Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/3/2017 12:00:00 PM

“Colombia es el país del futuro, va a superar la dificultades internas”

El rector de la Universidad de Salamanca, Daniel Hernández, habló con Semana Educación sobre su institución, la crisis económica, los convenios y las oportunidades.

;
Semana Educación

La Universidad de Salamanca es una de la más antiguas de Europa. La fundó Alfonso IX en 1218, cuando en la península ibérica no había instituciones de educación superior y en Europa apenas se podían contar con los dedos de una mano. Desde entonces, sus estudiantes fueron vanguardia intelectual en Occidente, como Antonio de Nebrija, quien escribió la gramática castellana, la primera de las lenguas modernas; Francisco Victoria redactó el Derecho de Gentes, el precedente más importante del Derecho Internacional. En el siglo XX, Miguel de Unamuno, uno de los pensadores más ilustres del mundo hispánico, fue rector de la institución.

Le puede interesar: Países que le pagarán por ir a estudiar en su territorio.

Por la tradición y los atractivos de la ciudad en la que se localiza, Salamanca, una población manejable, precios inferiores a los de Madrid y Barcelona y por las afinidades culturales, muchos colombianos han optado por estudiar sus pregrados y posgrado en esta universidad. Por todo ello, Semana Educación entrevistó a Daniel Hernández, catedrático de geometría y topología del departamento de Matemáticas, doctor y actual rector de la Universidad de Salamanca.

Semana Educación.: ¿Qué tipo de ventajas tiene para un colombiano ir a estudiar a España?

Daniel Hernández.: Existen convenios de colaboración con muchas universidades colombianas. Hay convenios de doble tutela (supervisión) para las tesis doctorales y programas de maestría conjunta. Además, en Bogotá tenemos una sede de la Universidad de Salamanca para apoyar a los colombianos que quieran estudiar en Salamanca, con los trámites de ingreso y de visas. Los colombianos tienen las mismas tasas para estudiar en Salamanca que cualquier estudiante español y de la Unión Europea: solo paga el 20% del coste estimado de su educación.

S.E.: ¿Cuánto cuesta en promedio estudiar en la Universidad de Salamanca?

D.H.: Depende mucho de la especialidad. Para el pregrado de humanidades, por ejemplo, el coste anual de la matrícula es de 800 euros (2.503.000 de pesos). El de medicina cuesta 1.700 al año (5.320.000 pesos). Las maestrías cuestan el doble (unos 10 millones al año). Pero los gastos diarios son muy asequibles, la vida es económica.

S.E.: ¿Cómo es el ambiente en la ciudad y en la Universidad?

D.H.: Es la ciudad universitaria por excelencia: nuestro campus es la ciudad. Salamanca es una ciudad de 160.000 habitantes, con una universidad que tiene 30.000 estudiantes, entre pregrado y posgrado, además, de los 7.000 que vienen a hacer cursos de lengua y de cultura española. Es una ciudad estudiantilmente muy viva. Los alumnos pueden trabajar, conocer, e intercambiar con estudiantes de todo el mundo. El entorno es muy amable: no hace falta transporte, se puede ir a pie de cualquier sitio al otro; hay residencias, programas culturales, instalaciones deportivas. Desde luego, hay muy buenos profesores y un ambiente extraordinario de estudio.

S.E.: La lógica actual en la educación superior es la internacionalización de los títulos y la movilidad. Sin embargo cada vez surgen más voces de jóvenes que visitan España y denuncian un aumento de la xenofobia. ¿Cómo afrontar esa disyuntiva si lo que se busca es incrementar el flujo de intercambios académicos?

D.H.: Los fenómenos más xenofóbicos no se están manifestando en el nivel de estudiantes universitarios. Se manifiestan en otras capas de la sociedad. Desde luego, no es positivo que la sociedad trate de una manera diferente a los inmigrantes. No obstante, un estudiante universitario es un privilegiado respecto a la percepción general del país al que va. No se ve a un estudiante universitario igual que a una persona que llega sin recursos a trabajar. No creo que sea justo decir que hay xenofobia y rechazo a los estudiantes extranjeros y a la movilización profesores y estudiantes. Pero, con todo, hay mucho que avanzar en los mecanismos de internacionalización, en los sistemas de calificación, de tiempo, de certificados y validación.

