Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/21/2015 8:00:00 PM

Narices rojas, obligatorias en hospitales públicos

La risa sana. Por eso, el país gaucho aprobó una ley que incorpora la terapia de payasos (arte clown) en la atención médica de niños.

La nariz roja de un hombre vestido de médico se robó millones de corazones en 1998. En la pantalla grande, el fallecido actor Robin Williams inmortalizó a Patch Adams y con él la terapia de la risa. Porque al fin y al cabo, curar no es solo cuestión de medicamentos y tratamientos. Así lo han entendido hospitales alrededor del mundo que incorporan este método para la atención médica de niños.

Actores ataviados con batas blancas, zapatos gigantes, accesorios exagerados y prominentes narices coloradas hacen rondas, como cualquier doctor, para lograr que las sonrisas de los niños enfermos afloren. La receta de los clowns se resume en carcajadas y juegos. Sus visitas se vuelven rutinas y así la vida en el hospital transcurre sin tanta desazón. Incluso, muchos de los menores mejoran a la par de estas actividades.

En Argentina entendieron que los ‘payasos de hospital’, como los denominan, pueden ser un factor determinante para sanar. Por eso, a principios de este mes el país aprobó una ley que obliga a todos los hospitales públicos a implementar la terapia de la risa como medicina complementaria para la atención de niños, en la provincia de Buenos Aires.  La medida ha sido ampliamente aplaudida.

La propuesta, que fue liderada por el diputado Darío Golía, busca justamente “llevar alegría a niños enfermos internados en hospitales, a sus familias, así como al personal médico y no médico”, según informó el diario La Razón. De manera que la labor del ‘payaso de hospital’ queda vinculada a todos los servicios de pediatría que ofrecen los centros de salud en la capital argentina.

Pero ¿quiénes son los ‘payasos de hospital’? La ley prevé que, si bien no deben ser necesariamente médicos, sí resulta indispensable que cuenten con una formación en el arte clown. “No cualquiera puede ser payaso de hospital. No por ponerme una nariz colorada ya mi trabajo es de payaso de hospital. Hay que estudiar, hay que tener un bagaje de conocimiento de lo que es un clown", le dijo Aurora León, jefede Pediatría del Hospital Vicente López en Buenos Aires, al portal CNN México.

De hecho, el diputado Golía contó para el proyecto de ley con la asesoría de Alegría Intensiva, una organización no gubernamental de payasos profesionales que se dedica a trabajar con niños internados y sus familias. “Esta flamante ley colabora en la comprensión de que el arte, llevado adelante por personas con mucha preparación, puede mejorar la propuesta hospitalaria en pediatría”, sostuvo la organización en una nota de prensa.

Y agregó que “en momentos donde la medicina se encuentra atomizada por la especialización, los payasos profesionales de hospital contribuimos desde otro enfoque en la composición de la experiencia de internación hospitalaria”. En este sentido, según reportó la agencia de prensa AP, el diputado Golía aseguró que “la capacidad de la risa mejora el acto médico y esto ha sido científicamente demostrado”, para fundamentar la ley.

Carlos Kambourian, director del Hospital Central de Pediatría Dr. Claudio Zin en Argentina quetambién emplea la terapia del humor, le dijo a AP que “los payasos se ponen su nariz y no tienen límites, le dieron otra mirada: levántate porque vamos a jugar".

En la misma línea, Irene Sexer, miembro de Alegría Intensiva, explicó que “hay una cosa que es igual a todas: tienes que ser súper profesional en lo que haces. O sea tienes que estar súper formado y muy entero con tu máscara, que es la del payaso. Y después incluir el factor de la fragilidad, del dolor o de la imposibilidad de algunas cuestiones que suceden en el hospital para poder, mediante el juego, devolvérselo”.

La iniciativa que hoy es una ley en Argentina también estuvo inspirada, como la película, en la labor de Patch Adams: la certeza de que la risa sana.

Para más noticias sobre el sector educativo, tendencias, investigaciones y pedagogía visite nuestro perfil en Twitter.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.