Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/13/2016 5:30:00 PM

“Llegatardismo”: la enfermedad de los impuntuales

Un hombre fue diagnosticado con la enfermedad de llegar tarde. Según los médicos, su cerebro no tiene la noción de cuántos minutos han pasado desde que comienza una actividad.

;
Semana Educación
Para muchos llegar a tiempo a una cita y cumplir con los horarios estipulados se ha convertido en un dolor de cabeza. Por eso, las excusas como el tráfico y otros inconvenientes no faltan. Sin embargo, en algunos casos la costumbre de llegar tarde podría tratarse de algo más. Y eso fue lo que le pasó a Jim Dunbar, un escocés de 57 años que, después de una vida llena de impuntualidad y retrasos, fue diagnosticado con  un raro síndrome llamado ‘Llegatardismo’ o ‘Síndrome de la demora crónica’.

Según el diario británico Evening Telegraph, la explicación del personal médico que analizó a Dunbar es que el escocés no puede controlar el tiempo que transcurre cuando comienza a realizar una actividad. Este percance ha afectado todas las facetas de su vida, desde su trabajo hasta sus relaciones interpersonales. Entre los muchos episodios, Dunbar cuenta que llegó a perder muchos trabajos por ser incumplido. Incluso una vez llegó varias horas tarde al funeral de un ser querido.

“Una vez un amigo me invitó a cenar y llegué más de tres horas tarde”, confesó al Evenning Telegraph. “En otra ocasión quedé con un amigo en que lo recogería a medio día para irnos de viaje y llegué cuatro horas tarde. Mi amigo estaba furioso porque perdimos el ferry que teníamos reservado. Me he estado culpando toda la vida por mi impuntualidad y ahora entiendo que es un trastorno”, añadió. 

Aunque la vida de este hombre parezca irrisoria y difícil de entender, lo más curioso es que hasta la misma familia de Dunbar no cree que sea una enfermedad. De hecho, sus seres queridos piensan que se trata de una excusa para justificar su tardanza. 

Lo más seguro es que todos conocen a alguien que llega tarde a varios de sus compromisos, pero lo cierto es que este comportamiento podría tratarse de algo crónico. Lo que no se sabe hasta el momento es si este “trastorno” tiene algún tratamiento todavía, explicó el médico que diagnosticó a Dunbar.

Para el debate

¿Qué tanto puede afectar la impuntualidad en la vida de las personas? Deje sus comentarios en nuestro Twitter @SemanaEd y @apalpati
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.