Le puede interesar: Los riesgos de las becas que no son becas

S.E.: La Universidad de Salamanca es una de las más antiguas de Europa con casi ocho siglos de historia. En este camino de amoldarse a los nuevos tiempos, ¿cómo ha sido ese proceso de evolución?

D.H.: No se alcanzan ochocientos años de historia sin haber sido capaz de haberse ido adaptando a los retos de los sucesivos tiempos. La Universidad de Salamanca nace como una universidad medieval, cuando empieza la relación con América se proyecta en muchas universidades del continente a través de los estatutos de la Universidad de Salamanca. La Universidad del Rosario es un ejemplo. Después de periodos de dificultad en el siglo XIX, la universidad ha evolucionado y crecido. En estos momentos la universidad se sigue adaptando. Es una universidad muy activa que cuenta con campos tradicionales, como las humanidades y de Derecho. Últimamente está muy volcada en temas científicos, de innovación, investigación y emprendimiento.

S.E.: ¿Cómo ve a la educación Superior en España si la compara con la del resto de Europa? ¿dejaron de ser un símbolo de prestigio académico?

D.H.: España fue la vanguardia internacional europea hasta el siglo XVII. Después, no tanto. Ha estado menos presente en los movimientos culturales europeos. Pasó por procesos de un cierto aislacionismo. Sin embargo, en este momento la educación superior en España está completamente integrada dentro de todo un sistema general en Europa, que es el espacio de educación superior, con marcos comunes de educación. Por ejemplo, se reconoce automáticamente la titulación entre todos los países de Europa, se validan los créditos y hay mecanismos de movilidad estudiantil.

S.E.: ¿Cómo ha afectado a la educación superior en España la crisis económica?

D.H.: La ha afectado profundamente en muchos aspectos. La financiación ha disminuido desde el 2007, tanto en términos de fondos estructurales para el funcionamiento ordinario, como en los fondos que reciben las organizaciones públicas destinados a la investigación y el desarrollo. Aunque la economía está saliendo de la crisis, todavía no hemos recuperado los niveles de inversión. Esto ha supuesto problemas cuyo impacto solo se verá en el largo plazo, porque ni los incrementos de fondos para la investigación ni los recortes se ven durante los primeros años. Desde luego, todavía estamos en condiciones de recuperar lo que hemos perdido, pero no podemos esperar mucho más tiempo. Por otra parte, otro de los efectos graves de la crisis han sido las limitaciones legales para la contratación del profesorado.

S.E.: ¿Cómo ven desde la academia española el proceso de transformación por el que está pasando el país?

D.H.: Este es un momento importantísimo de la historia. Los últimos acuerdos para el proceso de paz y la gestión del posconflicto son una gran oportunidad para el desarrollo. Yo estoy convencido de que el proceso de paz va a ser exitoso y que va a conseguir una regeneración de la armonía social; los diferentes sectores de la sociedad colombiana, que pueden verse desde el exterior como divididos, tendrán la oportunidad de limar sus asperezas. En pocas palabras, es una gran oportunidad. Colombia es el país del futuro, va a superar la dificultades internas.

S.E.: ¿En Colombia, que hace parte de una tendencia global, hay cada vez menos matemáticos e interesados por las ingenierías? ¿Por qué? 

D.H.: No sé: es una cosa paradójica. En este mundo los estudiantes y sus familias miran tanto las salidas profesionales y precisamente los estudios que tienen más posiblidades de trabajo, que se colocan mejor (antes y con mejores salarios) son justamente los egresados de ingeniería y matemáticas. En España, Matemática es la segunda carrera con mejores posibilidades de empleo. Por qué no quieren estudiar: tienen una idea que no es decabellada y es que son estudios difíciles. Hay que estudiar mucho. Ahora, probablemente nuestros estudiantes más jóvenes prefieren estudiar carreras que nos les supongan tanto esfuerzo pensando que se van a conseguir buenos puestos.

Le puede interesar: ¿Por qué los ingenieros se están extinguiendo en el país?

Para estar enterado sobre las noticias de educación en Colombia y el mundo, síganos en Facebook y en Twitter.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.