Martes, 6 de diciembre de 2016

| 2016/08/08 12:23

Parody denuncia campaña de manipulación masiva por parte de políticos

En redes sociales se viralizaron cartillas que supuestamente el Ministerio de Educación reparte en colegios para educación sexual. Sin embargo, la cartera lo desmintió, y aseguró que son pornografía proveniente de Bélgica.

Parody denuncia campaña de manipulación masiva por parte de políticos Foto: Ministerio de Educación
;
Semana Educación

"Al parecer a algunos políticos les causa terror la idea de que nuestros niños aprendan también de respeto, tolerancia y libertad y han puesto en marcha una terrible máquina de manipulación masiva desde las redes sociales para sembrar dudas e incertidumbre, por algo tan elemental como el estudio de la revisión de estos manuales de convivencia" sentenció la ministra de Educación, Gina Parody, en rueda de prensa.

Siga leyendo: Álvaro Uribe se declara en contra de la educación de género

Y es que en los últimos días han circulado por redes sociales imágenes de falsas cartillas de educación sexual, que según quienes las han divulgado, como es el caso del concejal de Bogotá Marco Fidel Ramírez, que se hace llamar el Concejal de la Familia, las distribuye el Ministerio de Educación Nacional en los colegios para tratar temas de educación sexual.

Por las mismas redes sociales, el concejal ha convocado a un plantón frente al Ministerio de Educación para el próximo 10 de agosto con pancartas que expresen la defensa de la familia y “nuestra oposición a la ideología de género”, incluida una fotografía de las cartillas.

La ministra Parody aseguró sobre las cartillas que “queremos denunciar que estas imágenes fueron extraídas de internet con la clara intención de manipular y engañar a las familias y corresponden a una novela gráfica para adultos publicada en Bélgica, también a productos desarrollados en Argentina y Chile, que jamás ha utilizado el Ministerio de Educación”, e inclusive agregó, “el MEN no ha enviado ni repartido ninguna cartilla sobre orientación sexual”.

La funcionaria también advirtió que han circulado falsas versiones sobre las intenciones del Ministerio en su obligación constitucional de revisar los manuales de convivencia de los colegios, las cuales forman parte de una campaña de manipulación masiva con intereses políticos que solo pretenden engañar a los padres de familia.

El origen del escándalo

El escándalo que se derivó de las cartillas y su viralización se venía cocinando desde tiempo atrás. La Asociación Nacional de Colegios Privados le envió a la ministra una carta reclamando por las revisiones que ha estado haciendo el Ministerio de Educación a los manuales de convivencia.

El origen de ese reclamo nace de la sentencia de la Corte Constitucional conocida como la de Sergio Urrego  que obliga a que se revisen los manuales de convivencia de colegios públicos y privados del país y que se garantice que en ninguno hayan puntos que generen o promuevan discriminación o rechazo.  

El viceministro de educación preescolar básica y media, Víctor Saavedra, respondió el pasado 1 de agosto la carta que le envió la Mesa Nacional de Educación Privada a la ministra de educación Gina Parody a comienzos de junio. En el documento les explica a rectores de establecimientos educativos oficiales y privados por qué se están revisando los manuales y les reafirma que se continuará con ese proceso.

En la carta de la Mesa Nacional de Educación Privada, los firmantes exponen su inconformidad frente al manejo que le da el Ministerio de Educación a temas tan “trascendentales como la autonomía institucional, identidad de género, libertad de cátedra, libertad de cultos, libertad de opción de los padres de familia frente a la educación que desean para sus hijos y en especial los derechos de orden constitucional y legal que asisten a todos nuestros estudiantes: niños, niñas y adolescentes”.

En el mismo documento, se recurre a citar a la Constitución Política colombiana diciendo que “Colombia es un país fundado en el respeto de la dignidad humana, en el trabajo, la solidaridad de las personas que integran la nación y en la prevalencia del interés general” y continúa diciendo que el entonces, “el Estado ha sido pensado y reflejado en la Carta Fundamental como un Estado democrático y pluralista caracterizado por el reconocimiento de derechos de índole individual como de derechos de orden colectivo (económicos, sociales, culturales), con protección a la propiedad privada”.

