Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/28/2017 6:00:00 PM

Formación técnica, fundamental para el empleo

Cada día hay más empresas que quieren tener aprendices del Sena. Sin embargo, la formación técnica todavía tiene serios retos en el país: mejorar su reconocimiento social y las competencias blandas de sus egresados.

;
Semana Educación

El Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena) asegura que uno de los desafíos más importantes es aumentar la empleabilidad de sus egresados. La meta para 2018 es que tres de cada cuatro aprendices obtengan un trabajo de calidad. Los resultados indican que van por buen camino; la tasa de vinculación laboral de los aprendices de la entidad ha mejorado en los últimos años, de 35 % en 2010 a 68 % en 2017. Esto significa que hoy dos de cada tres aprendices consiguen un empleo formal una vez finalizan su formación. Además de eso, en varios programas ya se ha superado la meta: en los sectores de minería, transporte y electricidad la tasa de vinculación de los egresados está entre el 77 % y 79 %.

Aunque las cifras marchan bien, el Sena espera que más compañías incluyan dentro de sus equipos a los aprendices. Según María Andrea Nieto, directora general del Sena, es necesario que los empresarios reconozcan que el talento humano del futuro está en el Sena. Para lograrlo, uno de los desafíos que tiene esta institución —que lleva 60 años ofreciendo formación técnica— es aumentar los contratos de aprendizaje para vincularlos a todos.

Lea: El Sena ya tiene nueva directora

El modelo de formación de la institución se caracteriza por combinar la enseñanza teórica con la práctica. De este modo, el contrato de aprendizaje es la herramienta esencial de coformación que les permite a los aprendices aplicar las habilidades adquiridas en un ambiente productivo, y a los empresarios, contratarlos toda vez que su formación se ajusta a las necesidades de su negocio.

Con este contrato, las empresas pueden acceder a dos grandes incentivos: primero, invierten en el recurso humano que van a requerir a corto o mediano plazo. Y segundo, pueden obtener ventajas tributarias diseñadas por el Gobierno, como la deducción de hasta el 130 % en los gastos anuales por salarios y prestaciones sociales de los aprendices que sean contratados de forma adicional a los previstos legalmente.

El número de contratos de empresas que están formando y empleando a un aprendiz pasó de 260.000 en 2014 a 345.000 contratos en 2016. Como es el caso de Bancolombia, por ejemplo, una de esas empresas que ha trabajado de la mano con el Sena. “El Sena ha sido un aliado de Bancolombia por muchísimos años, particularmente en el desarrollo de programas formativos a la medida”, explica Enrique González, vicepresidente de Gestión Humana de Bancolombia.

Frente a ese panorama fructífero, el Sena espera beneficiar este año a 407.000 aprendices para que enriquezcan su formación y aumenten sus posibilidades de conseguir un empleo.

Lea: El desafío que tienen los colegios en la formación de las habilidades para la vida

Los retos de la formación del Sena

La formación dual, también implementada en Alemania y en México, es un modelo educativo que permite la entrada al mercado laboral a un amplio espectro de la población. En Alemania, por ejemplo, implementaron este modelo antes de 1969, cuando se unificaron las regulaciones regionales, con resultados sobresalientes en la reducción del desempleo juvenil. “Hay 1,4 millones de aprendices (conocidos comúnmente como azubis en alemán) cursando uno de estos títulos en formación dual. Los estudios duran entre 2 y 3,5 años y capacitan en 327 profesiones distintas. El Gobierno alemán reconoce que este sistema es la clave para que la tasa de desempleo juvenil esté por debajo del 7 %”, según diario español El País.

En México, la formación dual se implementó en 2013 para cerrar la brecha entre lo que los estudiantes aprenden en las escuelas y las competencias que les exige el mercado laboral. Según el secretario de Educación de México, Aurelio Nuño, “hasta 2017, han participado 4.000 estudiantes en 400 empresas”, aseguró en una columna de opinión publicada por El Financiero. En el momento, México tiene el reto de hacer que su programa tenga un alcance nacional y que más empresas de todos los sectores productivos se articulen y logren 10.000 estudiantes formados con este modelo para 2018.

Aunque la formación técnica es reconocida por su relevancia en la industria y en la economía de estos países, y a pesar de que en Colombia las alianzas de empresarios con el Sena han aumentado en los últimos años, se debe fortalecer la formación en competencias blandas, como la comunicación, el trabajo en equipo, el liderazgo y la resolución de conflictos, las cuales, según empresarios, pueden marcar la diferencia en el mercado laboral.

Le puede interesar: “Tomar decisiones en Bogotá desde la 57 con 8 no tiene sentido”

Para María Andrea Nieto, las competencias blandas son un eje fundamental en el proceso de formación de los aprendices. Es por esto que desde la dirección del Sena se está trabajando en implementar un programa curricular transversal para todas las formaciones técnicas que ofrecen, buscando que los egresados de la institución cuenten con una preparación apta para ocupar un rol central.

Las prioridades del Sena

Aunque para Nieto es importante trabajar en las falencias de los aprendices, una de sus prioridades es aumentar el valor de la formación técnica en la sociedad. Espera que el tema sea de agenda nacional. Por ello, cree que existe la necesidad de convocar a distintos sectores para tener una conversación profunda sobre la importancia de la formación técnica y el rol que va a tener en la generación de empleo. Tres razones justifican su necesidad de promover el debate. Por un lado, Nieto asegura que la tecnología está cambiando las necesidades de los empresarios y se están requiriendo nuevas competencias. Por otra parte, la formación técnica contribuye a la expansión de nuevos modelos de negocio. Y por último, Colombia necesita conectar la oferta de formación con las realidades de un país en paz. “Espero entregar una entidad más pertinente, es decir, conectada con las necesidades del sector económico, y así, dejar una ruta clara sobre el fortalecimiento de la formación técnica como una necesidad para la generación del empleo”, concluye Nieto

A próposito del cumpleaños número 60 del Sena, vea en video los logros que ha tenido esta institución:

 Para estar enterado sobre las noticias de educación en Colombia y el mundo, síganos en Facebook y en Twitter.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.