Lunes, 5 de diciembre de 2016

| 2015/12/21 15:30

Papá Noel también va al colegio

Ser el héroe de la Navidad no es un trabajo fácil. Cumplir los deseos de millones de niños requiere talento. Así son las escuelas que preparan a los Santas Clauses.

Los Santas Claus deben aprender cómo comunicarse con los niños y posar para las fotos. Foto: INGIMAGE.

Encarnar al popular cincuentón de barba blanca que vive en el Polo Norte tiene su ciencia. No basta con usar traje rojo o saber decir “jo, jo, jo”. Hay que tener empatía con los niños, saber abordar sus preguntas y hasta posar impecablemente para las fotos.  La experiencia con Papá Noel tiene que ser inolvidable. Por eso, los Santa Clauses que vemos multiplicarse cada diciembre también van al colegio. Se preparan cuidadosamente para alegrar la Navidad de los que piden deseos en sus regazos. El objetivo: aprender todos los trucos necesarios que les permitan ser los mejores.   

La escuela de Papá Noel Charles W. Howard es la más antigua del mundo y está en Michigan, Estados Unidos. Desde 1937 se dedica a educar sobre el mítico personaje. Este año graduaron a la promoción número 79. Según el portal, su misión consiste en “defender las tradiciones y preservar la historia de Santa Claus”. Por eso, durante el curso, que dura tres días, los estudiantes reciben herramientas y recursos útiles con el fin de que mejoren sus presentaciones individuales como Papá Noel. En pocas palabras, mantener el sueño y la ilusión del personaje.

Las clases abordan aspectos básicos sobre cómo hablar con los niños y padres, el lenguaje que debe utilizarse, el atuendo y maquillaje apropiado, los últimos juguetes y dispositivos que están de moda, la historia de Papá Noel, el canto de villancicos e, incluso, los hábitos de vida que tienen los renos. También se dan consejos prácticos a la hora de la interacción: las manos siempre deben estar visibles en las fotos para evitar cualquier malentendido y hay ejercicios físicos que ayudan con las jornadas largas. “Nuestro trabajo es escuchar, alimentar el sueño… parece fácil, pero no lo es. Hay muchos detalles”, le explicó el decano de la escuela, Tom Valent, al portal BBC Mundo.

La escuela, como su nombre lo indica, fue fundada por Charles Howard, un Papá Noel consagrado que protagonizaba el popular desfile callejero de la tienda Macy’s en Nueva York, Estados Unidos. “Erra aquél que piensa que Santa entra por la chimenea. Santa entra a través del corazón”, es una de sus frases más populares. Durante estos años el colegio ha llevado su conocimiento a Groenlandia, Irlanda, Alemania, Inglaterra, Noruega, Suecia, Dinamarca, Canadá, España, Australia, Suiza y Sudáfrica, por medio de congresos y encuentros especializados.

En Latinoamérica, Río de Janeiro (Brasil) parece ser la cuna de esta enseñanza. La Escuela de Papá Noel se fundó en 1993 e imparte cursos de canto,  teatro, expresión corporal, gimnasia y maquillaje. La formación es gratuita. Sin embargo, cuando los egresados consiguen un trabajo deben destinar cierto  porcentaje de su pago al colegio. Los ingresos varían entre 800 y 3.850 dólares en un periodo de 40 días, según reportó el periódico El Universal de Venezuela.

El oficio de ser Santa se ha convertido en una salida a la crisis económica. En Brasil el desempleo ha subido durante los últimos siete meses y alcanzó su punto más alto desde 2009. Así que los pagos por ir a centros comerciales son una buena solución. "Este año, a raíz de la crisis económica, la escuela recibió más de 200 candidatos, el doble que el año pasado, y solo tenemos 40 lugares. Son jubilados o desempleados", dijo a la agencia AFP el director, Limachen Cherem.

Eso sí no cualquiera puede entrar a este colegio. Es necesario contar con tres requisitos: tener más de 50 años, una barba y una barriga considerable. Los elegidos deberán aprobar el curso y usar un traje caluroso bajo los 40 grados que alcanza Río de Janeiro en diciembre.

El programa Noerr es otra opción para formarse como Papá Noel. En Colorado, Estados Unidos, esta compañía los preparar durante cuatro días. Aquí los contenidos tienen que ver con ética, redes sociales y cómo mantenerse sanos. La mayoría de los estudiantes en este colegio tienen barbas blancas reales. Durante el entrenamiento, además, preparan las botas llenas de dulces que son enviadas a los militares en zonas de guerra.

Noerr también agenda visitas y ofrece sus servicios, así que escuelas y centros comerciales pueden disfrutar de la cuidadosa selección que cada año se hace de los mejores Santa Clauses. El proceso de admisión es muy incisivo. La misión de este programa está enfocada a “entregar experiencias memorables a los invitados, a través de innovadoras plataformas de marketing”. Por eso “crean magia”, “inspiran sonrisas” y “capturan recuerdos”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.