Sábado, 3 de diciembre de 2016

| 2015/11/09 07:00

Educar a las niñas, la mejor inversión del mundo

Más de 60 millones de mujeres en todo el mundo aún son excluidas de la educación primaria y secundaria.

Educar a las niñas, la mejor inversión del mundo Foto: Semana

A la hora de mejorar la educación es clave llegar a las niñas. Esa es la conclusión del último de Gene Sperling, exasesor en Economía Nacional del presidente Barack Obama, y Rebecca Winthrop, directora del Centro Universal para la Educación de Brookings. “Educar a las mujeres puede disparar un ciclo virtuoso de desarrollo,” afirman en la obra titulada ‘What Works in Girls’ Education: Evidence for the World’s Best Investment’ (Lo que funciona en la educación de las niñas: evidencia para una mejor inversión mundial).

“Las mujeres mejor educadas, por ejemplo, tienen hijos más sanos, contribuye a reducir la mortalidad infantil, y tienen roles más activos en el liderazgo de sus comunidades y sus países.”, agregan los autores. Por eso el libro destaca los avances globales en las últimas dos décadas frente a la formación de las mujeres: el número de niñas que no asisten a la escuela primaria se redujo a la mitad y las estudiantes permanecen hasta siete años en el sistema, dos más que en 1990.

Sin embargo, más de 60 millones de niñas en todo el mundo aún son excluidas de la educación primaria y secundaria. Mientras algunos países han mejorado el acceso a la educación, hay otros más, cerca de 80, que no se han preocupado por avanzar en este tema. 

Además, aquellos que han ampliado la cobertura aún lidian con la cuestión de la calidad educativa, tanto para hombres como mujeres. Hay al menos 30 países en esta situación. Luego, están los países que mejoraron el acceso y la calidad,  pero que mantuvieron o ampliaron la brecha de género.

“Nadie estaría satisfecho con alcanzar la igualdad de género si simplemente significara que varones y mujeres estén estancados por igual en un nivel educativo bajo” sostienen Sperling y Winthrop.
América Latina mejoró en el acceso pero las mujeres siguen rezagadas en los resultados de aprendizaje. “Los países latinoamericanos sufren una de las mayores brechas educativas”, dice Marina Bassi, especialista en educación del Banco Interamericano de Desarrollo. Agrega que Colombia y Chile presentan una diferencia de más de medio año escolar en el desarrollo de aptitudes entre varones y mujeres.

Este libro llega después de que la ONU definió los Objetivos de Desarrollo Sostenible, como reemplazo de los Objetivos del Milenio. Tanto el cuarto objetivo, referido a alcanzar una educación educativa y de calidad, como el quinto, sobre la equidad de género, son entendidos como asuntos interconectados.

Al vincular la educación femenina con el desarrollo sostenible, los objetivos de la ONU coinciden con Sperling y Winthrop en que no se trata de una simple cuestión de equidad sino más bien de un componente central en la competitividad económica de todas las naciones. “La educación de las niñas nunca será resuelta si solo es vista como una cuestión de género”, argumentan los autores.

La obra, además, trata cuestiones poco estudiadas como la manera de mejorar la transición escuela – trabajo. Cita ejemplos de programas como Jóvenes en Acción de Colombia, o Economic Empowerment of Adolescent Girls and Young Women (EPAG) de Liberia. Si bien hay una cantidad de iniciativas, los autores pudieron haber profundizado más en algunos de ellos. A menudo, los análisis sobre las contribuciones del sector privado a la educación se enfocan en la filantropía antes que en el dinamismo para ofrecer soluciones innovadoras, atraer inversiones en causas sociales, y el mejor capital humano al sector.

Sin embargo, el libro es un signo alentador del creciente consenso sobre la necesidad de atender a la tragedia de tantas millones de niñas que están siendo postergadas. Mujeres y hombres en posiciones de liderazgo deberían ponerle más atención a la información de esta obra.

*Emprendedor y presidente de Kuepa.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.