Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/3/2014 10:00:00 AM

Homeschooling, una tendencia en auge

Cada vez más familias colombianas que deciden educar a sus hijos en casa.

Escuela flexible, autoaprendizaje colaborativo, educación en familia, educación sin escuela, educación en casa o homeschooling son los conceptos que los académicos utilizan para describir una tendencia creciente en el país. Todas se refieren a una alternativa para quienes no ven la educación tradicional como una opción.

“Hay tantas opciones de homeschooling como familias que lo practican”, dice Juliana Villegas, psicóloga de la Universidad Javeriana, quien educó a sus hijos en casa y ahora lo hace con los hijos de otros en Open Doors, un centro que creó para este fin.

El proceso a veces fue difícil, afirma Villegas, pero nunca se desanimó, cada paso la fue convenciendo de haber tomado la decisión correcta y los resultados le han dado la razón. Sus hijos, Paula, quien cursa noveno semestre de ingeniería industrial en la universidad Javeriana, y Juan Esteban, que estudia administración de empresas en Hastings College (Estados Unidos), no tuvieron ningún inconveniente para ingresar a la educación superior.

Las historias de éxito alientan a quienes están pensando en esta opción, pero también existen las de quienes fracasaron en el intento. Nelly Ortíz, una periodista dedicada al hogar, desescolarizó a sus hijas Victoria y Sofía quienes cursaban tercero de primaria y séptimo grado respectivamente. Las niñas no tenían problemas académicos ni de adaptación, pero sus padres veían con decepción la mediocre formación que estaban recibiendo en el colegio.

Ortíz investigó sobre la educación en casa y en un principio se sintió animada y capaz. El entusiasmo no duró mucho, a los pocos meses se sintió agobiada por el arduo trabajo y se tropezó con sus propias limitaciones al momento de apoyar a sus hijas durante el proceso de aprendizaje. Después de un año las niñas regresaron al colegio.

Las motivaciones de las familias para educar a sus hijos en el hogar son diversas. Lo hacen porque consideran que las instituciones educativas tienen problemas metodológicos o baja calidad, o por razones sociales, religiosas y culturales. Para otros, el homeschooling es una opción coherente con estilos de vida alternativos.

La experiencia de educar fuera de la escuela es diferente en cada familia. Algunos escogen esquemas más estructurados que se basan en programas diseñados por expertos con horarios y metodologías específicas. Otros dejan en libertad a los niños para que exploren sus propios intereses y los apoyan durante el proceso.

Esta práctica ya es objeto de investigación en Colombia. La Universidad Nacional (UN) es pionera en el estudio de este tema en el país y en América Latina. Desde 2009 adelantan encuentros académicos, investigaciones y capacitaciones para las familias que se deciden por esta opción.

Según la investigación sobre la educación sin escuela realizada por Erwin García, magister en Educación de la UN y director de la investigación, uno de los aspectos más importantes es el de cambiar el énfasis en la enseñanza comúnmente utilizado en las instituciones educativas por el del aprendizaje “a partir de nuestros intereses más profundos y según nuestras propias formas de abordar el conocimiento y el saber”, explica García en su investigación. La diferencia radica en que el niño construye su conocimiento a partir de sus propias experiencias y necesidades en las áreas que más le interesan.

Quienes eligen educar a sus hijos en casa, consideran innecesaria o inadecuada la escuela como institución, en cambio, buscan que el niño esté estimulado por la exploración en diferentes espacios y contextos donde no encuentre límites para su creatividad.

Los estudiosos del tema han explicado las ventajas y desventajas de la educación fuera de la escuela y la han analizado basados en su propia experiencia. García recomienda tener en cuenta la opinión de los hijos a la hora de decidir, que los padres elijan esta alternativa motivados por sus propios aprendizajes, y que se preparen bien, pues la decisión implica cambios drásticos en el estilo de vida.

El psicólogo Miguel de Zubiría, director científico de la Fundación Internacional de Pedagogía Conceptual Alberto Merani, dice que "desescolarizar a un niño es sacarlo del mejor ambiente del cual puede aprender las mejores cosas de la vida, que no son precisamente las que le enseñan sus profesores, sino las que podría aprender con sus compañeros, con sus amigos y con sus grupos. Por lo tanto, el ambiente del hogar para un muchacho y mucho más para un adolescente resulta ser absolutamente empobrecido desde esta perspectiva".

En países como Alemania y España la educación en casa no goza de mucha popularidad. En otros como Australia, Canadá y Estados Unidos, la práctica es bien acogida y legal. En Colombia todavía no hay normatividad que la reglamente. Hasta el momento, los jóvenes que estudian en casa pueden validar los grados ante el ICFES una vez cumplan los 18 años o reciben sus títulos de instituciones nacionales o internacionales que los convalidan.

Aunque no hay cifras oficiales, los expertos advierten que el número de familias que educan a sus hijos en casa está aumentando, pero todavía es considerado por las autoridades educativas como un fenómeno minoritario, lo que no ha motivado a estos entes a trabajar en su reglamentación, según la investigación de la UN.

Un aspecto que sugiere que el fenómeno está tomando fuerza en el país son las redes de apoyo que las familias e instituciones han creado en línea en donde publican temas de interés, intercambian experiencias y programan encuentros y cursos. Además, existen empresas que brindan asesoría y acompañamientos particulares a quienes están evaluando adoptar esta alternativa de formación, a la vez que les ofrecen programas académicos y tutores idóneos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?