Lunes, 5 de diciembre de 2016

| 2016/10/28 11:39

La esencia de las palabras

Semana Educación le presenta la etimología de unos términos relacionados con la educación, ya que para entender a fondo qué significa cada uno es importante ir a su raíz.

La esencia de las palabras

Las palabras nacen con un significado que a veces desconocemos. La etimología permite saber cuál fue, cómo está compuesta cada palabra y cómo, a partir de ahí, se han ido transformando (en algunos casos hasta perder su sentido original) según los períodos históricos y las culturas.

Según afirma el profesor Fernando Muñoz en su libro Español en síntesis: “De unas pocas palabras básicas, como del tronco de un árbol las ramas, fueron apareciendo diversos términos derivados, que en una u otra forma hacían referencia a la palabra primitiva.  De la flor apareció florecer, el florero, el floricultor, aflorar, el lenguaje florido. Además, de la costumbre humana, tan antigua como la humanidad misma, de comparar una cosa con otra, nació la metáfora (etimológicamente, llevar o trasladar el significado de una palabra a otra porque hay entre ellas alguna semejanza), que de hecho enriqueció el significado original de las palabras”.

Aquí unas palabras y su etimología.

Educar: Del latín educare, proviene de educere, que se divide en: ex: (fuera  de) y ducere (guiar, conducir). Educar vendría siendo guiar a la persona para que saque lo mejor de sí, para que desarrolle todo su potencial.

Alumno: Del latín alumnus, que viene de alére (alimentar). Persona que es alimentada. En un principio, alumnus se refería básicamente al niño que por instinto biológico se alimenta del pecho de su madre. Con el tiempo pasó a entenderse como la persona que se alimenta de conocimiento.

Estudiante: Esta palabra se forma del sustantivo latino studium: estudio, que proviene del verbo studeo, estudiar. En un principio, en latín, estudiar se refería a algo que la persona dedicaba especial atención, y en griego significaba esforzarse mucho en alguna actividad. Más adelante, estudiar pasó a ser lo que hoy conocemos: “Ejercitar el entendimiento para alcanzar o comprender algo” (RAE).

Maestro: Proviene del latín magister (en acusativo magistrum), el que más sabe y por lo tanto dirige a los otros. Magis es ‘más’, y ter es un sufijo indoeuropeo que que contrasta dos opuestos, por ejemplo: magister-minister-maestro-ministro.

Minis es ‘menos’ y magis es ‘más’. Por tanto el maestro es el que tiene mayor conocimiento y el ministro el que menos, por eso el maestro podía ser jefe del ministro. Si bien antes, al que era maestro de escuela, se lo llamaba ‘litterator’. Fue con los años que se adoptó el término a la pedagogía.

Profesor: Del latín professor. Procede del verbo profiteor, el que declara o habla delante de la gente. Terminaría por significar el que habla delante de los alumnos.

Docente: Del latín docens, el que enseña, que viene del verbo docere, enseñar. Docere tiene la raíz indoeuropea dek, que signfica pensamiento o aceptación.

Gimnasio: del latín gymnasium, del griego gymnásion. Lugar para hacer ejercicio. La palabra ha ido perdiendo su otro significado: lugar de enseñanza, que ya no se entiende así si no se relaciona con el nombre de un colegio.

Escuela: Del griego scholé: ocio, tiempo libre.  El latín transformó esta palabra a schola, que usa también como ludus (juego), también entrenamiento y diversión. El tiempo libre y el ocio era entendido por los griegos como el espacio para cultivarse, para aprender, en vez de ocuparse de otras labores que no lo alimentaban.

Universidad: Del latín universitas, que surge del adjetivo universus, todo, universal, y este viene de unus (uno). En sus inicios las universidades se referían a instituciones, agremiaciones, corporaciones, pero no a un lugar que necesariamente concentrara personas a estudiar. Desde el Renacimiento comenzó a tener el significado de institución de educación superior.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.