Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/2/2014 4:00:00 PM

A cambiar el mundo

El cambio social inicia con los propósitos de cada persona.

Lo primero que debemos preguntarnos es si el mundo necesita cambiar, o si creemos que todo a nuestro alrededor está bien. El 90 por ciento de las personas a las que les he preguntado esto me contestan que sí, que el mundo necesita cambiar. Y después, al confrontarlos con la siguiente pregunta, solo el 10 por ciento tiene idea de cómo ayudar a cambiar el mundo. El otro 90 por ciento dicen “Sí, claro que me gustaría ayudar a cambiar el mundo pero no sé cómo, eso es muy difícil”.

Hace poco me invitaron a dar una charla en Roma en el marco del TEDx Trastevere. Nunca antes había hablado enfrente a un público con la expectativa de inspirarlos y con la premisa de vender la idea que el mundo puede cambiar y que nosotros podemos ser parte de eso siempre y cuando entendamos que el cambio inicia con nosotros como individuos. En esa charla le contaba a los presentes, que hace unos años me encontraba en una situación muy particular de la vida.

Decidí viajar por el país para conocer realmente como es y salirme de la burbuja que es vivir en una ciudad capital. Viajamos por las carreteras secundarias del país y en casos quedándonos a dormir con los campesinos en sus casas. En el viaje me di cuenta que el 99 por ciento de los colombianos tenía menos que yo, pero todos eran más felices. Claramente algo no estaba bien con mis valores y mi propósito en la vida.

Durante el viaje un acto muy sencillo me cambió. Le regale una colombina a una niña de cinco años en un pueblo del Pacífico colombiano y ella quedó extática. Su expresión facial cambió de repente y brillaba de felicidad. Nunca había visto a alguien tan feliz con algo tan simple.

Fue en ese preciso momento que me di cuenta del inmenso poder que tienen las cosas pequeñas en el mundo, y que mi propósito en la vida estaba mal. Yo quería ser feliz, pero la felicidad no me llegaba con el dinero que me ganaba. La felicidad me llegaba cuando yo hacía a otra persona feliz. Me di cuenta que yo podía cambiar la vida de una persona, con acciones muy pequeñas.

Ese viaje, y en particular ese evento, me llevó a entender que definir mi propósito en la vida podía ayudar a cambiar el mundo. Comencé a preguntarme, ¿qué pasaría si todo el mundo tuviera claro su propósito en la vida? ¿Qué pasaría si todo el mundo tuviera una frase que indique sus valores y principios por los que vive? ¿Qué pasaría si todos pudiéramos inspirar a otra persona? Todos seríamos mejores personas y así iniciaría un cambio social.

Al final del día no importa de dónde vengas o cuánto tengas, todos tenemos propósitos que alcanzar en la vida. Uno de mis lemas es “Cuando dejas claras tus metas defines tu propio éxito.” (Motto) y ahora tengo el propósito de cambiar el mundo una persona y un día a la vez.

Por eso creamos un concepto simple pero poderoso ayuda a responder la pregunta de ¿cómo podemos ayudar a cambiar el mundo? Se llama @MottoDots. La palabra motto viene originalmente del latín, y es un lema por el que se vive, una frase positiva que inspira a otras personas a mejorar diariamente, expresa motivación, intención o describe la conducta de una persona o institución.

Es una metodología de trabajo que se basa en la sabiduría popular que inspira a que cada quien defina su propósito de vida en una forma única, divertida y visual. Algo tan sencillo como compartir el propósito de vida con otra persona tiene un poder de transformación muy grande porque elimina barreras, prejuicios y preconceptos que podamos tener del otro.

Nosotros hicimos un ejercicio sencillo. Escondimos unas cámaras en un taxi para grabar la relación que hay normalmente entre el taxista y los pasajeros. Por lo general cada cual anda en lo suyo. Pero todo cambia cuando el taxista decide compartir sus propósitos de vida con los pasajeros. En el video se puede ver lo que sucedió.

¿Qué pasaría si en todos los colegios nos enseñaran a definir nuestros propósitos en la vida desde que somos pequeños? Hay una frase que se le atribuye a Albert Einstein: “Todo el mundo es un genio, pero si se juzga a un pez por su capacidad de trepar un árbol, vivirá toda su vida creyendo que es estúpido”. Eso es lo que nos hace falta, que cada cual sea juzgado por sus propósitos y valores individuales.

El mundo está en necesidad de pensamientos y refuerzos positivos. El mundo tiene la necesidad de cambio, pero el mundo no puede cambiar si no cambiamos nosotros primero. Los invito a transformar el mundo, y el primer paso para pasar de las palabras a la acción es escribir su propósito del día. Escriban en un papel o compartan en sus redes sociales #mipropositodehoyes y terminen la frase con algo que van a mejorar hoy para ser mejores personas e inspiren a otros a hacer lo mismo. Al hacer lo mismo todos los días comenzaremos a cambiar el mundo.

*Si quieren seguir a otros que ya son parte de la comunidad global de cambio y nos comparten sus Mottos a Diario, pueden seguir en Twitter y Facebook a @mottodots
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.