Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2016/03/11 08:00

Cuando los niños juegan a ser adultos

En Colombia, una de cada cinco niñas entre 15 y 19 años ha estado embarazada alguna vez en su vida. Las cifras sobre embarazo juvenil están desbordadas.

¿Cuáles son las políticas necesarias de educación sexual para prevenir los embarazos?
;
Semana Educación

Entró a la oficina de la orientadora con la cabeza agachada y las manos  pegadas al cuerpo. Saludó como pidiendo perdón al mundo y se sentó. La entrevista se acabó más pronto de lo esperado: Diana* se derrumbó al segundo. “Esta situación es demasiado dura”, dijo entre sollozos cuando le tocó hablar de su bebé de año y medio. Y sí, para una niña de 16 años jugar a ser mamá es excesivamente duro. La revista digital Semana Educación en su edición número 14 le explica la educación de Colombia y el mundo. 

Diana es uno de los miles de casos de menores embarazadas que se reportan en el país. Solo en Bogotá, la Secretaría Distrital de Educación (SED) contabiliza  2000 niñas en estado de gestación que estudian en el sector  oficial. El Ministerio de Educación (MEN), por su parte, estima que en el conjunto del territorio se producen 150.000 nacimientos anuales de madres entre los 15 y los 19 años. A esto se suman los 6.500 nacimientos en niñas de 14 años o menos.

“En mi casa es un tabú, no se habla de eso. Yo había escuchado que tener relaciones sexuales dolía, pero no sabía que así se hacían los bebés. Para mí era recocha y juego”, le explica Diana sin parar de llorar. La niña se enteró de que esperaba un hijo tras realizarse una radiografía pélvica aquejada de dolores en la cadera. “Después busqué información en internet sobre los embarazos y el sexo. Si hubiera sabido antes, no estaría en esta situación”.

El tema de las relaciones sexuales se maneja en muchos hogares como algo prohibido. Pero esta postura no acaba con el problema, sino que “imposibilita que los hijos desarrollen una conciencia sobre los riesgos de mantener relaciones sexuales sin protección”, explica Jenny Gaona, orientadora distrital. El colegio se convierte entonces en una de las pocas fuentes de información para los adolescentes.

Diego Carreño es orientador en un colegio distrital, al sur de Bogotá. Ahí imparte talleres a niños entre 14 y 17 años de estratos 1 y 2, a los que inculca nociones sobre educación sexual. “La sexualidad es una parte de la condición humana. Tiene que ver con el conocimiento de uno mismo y de los demás, y se debe hacer un uso responsable de ella. Va más allá de los embarazos, los genitales y las infecciones”, les dice a los 40 jóvenes reunidos en el aula, muchos de ellos con las manos levantadas para intervenir y hacer preguntas.

Es ahí donde radica una de las críticas a la estrategia de educación sexual que ha imperado desde la Ley General de Educación de 1993: se reduce a brindar información sobre planificación familiar, enfermedades de transmisión sexual y embarazo, sin contextualizar las realidades de los jóvenes a los que va dirigido, ni adecuar el mensaje. “El embarazo, por ejemplo, es mucho más complejo. Tiene que ver con la cultura y el contexto. No es una cuestión de ponerse el condón y ya, lleva mucho más implícito y hay que contarlo”, explica una fuente de la SED que prefiere no dar su nombre. 

La Ley General de Educación incluyó la obligatoriedad de abordar la educación sexual “de acuerdo con las necesidades psíquicas, físicas y afectivas de los educandos según su edad”. Pero las falencias en su concepción hicieron necesaria una reformulación desde una perspectiva integral. En 2006 surgió el Programa de Educación para la Sexualidad y Construcción de Ciudadanía (Pescc), del gobierno y el Fondo de Población de Naciones Unidas (Unfpa).

Siete años después, el presidente Juan Manuel Santos sancionó una ley que dio más cobertura al plan de derechos reproductivos. Se trató del Sistema Nacional de Convivencia Escolar y Formación para el Ejercicio de los Derechos Humanos, Sexuales y Reproductivos y la Prevención, que, además de erigirse como una herramienta para combatir la violencia en las aulas, traza una ruta para la prevención de embarazos y el fortalecimiento de la educación sexual.

Hoy, Diego Carreño les propone varios supuestos que ellos debaten sin ningún pudor. Las risitas  se quedan fuera de la clase. “Mi amiga Isabel tiene un novio que le propuso tener sexo sin condón. Eso es que no la quiere”, reflexiona una niña de unos 15 años maquillada como una de 20. “Además, es que sin condón se pueden contraer enfermedades, no solo quedar embarazada”, añade otra. 

Diana nunca acudió a una clase de educación sexual. Tampoco lo hace ahora, pero recibe asesoramiento en el colegio para sacar adelante sus estudios y a su hijo. Ella y el padre del pequeño decidieron mantener relaciones sexuales sin protección y sin mucha idea de las consecuencias. Él murió antes de que el niño naciera por una riña entre pandillas. Tenía apenas 16 años.

Ahora, la joven mamá trata de seguir con su vida estudiantil y sus sueños. “A veces no me queda tiempo, no hago las tareas por estar con el bebé cuando se enferma. Pero quiero ser diseñadora de automóviles”. Cuando habla en voz alta de su futuro se le ilumina la cara. Está optando a una beca para irse a estudiar a Alemania, la meca del sector automovilístico. Quizá consiga realizar su sueño, quizá no. Pero es el único momento de la entrevista en el que Diana sonríe.

*Nombre ficticio para proteger a la menor.

PARA EL DEBATE 

¿Considera usted que se debería enseñar educación sexual en los colegios?@SemanaEd y @JuliaAlegre1

Lea más recomendaciones para estudiantes en la edición número 14 de Semana Educación.

Descargue la edición número 14 de la revista digital Semana Educación

Desde un iPhone o un iPad

1. Ingrese en su dispositivo a la aplicación App Store o haga clic en este vínculo.
2. En la opción de búsqueda escriba Semana Educación y luego toque el botón de buscar.
3. Toque el botón descargar cuando vea esta ventana.
4. Si ya tiene una cuenta en App Store solo toque el botón comprar y disfrute de la más completa publicación educativa del país.
5. Si no tiene una cuenta activada, la aplicación le solicitará información personal y de su tarjeta de crédito para efectuar el pago.
6. Puede comprar la edición individual o la suscripción anual.

Desde Android

1. Desde su celular o tableta con sistema operativo Android entre a la aplicación Google Play o haga clic en este vínculo.
2. En la opción de búsqueda escriba Semana Educación y haga clic en buscar y luego en descargar.
3. Si ya tiene una cuenta en Google Play solo toque el botón comprar.
4. Si no tiene una cuenta activada, la aplicación le solicitará información personal y de su tarjeta de crédito para efectuar el pago.
5. Ya puede disfrutar de la más reciente edición de revista digital Semana Educación.

Desde un computador de escritorio

1. Puede ver gratis la primera edición (Revolución: educación sin aulas), la séptima (Educación para el progreso) y la octava (La mejor profesión del mundo) en este vínculo.
2. Para ver más ediciones llame en Bogotá al (1) 6073010 y desde el resto del país a la línea gratuita 01-8000514141. Al comprar la revista digital le darán un usuario y contraseña.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.