Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2016/04/28 07:00

Las pandillas que obstaculizan la educación

En El Salvador las pandillas han asesinado a 130 estudiantes y 29 profesores en menos de dos años. Educar en un país tan violento se está convirtiendo en una tarea imposible.

Las pandillas que obstaculizan la educación Foto: Cortesía Personería de Cali
;
Semana Educación

Entre 2014 y 2016, 29 profesores y 130 estudiantes han sido asesinados, según lo reporta el sindicato de maestro de El Salvador. Las aterradoras cifras, que han ido en aumento cada año, han dejado a la educación salvadoreña en una situación muy complicada. Muchos alumnos asisten a clases con armas blancas y de fuego. Y como si fuera poco, a algunos padres de familia se les vincula con pandillas que trafican con sustancias ilegales en los centros educativos. 

Según datos de una investigación sobre prevención de drogas y violencia, elaborado por el Ministerio de Educación de ese país, la situación es preocupante. El documento relata cómo directores y maestros de diferentes centros han tenido que ceder ante las pretensiones y amenazas de las pandillas que dominan las zonas. 

La investigación, que se desarrolló en 98 centros educativos de San Salvador, propone incorporar un sistema de delegaciones policiales frente a los centros de mayor peligrosidad. Además, se recomendó la prohibición y restricción de la señal de telefonía celular, ya que estos dispositivos son utilizados para coordinar redes de prostitución, pornografía infantil y distribución de drogas. 

Según reporta el diario salvadoreño El Mundo, una directora de estos colegios asegura que los pandilleros se infiltraban en su centro educativo y amenazaban a sus alumnos para reclutarlos. En otros colegios, varios maestros confesaron que tenían que poner calificaciones al gusto del alumno, de lo contrario, su vida corría peligro. 

El secretario de maestros de Bases magisteriales, Paz Zatino, aseguró en televisión que para poner a salvo sus vidas, los alumnos deben realizar una serie de concesiones; por ejemplo, establecer quién habla y quién no dentro de las aulas de clase. 

Y es que, a pesar de las acciones del gobierno, los continuos planes de prevención para combatir al hampa no han dado frutos. Hay quienes sostienen que la situación podría estar peor, teniendo en cuenta la escala de homicidios registrados en el país. De lo que va del 2016, existen más reportes de casos de estudiantes amenazados por pandilleros que operan en las inmediaciones de las escuelas de los principales municipios del país, como Atiquizaya, Jujutla y El Refugio.

Para el debate
¿Qué tan cercana es esta situación en Colombia para usted? Deje sus comentarios en nuestro Twitter @SemanaEd @apalpati.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.