Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2015/08/06 14:00

Los niños que nunca pisarán un aula

El número de menores sin escolarizar está en aumento. Según la Unesco, 24 millones de ellos jamás irán a la escuela.

Se prevé que en septiembre la ONU adopte un nuevo conjunto de objetivos para proteger la educación parimaria y secundaria. Foto: INGIMAGE.

La cifra incrementa y es preocupante: uno de cada 11 niños está sin escolarizar. Lo que sumó en 2013 un total de 59 millones de menores. 2,4 millones más que en el 2010. De ellos, el mayor porcentaje proviene del África Subsahariana con 30 millones, seguido de Asia Meridional y Occidental con 10 millones.

Estos son los datos más recientes del Instituto de Estadísticas de la Unesco y del Informe de Seguimiento de la Educación para Todos en el Mundo. Los números revelan que la ayuda internacional para la educación sigue por debajo de los niveles de 2010 y resulta insuficiente para alcanzar las metas relativas a la universalización de la enseñanza en primaria y secundaria.

En este sentido, uno de cada seis adolescentes entre los 12 y 15 años no se matriculará. De hecho, las probabilidades que tienen los jóvenes de quedar por fuera del sistema escolar son casi el doble de las de los niños en edad de cursar primaria.

De acuerdo con el informe, las cifras obedecen a situaciones puntuales. Para empezar, gran parte de los países del África Subsahariana tropieza con dificultades para atender la demanda de educación primaria ante una población en edad escolar que sigue aumentando.

Al mismo tiempo, la guerra civil en Siria ha tenido devastadores efectos en la educación. En el 2000, el país había alcanzado la universalización de la enseñanza primaria. Sin embargo, a causa del conflicto los niños y adolescentes sin escolarizar pasaron de ser 0,3 millones en 2012 a 1,8 millones a finales del 2013.

Pero Siria no es el único país con un alto número de niños y adolescentes sin escolarizar. Según el informe, hay más de medio millón de menores que no acceden al derecho a la educación en Filipinas, Nigeria, Pakistán, Sudán del Sur, Sudán y la República Unida de Tanzania.

Este problema puede aumentar y expandirse si la ayuda a la educación sigue siendo insuficiente. Aunque en el 2013 el dinero destinado a este sector incrementó por primera vez en tres años, pasando de 12.700 millones a 13.500 millones de dólares, la ayuda debe ser mayor.

El equipo del Informe Mundial de Seguimiento de la Educación para Todos estimó que, aunque los países dediquen más recursos públicos a la educación, se necesitará colmar un déficit anual de por lo menos 22.000 millones de dólares. Inversión necesaria para conseguir el primer ciclo de enseñanza secundaria de aquí a 2030.

La esperanza está que, en septiembre de este año, se prevé que las Naciones Unidas adopten un nuevo conjunto de objetivos de desarrollo sostenible que protejan la educación en todos sus niveles.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.