Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2015/10/15 07:00

Monsters Inc, Up y Wall-E enseñan arquitectura

Los mundos fantásticos de Pixar introducen a los niños, a sus padres y a futuros arquitectos a nuevas formas de repensar su entorno según investigación de arquitectas de la Universidad de Illinois, Estados Unidos.

Monsters Inc cuando se estrenó recaudó en las ventas mundiales de taquilla en el 2001 $525 millones de dólares. Foto: Wikipedia.

Mike y Sully, después de entrenar para asustar niños, se dirigen a la fábrica Monsters Inc a pie por Monstropolis, la ciudad que los diseñadores de Pixar se imaginaron. Todas las casas que rodean la de Carl Fredricksen fueron destruidas y un grupo de ingenieros construyen enormes edificios, sin embargo, el anciano decide que su hogar no lo tumbarán y se eleva por los cielos con globos. Estas son algunas de las historias del estudio cinematográfico en las que, aunque el espectador no lo tiene del todo presente, la arquitectura juega un importante papel. 

Bajo esa excusa, la arquitecta Anastasia Sekalias de la Universidad de Illinios, Estados Unidos; y la Ph.D y profesora en la Facultad de la misma carrera en la misma universidad, Kathryn H. Anthony decidieron publicar el artículo ‘4 lecciones que Pixar puede enseñarnos sobre arquitectura’ en el sitio web ArchDaily.

Ambas afirman en el artículo que las historias de Pixar pueden servir como una valiosa herramienta para educar a futuros arquitectos. El nivel de impacto global que tiene Pixar no lo alcanza ningún educador, ni autor, ni arquitecto.

Monsters Inc y su enseñanza


Monstropolis es una ciudad ficticia cuyos habitantes son diversos: algunos pequeños, otros enormes, unos babosos, aquellos peludos, se deslizan, se arrastran, caminan, pero todos, de una u otra forma, son capaces de moverse cómodamente por toda la ciudad.
 
El hogar de cada uno de los monstruos está ajustado a las personalidades individuales de cada uno, en lugar de los homogéneos suburbios de las ciudades como Bogotá, Nueva York, Londrés, Madrid. El diseño de Monstropolis ejemplifica, según el artículo, una sensibilidad a la accesibilidad y el diseño universal. Esto permite a sus habitantes coexistir feliz y cómodamente.

Por otro lado, esta película también enseña sobre sustentabilidad. Los gritos de los niños son la energía de Monstropolis. Sin embargo, el personaje principal, Sully descubre que una energía más potente y menos dañina se recoge a través de la risa de los niños. Analogía que se puede hacer con los combustibles fósiles en contraste con los métodos de recolección de energía sustentables.

Up y su enseñanza

Ellie y Carl se enamoran, se casan y compran la casa en la que jugaban cuando niños y que necesita varias reparaciones. El hombre de la relación es tímido y eso se refleja en algunos elementos de su hogar, mientras que su esposa tiene un carácter fuerte que lo muestra en los colores vivos y en los recuerdos de las paredes, y por otro lado, están los objetos colectivos que representan la relación de ambos.

Según el artículo de las arquitectas, esto enseña que la arquitectura debe ir más allá de la mera práctica y reflejar las personalidades de sus habitantes. El filósofo francés Gaston Bachelar argumenta “la casa protege al soñador”. Y efectivamente, ese hogar que llenaron juntos es un reflejo de su unión y es gran parte de su identidad e historia.

Una película como Up y Monsters Inc le recuerdan a los arquitectos a ir más allá y diseñar ambientes que generen alegría y asombro. En la primera, una casa entera es levantada por globos de helio; en la segunda, se puede cruzar de un mundo al otro con solo abrir la puerta del armario. Una invitación a soñar.

Wall-E y su enseñanza

Al igual que Monsters Inc, la película de un pequeño robot que se enamora también habla de sustentabilidad pero con una postura más definitiva sobre los patrones de consumo de la sociedad. Muestra un mundo dañado que la humanidad abandona porque ya no puede sostener la vida.

Los seres humanos se ven obligados a vivir en una vida resguardada y con reducida movilidad en una nave espacial asistida por la tecnología. Según el artículo, los arquitectos, como diseñadores de los futuros entornos, deben considerar cómo alentar e integrar la tecnología sustentable a sus diseños y cómo considerar la biodegradabilidad de los materiales con el fin de reducir el impacto ambiental de nuevas construcciones.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.