Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/13/2015 6:00:00 PM

¿Quiénes son los maestros detrás de estos personajes?

Hasta los genios más dotados y autodidactas han reconocido que no habrían logrado destacarse sin el apoyo de un profesor.

Aunque los músicos, actores, políticos, científicos o deportistas más reconocidos del mundo nacieron con un talento propio para sus respectivos oficios, no habrían llegado tan lejos sin sus mentores. Estos son cinco profesores que impulsaron a grandes personajes.

Alejandro Magno
 
http://www.eastjournal.net/wp-content/themes/Insignia/lib/scripts/timthumb/thumb.php?src=http://www.eastjournal.net/wp-content/uploads/2011/07/ultim.jpg&w=480&h=220&zc=1&q=100
El profesor más conocido del conquistador macedonio fue Aristóteles. Pero antes de iniciar las lecciones con el filósofo, Alejandro Magno tuvo como tutores a Lisímaco y Leonidas. El primero le habló de literatura y letras, mientras que Leonidas se dedicó a formar el carácter del joven príncipe y a iniciarlo en el arte de la guerra.

Galileo Galilei





El matemático oficial de la corte de Toscana era Ostilio Ricci y sus clases estaban restringidas a los pupilos del duque Francisco I de Médici. Cuando la corte se trasladó a Pisa, en 1583, Galileo Galilei empezó a colarse a las conferencias del matemático. Vincenzo, padre de Galileo, quería que su hijo estudiara medicina.

Cuenta Manuel Campuzano Arribas en ‘Galileo Galilei, ciencia contra dogma’ que el mismo Ricci escribió a Vincenzo para que le permitiera a su hijo recibir clases de matemáticas. Según Campuzano, parte del interés que generó en el futuro astrónomo radicó en que el profesor trabajaba con un método aplicado:

“Ostilio Ricci, habiendo aprendido de Tartaglia a estudiar las matemáticas con mentalidad de ingeniero, hizo que Galileo viera en esta materia, no ya un estudio general de conceptos abstractos, sino un conjunto de investigaciones relacionadas con el arte militar, la arquitectura y en general con los trabajos prácticos”.

Bruce Lee

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/5/52/Wan_Kam_Leung_and_Bruce_Lee.jpg

Aunque fue su padre el primero que lo introdujo al kung fu, fue Yip Man (Ip Man, según la fuente) quien dio las bases para que Bruce Lee aprendiera todo lo necesario sobre las artes marciales. De Yip Man se sabe que fue policía y que su especialidad era la modalidad Wing Chung, un tipo de defensa personal originaria del sur de China. Yip Man fundó una academia en Hong Kong y allí conoció a Bruce Lee.

El entrenamiento de Lee duró entre tres y cuatro años (algunos calculan que fue desde 1954 hasta 1957) pero el contacto entre los dos perduró hasta la muerte del maestro en 1972, dos años después de haber cerrado su academia de Kung Fu.

Édith Piaf


Aunque quien descubrió su talento fue el dueño del cabaret Le Gerny’s, Louis Leplée, la persona que la guió y escuchó a lo largo de su carrera fue Jacques Bourgeat, un poeta parisino nacido en 1888. No era muy conocido en la vida pública de Piaf, pero Bourgeat pertenecía a su círculo más íntimo. La cantante y el poeta se escribieron durante cerca de 23 años (desde 1936 hasta 1959) y Bourgeat decidió entregar este archivo a la Biblioteca Nacional de Francia con la condición de que no se hiciera público antes del 2000.

“Era una alumna atenta, estudiosa, como uno soñaría tener. Pero su deseo de instruirse se detenía ahí: escuchar. A los grandes filósofos ella los escuchaba como una bella historia”, relató Bourgeat en el libro ‘Los grandes intérpretes’, editado por Christian Pirot.

Tom Hanks


http://mundoclasico.cienradios.com/wp-content/uploads/sites/13/2014/10/aa29.jpg

Tres días antes a la entrega de los premios Oscar de 1994 Tom Hanks llamó a su profesor de drama de la secundaria, Rawley T. Farnsworth, para preguntarle si, de ganarse el premio a mejor actor, le permitiría agradecerle en público. Farnsworth aceptó, pero no sabía a qué se refería su exalumno.

Tom Hanks ganó su primer Oscar el 21 de marzo de 1994 por su rol protagónico en Filadelfia. Hanks interpretó a Andrew Beckett, un abogado que inicia un pleito en contra de la firma en la que trabajaba porque dice haber sido discriminado por su condición de homosexual y portador de VIH.

En el discurso al momento de recibir la estatuilla, Hanks agradeció a su familia, al equipo de cineastas y actores que lo acompañaron durante la grabación, pero hizo una mención especial.

“No estaría aquí si no fuera por dos hombres muy importantes en mi vida, con quienes no había hablado hace tiempo pero tuve el honor de hacerlo hace poco. El señor Rawley Farnsworth, quien fue mi profesor de drama de la secundaria, que me enseñó que la gloria está en interpretar bien un papel, y uno de mis compañeros de clase, el señor John Gilkerson. Menciono sus nombres porque ellos son dos de los mejores estadounidenses gays, dos hombres maravillosos, con los que tuve la buena fortuna de estar relacionado y ser inspirado cuando era joven…”

Farnsworth, quien llevaba 12 años retirado de la docencia, nunca había hecho pública su orientación sexual hasta ese momento. Decidió entonces volverse activista por los derechos de los profesores homosexuales en Estados Unidos. Cuando a Hanks le entregaron el Life Achievement Award, premio a la carrera artística que otorga el Instituto Americano Cinematográfico (AFI, por sus siglas en inglés), Farnsworth le agradeció a Hanks por recordar, con ese discurso en los Oscar, que los profesores ayudan a poner las bases para definir en qué se convierten las personas en sus vidas.

Únase al homenaje de SEMANA Educación para los profesores en su día y en redes sociales agradézcales con #GraciasProfe.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.