Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/18/2014 12:00:00 AM

Los efectos físicos del desamor

¿Hasta dónde puede afectar la salud la angustia emocional producida por una decepción amorosa?

El corazón de los seres humanos es vulnerable a los efectos del estrés físico producidos por una dieta alta en grasas, un estilo de vida sedentaria y hábitos nocivos como fumar y beber. Pero la ciencia ha demostrado que este órgano también puede sufrir consecuencias por los efectos de una decepción amorosa.

Médicos especialistas de todo el mundo han probado científicamente que el estrés emocional y la angustia que sufre quien experimenta una pena de amor son un factor determinante en algunos padecimientos cardiacos y otras patologías y que pueden incluso llevar a la muerte.

Los efectos fisiológicos y psicológicos del enamoramiento están ampliamente descritos en la literatura médica. (Vea en este video al doctor Leonardo Palacios explicando la ciencia de enamorarse), así como los de las reacciones corporales y ocasionadas por las decepciones y rupturas. En el primer caso se liberan sustancias químicas que generan sensación de bienestar, y con el desamor se deprime el sistema inmunológico dejando al cuerpo vulnerable ante las enfermedades.

La respuesta neuroendocrina del organismo activa el hipotálamo (centro cerebral de las emociones) y las glándulas hipófisis y suprarrenales (centros de respuesta) para contrarrestar las agresiones externas. Aunque es una reacción natural y necesaria de defensa, en algunas circunstancias genera problemas de salud si se presenta en exceso, afectando al organismo y causando cambios hormonales, afectación del estado de ánimo, nerviosismo y falta de concentración, entre otros.

Matin Cowie, cardiólogo del Instituto Nacional del Corazón del Imperial College and Lung Institute en Londres, opina que por estas y otras razones, es probable que alguien muera a causa de una pena de amor.

En un estudio publicado en el British Medical Journal en 1969, se observó durante nueve años a 4.500 viudos de 55 años de edad. La investigación determinó que el riesgo de muerte se incrementaba un 40 por ciento durante los primeros seis meses del duelo. La mayor causa de mortalidad fueron los ataques cardiacos, producidos en muchos casos por un estrés agudo.

En otro estudio publicado en 1995 se confirmaron estos resultados. En esta oportunidad los científicos evaluaron a más de un millón y medio de individuos entre los 38 y 84 años de edad y observaron que, en los seis meses posteriores a la pérdida del cónyuge, el riesgo de morir de un ataque al corazón aumentó entre el 20 y el 35 por ciento. Otro hallazgo importante fueron los efectos psicológicos, pues se evidenció que el riesgo de morir por eventos relacionados con accidentes, violencia y consumo de alcohol, aumentó en un 100 por ciento, principalmente en los hombres.

El doctor Cowie dice que para la ciencia es más fácil relacionar las afecciones psicológicas generadas por el desamor que los efectos que este tiene sobre el corazón. En la universidad de Westminster, el psicólogo Philip Evans se especializó en estudiar la influencia de las emociones en la salud física. Evans dice que el aumento del estrés y sus efectos sobre el organismo son los esperados, teniendo en cuenta que los seres humanos necesitan del afecto y cuando esta necesidad se frustra o está insatisfecha, se puede esperar tanto una reacción física como una emocional.

No ha sido fácil para los investigadores demostrar cómo los efectos de un evento psicológico se traducen en reacciones físicas que puedan ser medibles. Para hacerlo han observado los cambios graduales que se van dando en el cuerpo, como los cambios hormonales y las alteraciones del sistema inmunológico.

Estos cambios tienden a guardar un patrón preestablecido en el cerebro que registra las alteraciones psicosociales, genera una respuesta a través del sistema nervioso central y este da las señales necesarias para que se liberen algunas hormonas. Al alterarse la química del cuerpo, se producen los efectos en el estado de ánimo y en la salud general.

Las personas que han padecido estos síntomas por una ruptura o pérdida de su pareja también presentan algunas afecciones gastrointestinales y dolores musculares.

¿Quiere saber más?
Vea la exposición sobre el dolor y la angustia en el Dana Centre del Museo de la Ciencia en este vínculo

Para leer más artículos sobre educación, ciencia y tecnología visite nuestro perfil en Twitter @SemanaEd
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.