboral; el 18 %, por las posibilidades económicas; el 7 %, por preferir una universidad específica; el 4 % no fue admitido en la carrera que quería estudiar, y el 3 % correspondió a una decisión familiar. El 42 % restante de los jóvenes eligió su carrera profesional por interés en el área de conocimiento.

“El proceso de elección de la carrera profesional debe considerar diversas variables para el estudiante, como por ejemplo, determinar aspectos como la eventual renta futura asociada al ejercicio de su actividad profesional, la vocación que se tenga por una disciplina en particular (independientemente del potencial económico), el posible aporte a la sociedad que se puede realizar, entre otros”, señaló Ruth Polchlopek, gerente general de Universia Colombia.

Trabajo ideal

La encuesta de Adeco, adicionalmente, preguntó por las razones que identifican los colombianos como el mayor obstáculo para conseguir su trabajo ideal.

Entre las respuestas, se destacó la falta de experiencia como la principal (39%), seguida de las pocas oportunidades en el país (29%) y la falta de formación para llevar a cabo ese trabajo (12%). Así mismo, la experiencia fue identificada como la principal necesidad para aportar buenas ideas en el trabajo (69%).

Según Cardona, “aunque la falta de experiencia es significativa para dar inicio a los nuevos proyectos laborales en los jóvenes, las instituciones educativas están llamadas a actualizar programas de formación, que vayan focalizados a las necesidades de crecimiento, tecnología y desarrollo en la cual está el país y sus compañías”.

En cuanto a posibilidades de desarrollo se refiere, el 50 % de los colombianos encuestados destacó que estarían muy interesados en trabajar en algo que no esté directamente relacionado con sus estudios; el 35 %, medianamente interesados, y el 10 %, poco interesados. Además, escogerían áreas estratégicas para poder aportar a las compañías.

Finalmente, la consulta destaca que a la hora de elegir un trabajo, para los colombianos prima la posibilidad de aprender aun cuando el salario sea normal y la empresa no tenga un alto reconocimiento (67 %), que es una situación diferente a la que se veía 10 años atrás y que le da más juego al emprendimiento como proyecto de vida, sobre todo en aquellos menores de 30 años, según la especialista en recursos humanos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.