Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2016/09/28 08:47

Padres: estos son los protocolos de seguridad en buses escolares

La muerte de una niña en Cartagena, encontrada sin vida dentro de un bus escolar, ha desatado las alarmas en lo que se refiere a la seguridad que rige estos vehículos.

Padres: estos son los protocolos de seguridad en buses escolares Foto: Archivo particular.
;
Semana Educación

En extrañas circunstancias murió una menor dentro de una ruta escolar en el sector de Bocagrande, en Cartagena. Las primeras versiones indican que la menor subió al bus que la llevó hasta el colegio, pero al momento de llegar a la escuela, no se bajó.

La Policía Metropolitana de la ciudad, maneja la hipótesis de que la niña de cuatro años, estudiante del Colegio Británico, pudo haberse quedado dormida y ni la maestra auxiliar, sus compañeros, ni el conductor se percataron de ello.

Según las últimas informaciones, fue el conductor del transporte quien, al retirar el bus del parqueadero, encontró el cuerpo de la menor en los asientos traseros. Fue trasladada hasta el Hospital de Bocagrande, donde verificaron que se encontraba sin signos vitales.

La muerte de la niña ha puesto el foco de atención ahora en los protocolos de seguridad que rigen las instituciones educativas y los espacios que están bajo su tutela en horario de jornada académica, como es el caso de los buses escolares.

De acuerdo con fuentes del Ministerio de Educación, este tema lo regula el Ministerio de Transporte. Lo hace por medio del Decreto 0348 de 2015. En este se indica que el vehículo no puede sobrepasar los quince años de antigüedad, que debe haber un asiento para cada pasajero con su respectivo cinturón de seguridad (los niños no pueden ir de pie en ningún caso), y que, tanto en la parte delantera, como en la trasera del autobús,  debe haber un letrero con el indicativo ‘Escolar’ para advertir al resto de automóviles que circulan por la carretera que en su interior hay menores de edad.

Asimismo, el conductor está obligado a contar con la siguiente documentación para prestar el servicio de ruta escolar: tener la licencia de tránsito, el certificado de revisión técnica-mecánica, el Soat, polizas de responsabilidad civil, permiso de transporte escolar, sistema de comunicación bidireccional y contrato de prestación del servicio. Por otro lado, debe acreditar que está capacitado para conducir un vehículo escolar, aportando para su contratación un certificado en competencias laborales en la modalidad de servicio especial del Sena u otras instituciones habilitadas.

En cuanto al personal adulto al interior del bus, además del conductor, debe estar presente a lo largo de todo el trayecto un monitor o profesor del establecimiento. Según el decreto, esta persona debe demostrar conocimientos en primeros auxilios y pedagogía infantil. Es responsabilidad de la entidad territorial, del centro educativo o de la asociación de padres del colegio fijar los protocolos para el desarrollo de la labor del monitor, se indica.

En caso de tratarse de una ruta para estudiantes de educación superior, el documento autoriza a prescindir de un adulto acompañante.

En cuanto al ascenso y descenso de los alumnos, el decreto apunta que “deberá realizarse por la puerta más cercana al acompañante o al conductor. Este deberá efectuarse bajo la vigilancia de una persona mayor de edad, quien deberá asegurarse que se realiza de manera ordenada”.

Debido a la descentralización por la que se rige el sistema colombiano de educación, al MEN se le asocia la tarea de controlar a las Secretarías de Educación, que son las garantes de que todas estas disposiciones se cumplan en los respectivos colegios que están dentro de su jurisdicción.

¿Y qué normas rigen las salidas pedagógicas?

El accidente que en octubre de 2014 le costó la vida a una alumna del colegio bogotano The English School y dejó heridos a otros once cuando la embarcación en la que viajaban por el río Amazonas chocó contra otra, sacó a la luz otro problema relacionado con los protocolos de seguridad: la normativa que regula este tipo de actividades extracurriculares.

Semana Educación le explica la normativa estatal que regula las salidas pedagógica para garantizar la seguridad de los estudiantes. Normas que tanto padres como profesores deben exigir a la institución educativa. 

El Ministerio de Educación Nacional emitió una directiva ministerial en junio de 2009 por la que orienta a las Secretaría territoriales y los establecimientos educativos de cualquier ciclo formativo sobre la planeación y desarrollo de estas actividades extracurriculares para garantizar “la seguridad e integridad de todos los participantes”. Se trata de una serie de sugerencias que no implican obligatoriedad alguna, eso bajo la lógica de la autonomía por la que se rigen los entes territoriales y centros de educación.

Sin embargo, es importante tenerlas en cuenta puesto que el establecimiento educativo, primero, y el profesor, después, son los responsables directos de la seguridad e integridad de los estudiantes durante todo el tiempo que dure la salida pedagógica.

En primer lugar, el establecimiento educativo debe informar con la suficiente antelación a los padres de los alumnos de cada actividad extracurricular que organice. Se deben incluir todas las especificaciones sobre la misma: localización, actividades, horarios, número de profesores que asistirán, precios, etc.

Los tutores legales de los menores deben remitir al colegio una autorización firmada por la que dan su conformidad con la participación de sus hijos en dicha excursión.  En caso contrario, el menor no podrá asistir bajo ninguna condición, y deberá permanecer en el establecimiento educativo realizando actividades formativas durante la jornada lectiva.

En este punto, se recomienda al profesor encargado de coordinar la salida que confirme personalmente y vía telefónica que todos los padres efectivamente han autorizado a sus hijos. No está de más comprobar, asimismo, que todos los niños tienen al día la acreditación que prueba la afiliación de los menores al sistema general de seguridad social, además de contratar pólizas de seguridad para ellos.  

Una vez se han efectuado todos estos pasos y se cuenta con un organigrama y una planeación de la excursión bien definidos y estructurados, el rector del establecimiento educativo deberá informar a las autoridades pertinentes del lugar (entes administrativos  y autoridades policiales incluidos) de todos los detalles de la misma, como el número de participantes y las actividades que se realizarán.   

Por otro lado, es un requisito indispensable que el rector comprueben minuciosamente las características de todos los lugares y establecimientos incluidos en el itinerario. Es decir, que estos cuenten con las adecuadas condiciones de seguridad y salubridad, permisos para ofrecer sus servicios, licencias, autorizaciones, permisos, y todo en concierto con las normas vigentes que los regulan. La sugerencia es hacer especial énfasis con las empresas de transporte y sus vehículos.

Si bien esta última fase del proceso es responsabilidad del rector,  se recomienda al profesor que verifique de primera mano que su superior, efectivamente, efectúo todas esas diligencias. También que cuenta con los documentos que lo demuestran. (3.880 caracteres con espacios)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.