Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/7/2014 11:00:00 AM

La educación rural, un pendiente vuelto prioridad

Antioquia decidió saldar una deuda histórica con la educación rural y cerró las brechas de acceso para niños y jóvenes. Así es el proyecto que cambiará la vida de 149.000 campesinos de la región.

Calidad o cobertura. Una eterna discusión que cuando se lleva a la práctica de la educación rural, no es suficiente para entender las ausencias y las adversidades a las que se tiene que enfrentar a diario la mayoría de la comunidad educativa que habita el campo de nuestro país.

Una disyuntiva que la Gobernación de Antioquia decidió resolver a través de la apuesta por las bases como garantía de dignidad, con la esperanza que la calidad y la cobertura luego sean consecuencias inevitables. Ese es el sentido que guía la política de educación rural. Las soluciones que hoy se han hecho realidad no son otra cosa que el llamado que por años hizo la misma comunidad.

El primer paso fue garantizar que nunca más una escuela rural iniciara su año escolar cuatro, cinco y hasta seis meses después como producto de la mala planeación en lo que se conoce como educación por cobertura, que es aquella brindada por oferentes privados en zonas de difícil acceso.

Una vez normalizado el servicio educativo, las acciones se dirigieron a brindar condiciones básicas, entendiendo que las brechas económicas y sociales entre la urbanidad y la ruralidad dictan que en la cotidianidad la inequidad hace parte del paisaje.

Fue entonces que la gobernación de Antioquia tomó la decisión de ampliar el programa de restaurantes escolares y crear un sistema de transporte escolar. A través de chiveros, buses escalera, busetas, mototaxis y lanchas, con certificados de seguridad, los niños y jóvenes de las veredas más lejanas llegan todos los días a sus escuelas y colegios.

No obstante, esto no resulta suficiente. Porque no basta con llegar a clase, si el lugar que alberga el conocimiento se desmorona lentamente.

En el Plan Maestro de Infraestructura Educativa de Antioquia, las escuelas rurales tienen destinado un capítulo especial. Más de la mitad de las 700 obras planteadas están fijadas en las veredas de las nueve regiones del departamento.

Una transformación que se completa gracias al modelo Escuela Nueva, liderado por la Fundación Secretos para Contar y que tiene en la lectura la herramienta más poderosa para formar el talento, además de fomentar las capacidades de las comunidades rurales.

Una suma de acciones que de alguna manera dan mayor sentido y trascendencia a la gratuidad decretada por el Gobierno Nacional desde el 2012.

Hoy, la línea de educación rural cuenta con una inversión de más de 78 mil millones de pesos para llegar a las zonas rurales del departamento con niveles de preescolar, básica y media. Además, implementa modelos flexibles, procesos de alfabetización en adultos y atención a la población que se reintegra al sistema educativo. En esa labor es fundamental el trabajo de 40 asesores multiplicadores, pues son ellos quienes cada año capacitan con seminarios, talleres y encuentros a casi mil docentes rurales para que ellos lleven el modelo educativo flexible a todo el departamento.

Todo esto es posible gracias al apoyo del Ministerio de Educación Nacional, el Comité de Cafeteros (Fundecafé); Fundaunibán, Fundación Secretos para Contar, Fundación Escuela Nueva Volvamos a la Gente, Cleba, Argos, Sector Solidario y Coreducar.

Estas condiciones despiertan esperanza y evitan en buena medida la deserción, porque muchos de estos niños y jóvenes rurales sueñan ahora con graduar sus sueños en la universidad. Algo impensado años atrás cuando la educación, en las 5.000 veredas de Antioquia, más que un camino de libertad, era una obligación con tintes de inercia.

Una tarea que se materializa y le suma a la voluntad inquebrantable de maestras y maestros acciones y oportunidades que probablemente den cuenta de una nueva página en la historia de la educación rural en Colombia.

¿Quiere saber más?
Conozca otras exitosas experiencias educativas de Medellín y Antioquia durante la I Cumbre Nacional Educación: los territorios cuentan. Del 8 al 10 de octubre, la capital de la montaña será un espacio de encuentro para la comunidad educativa donde se darán cita expertos nacionales e internacionales y líderes de los proyectos educativos más innovadores.

Inscríbase aquí.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.