Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2016/08/06 09:00

Sin educación los Olímpicos no habrían existido

Comenzaron los Juegos de Río 2016, se vienen dos semanas de emocionantes competencias; pero lo que muchos no saben es que hace varios siglos el principio de estos fue la educación y la unión entre pueblos.

Sin educación los Olímpicos no habrían existido Foto: Archivo
;
Semana Educación

La historia de las Olimpiadas es una de las más antiguas, estas se celebraron por primera vez hace aproximadamente 30 siglos, en el año 884 antes de Cristo, por iniciativa del rey Ifitom, soberano de Elida, en el Peloponeso, donde se encuentra precisamente la ciudad de Olimpia.

El valor de estos juegos antiguos fue múltiple, ya que representó una manifestación religiosa de acatamiento a los dioses y contribuyó al desarrollo armónico del cuerpo y alma de los helenos. Además, favoreció la amistad de los pueblos y ciudades que conformaban la antigua Grecia.

Estas primeras justas se organizaron en honor al dios Zeus y constaron de una sola prueba: una carrera por el estadio, marcado con piedras, que tenía una longitud de 192 metros. A esta carrera luego fueron añadidas otras dos pruebas en aquel mismo recorrido: la diácula (ida y vuelta) y la dólica (12 veces ida y vuelta).

Las Olimpiadas se celebraban entonces cada cuatro años, siempre en el verano al pie del Altis, un monte que se le consideraba sagrado. Los juegos duraban una sola jornada, aunque con el tiempo se ampliaron para que duraran cinco días. Al finalizar el quinto día se proclamaban los vencedores y recibían como premio una rama de olivo silvestre, cortada  en el río Alfeo por los sacerdotes de Ifitom.

La vida pública quedaba paralizada durante las justas que se convertían en una fiesta que suspendía toda actividad oficial. Incluso, las ciudades enemigas establecían treguas de carácter sagrado. Es así como los juegos se convertían en la ocasión perfecta de acercamiento entre los diferentes estados de Grecia. La ciudad de Olimpia llegó a convertirse en un importante centro que unió a los emigrantes griegos que se encontraban por el Mediterráneo.

Muchos años después, hacia el 708 antes de Cristo, apareció el pentatlón que comprendía la carrera, la lucha, el salto, el boxeo y el lanzamiento de disco: las pruebas clásicas del olimpismo.

En cuanto a los deportistas, cuando los niños varones griegos, que eran libres, cumplían los doce años se les enseñaba a desarrollar los músculos y disciplinar los nervios a través de exigentes entrenamientos que llevaban a cabo en la palestra. Luego, cuando cumplían los 16, entraban al gimnasio, un recinto que contaba con una pista para el atletismo y lugares de ejercicio al aire libre entre los bosques para hacer diferentes ejercicios. Cuando los deportistas llegaban a los 20 años, concluían su formación y estaban capacitados para participar en los Juegos Olímpicos, donde se les entregaban las armas.

Las Olimpiadas fueron celebradas sin interrupción durante 1.269 años, hasta el verano del 385, en donde el emperador Teodosio el Grande, como parte de una ofensiva cristiana contra el paganismo de Grecia, los suprimió.

15 siglos después de este acontecimiento, el barón de Coubertin, Pierre de Fredi, tuvo la idea de revivir los juegos. Fue así como, a través de un congreso internacional de sociedades deportivas, nació en junio de 1894 el Comité Olímpico que reinstauró los Olímpicos y los reorganizó donde todo había nacido: Grecia.

Estos primeros juegos de la Era Moderna se inauguraron en abril de 1896 en Atenas y a hoy, casi todo ha cambiado. De una sola jornada, ahora los juegos duran dos semanas en las que que se llevan a cabo 300 disciplinas, en 28 deportes diferentes, y participan alrededor de 10.500 atletas originarios de màs de 200 países.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.