Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/22/2014 9:00:00 AM

No se puede enseñar por competencias

En una cuarta entrega, el profesor Pilonieta, miembro de la Academia Colombiana de Pedagogía y Educación habla del desarrollo de procesos formativos.

Continuando con algunas reflexiones respecto de la importancia que tienen las investigaciones en neurociencias, en relación con el desarrollo del pensamiento y la educación de este milenio, que obviamente significa algo muy diferente de lo que creía en el milenio pasado, abordaré un tema que desde tan solo hace muy pocos años ha tomado gran significación y que nos dará la clave para poder dar el salto que todos estábamos esperando.

Antes de esto, es preciso advertir que estas investigaciones y estos avances tan poderosos no son del todo la panacea, sino tan solo aproximaciones, y déjenme decirles, qué aproximaciones tan fascinantes.

Hoy podemos comprender algunos de los procesos que ocurren cuando las personas aprendemos y este hecho hace que nos obligue a hacer replanteamientos en lo que llamamos educación, que para este milenio significa más bien el desarrollo de procesos formativos.

Uno de los factores mas significativos que ha aparecido es la relación entre la calidad de la lactancia materna y el aprendizaje, entre los ambientes enriquecidos en que los niños viven y sobre todo la riqueza de las vivencias para que se conviertan en experiencias a los que son expuestos por parte de los padres y posteriormente por los maestros formadores.

Se ha descubierto que lo que hace que se desarrollen las habilidades, todas las habilidades, corresponde a un proceso de mielinización y este proceso tan vital, se da bajo ciertas condiciones que deben ser plenamente reconocidas y ejecutadas. Las habilidades son la base del aprendizaje en todos los campos del desarrollo humano y el fundamento de la posibilidad de tener competencias como resultado de la adquisición de las mismas. No se puede enseñar por competencias. Se aprende por el desarrollo de las habilidades que son las que integran las competencias.

En este sentido, la teoría de la Modificabilidad estructural cognitiva que llegó a Colombia desde 1995, coincide con este tipo de investigaciones en cuanto que afirma que se debe exponer a las personas a situaciones para que las vivencias puedan convertirse en experiencias de tipo sinérgico y positivo.

Este avance en la comprensión de lo que significa, situación de formación, habilidad, aprendizaje, experiencia, mediación, etc, dado el descubrimiento de lo que para el ser humano significa la mielinización, permite dar el salto cualitativo en el terreno de la educación de futuro, que junto con el concepto de los estilos cognitivos, permitirán desarrollar el tan anhelado concepto de personalización en la educación, de lo cual trabajaremos más adelante.

Cuando las personas, y en especial los niños, son expuestos a situaciones en donde los retos son evidentes y la intensidad también lo es, en el cerebro ocurren fenómenos muy poderosos, y uno de ellos es la mielinización que consiste en el recubrimiento de los axones de las neuronas cerebrales con una capa de grasa (oligodentrocitos) haciendo que las conexiones sean cada vez más precisas y rápidas.

Es como la posibilidad de crear la banda ancha en el cerebro, y si esto no ocurre, el aprendizaje no se da y la persona entra en desventaja y atraso. Así de simple. Pero si esto ocurre, se garantiza lo que en términos de categoría se denomina la oportunidad educativa, es decir, secuencia de posibilidades.
Para los padres esto es vital, ya que les ayuda a comprender lo que deben hacer con sus niños en la casa desde la lactancia misma. Y esto tiene que ver con el juego permanente e inteligente y la disminución de las actividades de televisión y de computador.

Se trata de que los papás y las mamás saquen a los niños de paseo y que allí hagan equilibrio, aprendan a patinar y a montar en bicicleta, a realizar juegos en donde se arman cosas y en donde interactúen con los demás niños.

Cuidado con las actividades sedentarias, ellas generan las nuevas enfermedades y síndromes de retraso y las nuevas adversidades, junto con la obesidad y demás consecuencias que son tratadas muy bien por los avances en resiliencia de lo cual trataré en otro momento.

En el colegio, la organización por equipos de estudiantes desde el ciclo 1 (preescolar hasta segundo grado) se hace indispensable para que puedan desarrollar las habilidades de la interacción y los niveles de compromiso y productividad en conjunto.

No se trata de lo que comúnmente se denomina, muy ingenuamente, el aprendizaje colaborativo. Poder compartir las loncheras de un equipo entre todos es parte vital del desarrollo de la sensibilidad, pero jugar y exponerse a situaciones cada vez más complejas en equipo es poder adquirir una de las habilidades más importantes del nuevo milenio: el trabajo en equipo.

Sea la oportunidad para invitar a los profesores a convertirse en maestros formadores para el logro de los desarrollo de los estudiantes en el marco, no solo de la democracia, sino de las potencialidades exigidas desde el futuro.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.