La ministra de Educación también recurrió en la rueda de prensa a responder con la Carta magna y citó, “la Constitución Política consagra los derechos que tenemos todos los colombianos y determina en su artículo 13 que en Colombia se nace libre y ante la ley, se goza de los mismos derechos, libertades y oportunidades sin ninguna discriminación por razones de sexo, raza, origen nacional o familiar, lengua, religión, opinión política o filosófica”.

Saavedra explicó las justificaciones legales para revisar los manuales de convivencia.  Según él, el proceso  inició con la Ley de Convivencia de 2013, la cual fue reglamentada por el Ministerio de Educación a través de un decreto que fijó seis meses para que todos los colegios del país revisaran sus manuales de convivencia, se construyeran colectivamente y garantizaran la no discriminación dentro de los colegios. Sin embargo, según el mismo viceministro, hubo colegios que cumplieron parcialmente la revisión.

Un año después, exactamente en agosto de 2014, el joven Sergio Urrego se suicidó. La razón, la discriminación de la que fue víctima en su colegio, el Gimnasio Castillo Campestre, por parte de los directivos de la institución. Su muerte llevó a que su madre presentara una tutela que fue fallada a través de la sentencia T-478 de 2015. En esa sentencia, la Corte Constitucional obliga a que se realice, nuevamente, una revisión de todos los manuales de convivencia para garantizar que no hayan disposiciones discriminatorias por motivos de raza, religión, discapacidad, orientación sexual o identidad de género.

“En esta revisión de manuales de convivencia estamos garantizando que todos los colegios sean espacios libres de discriminación y así cumplir lo que nos obliga la sentencia de la Corte Constitucional y las disposiciones legales existentes”, según Saavedra.

Al dictar esta orden, la Corte Constitucional señaló que los colegios gozan de autonomía para definir su proyecto educativo de acuerdo a sus valores y principios, los cuales están plasmados en el correspondiente Manual de Convivencia.

"Son entonces los colegios, específicamente los rectores, y no el Ministerio de Educación, los encargados de armonizar la autonomía en los planteles y los encargados de velar por la obligación constitucional de respetar los derechos de los estudiantes establecidos por la Constitución y la Ley" precisó la Ministra Gina Parody.

"En cumplimiento de esta obligación, se están realizando talleres con las Secretarías de Educación y los rectores de los colegios oficiales y privados, mediante preguntas orientadoras que se envían a los mismos previo a los talleres como una herramienta de reflexión, más no de imposición. Cada una de las preguntas tiene un soporte jurídico, basado en pronunciamientos contemplados por la Constitución y la ley" afirmó Roberto Berdani, Representante de Unicef en Colombia.

En la carta de los colegios privados, también dice que “las reformas a los manuales de convivencia están direccionadas sin reparo alguno a homogeneizar la formación de nuestros niños, niñas y adolescentes con la bandera de ‘Identidad de género; siendo en muchas ocasiones protegidas acciones claras de irrespeto y vulneración de los derechos de las innegables mayorías de niños, niñas y adolescentes que se identifican con su género masculino o femenino y libremente optan por relaciones heterosexuales”:

Por último, la ministra dio parte de tranquilidad a los padres de familia y les pidió que no se dejen engañar, “porque con mentiras quieren hacerles creer que la educación de sus hijos se sale de sus manos. No permitan que las imágenes alarmantes y escandalosas ni la circulación de información descontextualizada en las redes sociales los termine reclutando para una campaña de división y odio”.

PARA EL DEBATE

¿Los manuales de convivencia deberían ser más inclusivos o más prohibitivos? Deje sus comentarios en nuestro Twitter @SemanaEd y @Simongrma

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.