Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/1/2017 7:01:00 AM

La vida de un estudiante colombiano en Estambul

Poco se conoce acerca de la experiencia de estudiar en el extranjero. Semana Educación le muestra el testimonio de un colombiano que obtuvo una beca para estudiar en Turquía.

;
Semana Educación

El sueño de hacer una carrera profesional y conocer otras culturas hace que personas como Camilo Hernández apliquen a becas ofrecidas por el gobierno nacional o por los consulados de otros países.

Turquía realiza convocatorias anuales para que jóvenes que desean iniciar sus estudios de pregrado, maestría o doctorado tengan la oportunidad de estudiar en la Universidad de Estambul. Esta institución es la más antigua del país. Fue fundada en 1453 y es cuna del Nobel de literatura Orhan Pamuk, quien ganó el reconocimiento en 2006, gracias a sus libros que retratan la cultura de su país a lo largo de los años. En cuanto a las becas, existen las que cubren todos los gastos, además de los que se corresponden con el estudio, los relacionados con la manutención y la vivienda.

Camilo es un bogotano de 23 años, que debido a las pocas oportunidades que tenía en el país, decidió aplicar a una de las becas ofrecidas por el gobierno de Turquía para estudiar Periodismo. Aprovechó que cumplía con los requisitos del idioma inglés y que contaba con el tiempo exigido de permanencia por cinco años, y se lanzó a la aventura: viajó en 2014 para iniciar su carrera de pregrado.  

Relacionado: Cuatro colombianos explican cómo es estudiar en el extranjero

Pero, ¿qué ha supuesto para él irse a vivir a un país tan distinto? El conflicto en Siria afecta directamente a los turcos. Camilo explica que se han implementado políticas especiales para apoyar a los desplazados y damnificados de la guerra en el país vecino desde la frontera. Una cortina de humo porque Turquía, gracias al apoyo económico de la Unión Europea, se ha convertido en la gran barrera para la entrada a Europa desde Siria. Otro de los puntos que señala el estudiante es la incidencia de las guerrillas que luchan por la independencia del pueblo kurdo.

Ante la inseguridad del panorama político actual en Turquía, este bogotano afirma que los estudiantes, sobretodo los extranjeros, toman las precauciones necesarias para continuar con la normalidad del día a día: a veces se rehúsan a ir a eventos públicos o estar en aglomeraciones de gente. Este recelo de sus compañeros le causa curiosidad porque la inseguridad es también la norma en su país de origen, Colombia.

En estos dos años y medio de estadía en Estambul ha tenido que lidiar con los estereotipos que acechan a todas los pueblos y culturas, también a la colombiana.  “La serie Narcos es muy famosa, todos nos identifican con ese narcotraficante, hace parte de una historia que no se ve con tan buenos ojos”, indica.

El estudiante explica, a modo de recomendación para quien desee estudiar en Turquía, que la lengua turca es difícil de aprender para los hispanohablantes,. “Es compleja en su estructura, pero no debería ser problema para quien le gusten los idiomas”, insiste. El curso obligatorio que hizo este colombiano para aprender a desenvolverse con el idioma dura ocho meses. Si lo superan, los estudiantes pueden continúan con sus estudios de pregrado o posgrado. Sino, el viaje se perdió.

Adaptarse a la cultura es un proceso que lleva tiempo, dice Camilo. Mientras en Colombia se consume café, allí se toma té. Es importante quitarse los zapatos antes de entrar a la casa y la comida desprende un aroma a especias muy diferente a las que se usan en la gastronomía colombiana. “Toma un poco de tiempo acostumbrarse al cambio de alimentación. Los desayunos, por ejemplo, son a base de aceitunas”, explica Camilo.

La moneda en Turquía es la lira turca y en este momento su valor está por debajo del peso colombiano, otra de las razones por las que el país se convierte en una opción asequible para los colombianos. “La calidad de vida es muy buena y los paisajes son maravillosos”, concluye el estudiante.

Para estar enterado sobre las noticias de educación en Colombia y el mundo, síganos en Facebook y en Twitter.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.