Domingo, 22 de enero de 2017

| 2016/05/28 09:00

El día que Estados Unidos olvidó a Hiroshima

El 6 de agosto de 1945, Estados Unidos comenzó a padecer de lo que los historiadores llaman "alzhéimer histórico", deshumanizando las consecuencias del lanzamiento de las bombas nucleares sobre Japón.

El día que Estados Unidos olvidó a Hiroshima Foto: Archivo Semana
;
Semana Educación

Barack Obama está en Japón de visita oficial, un gesto que antes de él repitieron otros presidentes de Estados Unidos. Lo que ha hecho histórica su visita al país es que se ha convertido en el primer mandatario estadounidense en rendir homenaje a los japoneses que murieron en Hiroshima a causa de la bomba nuclear que lanzó Truman.

Durante su intervención en el Parque del Monumento a la Paz, Obama habló sobre las implicaciones que tuvo este hecho para toda la humanidad. Sin embargo, no se disculpó por la barbarie que se cometió contra el pueblo de Hiroshima y Nagasaki.

Pero, ¿por qué un presidente de Estados Unidos no se presta a realizar un acto simbólico de reconciliación con el tema de las bombas nucleares? La respuesta se enraíza en la forma en la que los estadounidenses estudian estos hechos históricos en la escuela y la imparcialidad caracteriza su tratamiento.

El 6 de agosto de 1945 la historia de la humanidad dio un giro sin precedentes. La barbarie en forma de adelanto científico se llevó por delante, en apenas segundos, la vida de más de 166.000 personas. Fue a las 8:15 de la mañana cuando el presidente de Estados Unidos Harry S. Truman ordenó liberar una bomba nuclear sobre la ciudad japonesa de Hiroshima. Era la primera vez en la historia que se perpetraba un ataque con este tipo de armamento.

Tres días después, el mundo volvió a ser testigo de la capacidad aniquiladora de la bomba nuclear en manos del gobierno estadounidense. Fue sobre Nagasaki, y fallecieron más de 80.000 personas.

Los hechos que rodean a este evento— que supuso el final de la Segunda Guerra Mundial, el inicio de la Guerra Fría y un punto de inflexión para implementar prohibiciones internacionales en el empleo de armas nucleares en acciones bélicas— se relatan desde una doble perspectiva. Por un lado, la versión más o menos verídica de lo que sucedió y que se incluye en la mayoría de libros de historia. Por otro, la versión que reciben los jóvenes estadounidenses en las escuelas.

El tratamiento que se le otorga a este hecho en los textos escolares está en sintonía con el mensaje oficialista que justificó en su momento los ataques: “hemos usado la bomba atómica para acortar la agonía de la guerra, para salvar las vidas de miles y miles de jóvenes americanos”, se excusó Truman.

Los niños estadounidenses tienen su primer contacto con este suceso histórico en secundaria. Según la autora Pat Elder, este se caracteriza por una “desinformación consciente y manipulada”.

Los libros de texto a los que tienen acceso promueven, entre otras críticas de la investigadora, la deshumanización de las miles de víctimas que generó el lanzamiento de las bombas, así como un distanciamiento con la población japonesa afectada.

Por otro lado, se favorece una nula confrontación de responsabilidades y se justifica la acción como la única posible para acabar con la guerra. Tampoco se señala que la gran mayoría de muertos por los ataques fueron civiles, en ningún caso personal militar. Por lo que tampoco se favorece la generación de un mínimo debate acerca de la pertinencia o no del lanzamiento de las armas nucleares.

En la actualidad, el 56 % de los estadunidenses aprueba el lanzamiento de las bombas nucleares sobre Hiroshima y Nagasaki, y solo un 34% lo considera un error, según un sondeo realizado por el Pew Research Center, en 2015.

Las cifras son un reflejo de cómo el discurso oficialista en tiempos de Truman caló en el pensamiento de los estadounidenses. Tanto que se mantiene en la época actual.

PARA EL DEBATE

¿Considera importante que las sociedades enfrenten su historia, aunque eso suponga reconocer que se cometió genocidio o asesinatos masivos? Deje su comentario en nuestro twitter @SemanaEd y @JuliaAlegre1

Artículos relacionados

¿Quién se acuerda de Auschwitz?

Israel y Palestina, el conflicto que se mantiene en las aulas

¿CÓMO DESCARGAR SEMANA EDUCACIÓN?

**Para suscribirse llame en Bogotá al (1) 6073010 y desde el resto del país a la línea gratuita 01-8000514141

Desde un iPhone o un iPad

1. Ingrese en su dispositivo a la aplicación App Store o haga clic en este vínculo.
2. En la opción de búsqueda escriba Semana Educación y luego toque el botón de buscar.
3. Toque el botón descargar cuando vea esta ventana.
4. Si ya tiene una cuenta en App Store solo toque el botón comprar y disfrute de la más completa publicación educativa del país.
5. Si no tiene una cuenta activada, la aplicación le solicitará información personal y de su tarjeta de crédito para efectuar el pago.
6. Puede comprar la edición individual o la suscripción anual.

Desde Android

1. Desde su celular o tableta con sistema operativo Android entre a la aplicación Google Play o haga clic en este vínculo.
2. En la opción de búsqueda escriba Semana Educación y haga clic en buscar y luego en descargar.
3. Si ya tiene una cuenta en Google Play solo toque el botón comprar.
4. Si no tiene una cuenta activada, la aplicación le solicitará información personal y de su tarjeta de crédito para efectuar el pago.
5. Ya puede disfrutar de la más reciente edición de revista digital Semana Educación.

Desde un computador de escritorio

1. Puede ver gratis la primera edición (Revolución: educación sin aulas), la séptima (Educación para el progreso) y la octava (La mejor profesión del mundo) en este vínculo.
2. Para ver más ediciones llame en Bogotá al (1) 6073010 y desde el resto del país a la línea gratuita 01-8000514141. Al comprar la revista digital le darán un usuario y contraseña.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.