Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/12/2016 7:00:00 AM

Más de 120 millones de niños sin ir a la escuela

Human Rights Watch publicó informe sobre el acceso a la educación en el mundo en el que afirma que aunque, ha incrementado el porcentaje de menores que van a estudiar, aún hay una gran cantidad sin ese derecho.

;
Semana Educación

La falta de voluntad política y la adopción de leyes y políticas discriminatorias para dar cumplimiento a obligaciones básicas en derechos humanos por países en todo el mundo impide que millones de niños y adolescentes puedan asistir a la escuela, según el informe de Human Rights Watch (HRW).

Con el solo título del documento,´Déficits en materia educativa: ausencia de medidas de protección y cumplimiento del derecho a la educación en las agendas globales de desarrollo”, ya se puede hacer una idea de lo que dice. En las 89 páginas que tiene, la organización expone la grave situación del mundo para garantizar el acceso a educación de calidad en todo el mundo.

Hace dos décadas atrás, los gobiernos de naciones de distintas regiones se comprometieron a eliminar los obstáculos a la educación para las generaciones venideras. Y aunque a lo largo de este tiempo el porcentaje de niños que tiene acceso ha aumentado, el panorama sigue siendo desesperanzador: son 124 millones de niños y adolescentes que hoy en día no pueden ir a estudiar por diversas causas.

“Es inconcebible que, en 2016, se niegue el derecho a la educación a millones de niños y adolescentes de todo el mundo”, manifestó Elin Martínez, investigadora de derechos del niño de Human Rights Watch. Y añade que “la escasa supervisión gubernamental y la carencia de políticas que prohíban de manera absoluta la discriminación a menudo permiten que los funcionarios del área educativa tengan atribuciones ilimitadas para decidir quiénes pueden entrar a una escuela y quiénes quedan afuera”:

A pesar de que en septiembre de 2015 los gobiernos de los 196 países miembros de la ONU acordaron trabajar conjuntamente con el fin de garantizar una educación inclusiva y de calidad para todos para el año 2030, muchos no lo han cumplido.

Un ejemplo de ello son la República Democrática del Congo y Sudáfrica que aplican aranceles para entrar en el sistema educativo, un monto de dinero que las familias no pueden enfrentar por su difícil situación económica. De igual forma en Bangladesh, Indonesia y Nepal, donde los impuestos y los altos costos de la educación secundaria impiden que millones de adolescentes pueda continuar estudiando.

“Mi último año de escuela fue el primer semestre del primer año de la escuela media. Deseaba realmente continuar estudiando, pero la verdad es que no tenía el dinero necesario”, contó Endah a HRW, que abandonó la escuela en Indonesia para emplearse en el servicio doméstico cuando tenía 15 años. “El arancel de la escuela era de 15.000 rupias (USD 1,10) por mes. Pero lo que realmente no podía pagar era el ‘arancel edilicio’ y el uniforme. Tenía un valor de 500.000 rupias (USD 37)... Luego, cada semestre teníamos que comprar libros”.

Otro de los factores que propicia la deserción escolar es la violencia en contextos escolares que afectan a más de 246 millones de niños según la Unicef. En países como Tanzania, Sudáfrica y en algunos estados de Estados Unidos es lícito o está generalizado el castigo físico en las escuelas, que según HRW equivale a tortura y trato degradante, y afecta negativamente la capacidad de aprendizaje de los niños.

En cuanto a la deserción específicamente de las niñas está el abuso sexual por parte de docentes, pruebas físicas de virginidad, pruebas de embarazo obligatorias y políticas que excluyen a jóvenes embarazadas de las escuelas. Al igual que la falta de salubridad para atender el ciclo menstrual. También el matrimonio infantil que sigue siendo una práctica usual en Bangladesh, Nepal, Tanzania y Zimbawe.

La discriminación por parte de funcionarios gubernamentales a niños de diversos grupos étnicos, idiomáticos o religiosos, como también de menores en condición de discapacidad genera que abandonen la escuela.  

Por otra parte, otra de las razones de la deserción son las crisis humanitarias y conflictos armados dado que las escuelas son inaccesibles e inseguras. Tal es el caso de Afganistán, Nigeria, Palestina, Ucrania y Yemen, y por supuesto, Siria.

El informe, recoge estas y otras tantas razones por las cuales los niños en el mundo no pueden asistir a la escuela. Insta a todos los gobiernos a garantizar la educación para que sea gratuita y obligatoria. También a que eliminen las políticas o reglamentaciones discriminatorias que permiten que las escuelas excluyan a niños y adolescentes. A que se eliminen los castigos físicos y se adopten medidas para garantizar que los niños estén seguros frente a la violencia, abusos y hostigamientos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1851

PORTADA

El doloroso asesinato de 81 líderes (este año)

José Jair Cortés es el más reciente de casi un centenar de líderes asesinados este año sin que el Estado pudiera evitarlo.¿Cómo parar este desangre?