Jueves, 19 de enero de 2017

| 2015/12/29 14:00

Einstein, 13 hitos a 100 años de su teoría de la relatividad

En el marco del centenario de su teoría de la relatividad, una de las grandes contribuciones realizada para el entendimiento del universo, aquí los 13 hitos en la vida de este revolucionario de la ciencia.

Einstein, 13 hitos a 100 años de su teoría de la relatividad Foto: Commons.Wikipedia.org
;
BBC

¿Por qué Albert Einstein es uno de los pocos científicos que ha llegado a traspasar su ámbito de ecuaciones y laboratorios, para transformarse en una imagen universal de la cultura popular?

Aquí, las 13 razones:

El nacimiento de un espíritu libre. 18 de marzo de 1879

Casi desde su nacimiento en Ulm, Alemania, Einstein fue estimulado por sus padres a desarrollar una mentalidad curiosa.

A la edad de cinco años su padre le dio un compás para que jugara. Se sintió cautivado por el movimiento de la aguja. Ese fue el principio de su gran interés por la ciencia, y sus teorías serían usadas posteriormente para explicar ese movimiento.

Un rebelde muy capaz. 1894

A pesar de su evidente habilidad para las ciencias y matemáticas, Albert tenía una tendencia a rebelarse contra el sistema educativo de su Alemania natal, basado en memorizar y no razonar.

Algunos de sus maestros le dieron malas calificaciones. Uno de ellos llegó a decir que Einstein "nunca llegaría a lograr nada".

La vida adulta comienza con un caos. 1896

Logra ingresar en una universidad técnica en Zurich, luego de fallar una vez el examen de admisión.

En la universidad adquirió fama de faltar a clases y de pasar largas horas discutiendo sobre ciencia con amigos en los cafés de la ciudad

A los 17 años renunció a su ciudadanía alemana para evitar ser reclutado para el servicio militar. Durante los siguientes cuatro años no perteneció a ningún país.

Luego de graduarse con notas nada extraordinarias, decidió suspender su carrera académica. En ese entonces descubrió que su novia y compañera de estudios, Mileva Maric, estaba embarazada.

Trabajo de oficina, espacio para pensar. 1902

Luego de dos años infructuosos tratando de conseguir empleo como profesor, una amiga lo ayuda a conseguir un empleo en una oficina de patentes en Bern.

El trabajo era fácil y rutinario. Pronto ascendió dentro de la organización. Solía bromear diciendo que ese empleo le dejaba mucho tiempo para pensar en física.

Ideas milagrosas venidas de la"nada". 1905

Entre marzo y junio produjo cuatro revolucionarias contribuciones a la ciencia. Entre ellas destaca la electrodinámica de los cuerpos en movimientos, que luego sería conocida como la Teoría Especial de la Relatividad.

Esta teoría mostraba que la medida del tiempo y el espacio eran relativas al movimiento, lo cual terminaría obligando a los físicos a reevaluar algunos de sus conceptos más fundamentales.

Estos estudios desarrollados por Einstein en esta época le permitirían explicar el efecto de la fotoeléctrica, con lo cual ganaría el premio Nobel.

El joven genio se convierte en profesor. 1909

No fue sino hasta 1909 cuando finalmente le ofrecieron un puesto como profesor en la Universidad de Zurich.

Para ese entonces ya había ideado su experimento más relevante: concluyó que cuando un hombre cae del techo no puede sentir su propio peso. Llamó a esta idea "el pensamiento más feliz de toda mi vida", porque le permitió llegar a la teoría de la relatividad.

Fue también un año para comenzar a mostrar un creciente interés en la política y los temas morales, negándose a firmar un manifiesto que defendía la construcción del imperio alemán antes del inicio de la Primera Guerra Mundial.

Transformando la física en su cabeza. 25 de noviembre de 1915

Einstein anuncia su teoría de la relatividad, el producto final de ocho años obsesionado con la gravedad.

El supuesto básico de la teoría de la relatividad es que la localización de los sucesos físicos, tanto en el tiempo como en el espacio, son relativos al estado de movimiento del observador.

El cambio que introdujo en la noción del tiempo y el espacio desplazó las mecánicas surgidas con Newton y estremeció al mundo de la física por completo.

Un ícono mundial. 19 de mayo de 1919

En 1919 el físico británico Arthur Eddington comprobó la teoría de Einstein que predecía que la gravedad deformaba la luz.

Para ello Eddington midió la oscuridad que se generaba durante un eclipse de Sol, en el cual la luz se iba distorsionando. Einstein estaba en lo cierto.

El experimento también tuvo implicaciones políticas. En el complejo clima mundial luego de finalizar la Primera Guerra Mundial, la confirmación de una teoría elaborada por un judío alemán -hecha por un británico- tuvo una poderosa resonancia a nivel internacional.

El premio Nobel. 9 de noviembre de 1922

Einstein recibe el premio Nobel en física por su trabajo sobre el efecto fotoeléctrico.

La batalla con la física cuántica. 19 de octubre de 1927

Para este año la física cuántica era una fuerza imparable, dándole sentido a los comportamientos subatómicos de una manera que la teoría de la relatividad no podía.

A Einstein le desagradaba la incertidumbre de la mecánica cuántica y buscó una teoría más completa. Eso le llevó a desarrollar una pública rivalidad con uno de los líderes de los físicos cuánticos, Niels Bohr.

Einstein pasó buena parte del resto de su vida tratando de formular una teoría única que uniera los conceptos de la relatividad con la mecánica cuántica, un problema que aún permanece a la espera de una solución hasta nuestros días.

La mudanza a Princeton. Octubre 1933

Empujado por el ascenso de Hitler en el poder, Albert abandonó Alemania y aceptó un puesto en la Universidad de Princeton, Estados Unidos, en el Instituto de Estudios Avanzados.

En Princeton publicó muchos estudios científicos, en su mayoría dedicados a algunos aspectos de la relatividad, pero permaneció consumido por la imposibilidad de encontrar una solución a la lucha con la física cuántica.

Muchas veces pensó que lo había logrado, pero luego caía en etapas de desilusión cuando descubría que el problema permanecía sin resolver.

Promover las armas atómicas. 2 de agosto de 1939

En 1939 Einstein escribió al presidente de los Estados Unidos, Franklin D. Roosevelt, sobre la urgente necesidad de desarrollar armas atómicas

Sintió que los físicos tenían el deber de contribuir intensamente con la lucha contra el fascismo. Sin embargo, terminaría arrepintiéndose de su participación en el desarrollo de la bomba atómica.

En los años siguientes se unió a organizaciones de derechos civiles, promovió el socialismo y defendió a sus amigos que fueron acusados de ser comunistas, lo cual tuvo un enorme impacto en muchas personas en un ambiente signado por el llamado McCarthismo en Estados Unidos, que lo llegaron a etiquetar como una persona sospechosa.

El FBI le abrió un expediente que llegó a contener casi 1.500 páginas.

Un discreto final. 18 de abril de 1955

Einstein murió a la edad de 76 años, como consecuencia de una hemorragia interna que se negó a atender médicamente.

A pesar de hacer lo que muchos consideran la más grande contribución a nuestro entendimiento del universo, murió frustrado por sus continuos fracasos en reconciliar sus teorías con el nuevo mundo creado por los físicos cuánticos, un debate que aún se extiende hasta nuestros días.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.