Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2015/08/12 14:00

Por un futuro más verde y próspero para todos

Las selvas del departamento del Caquetá son unas de las más afectadas de todo el país por la deforestación. Sin embargo, la educación está sembrando esperanza en esta zona.

El proyecto Bosques para el Futuro ha atendido desde el 2013 a 936 estudiantes en el Caquetá. Foto: Cortesía ARD.

Caquetá presenta preocupantes indicadores de deforestación que rondan en la tasa media anual a los 418,7 kilómetros cuadrados, cifra que representa el 27,25 por ciento de la tala de árboles de la Amazonía Colombiana durante un periodo de cinco años.

Estas condiciones ambientales llevaron a que CORPOAMAZONIA definiera una estrategia integral de intervención del territorio sostenible en el tiempo. De ahí surgió el proyecto “Bosques para el futuro”, que se inició con el apoyo de Colombia Responde, en septiembre del año 2013.

“Hemos encontrado que el problema no se soluciona con solo sembrar árboles sino principalmente educando”, explicó Gustavo Gutiérrez, coordinador del proyecto y añadió que, “para eso están los docentes”.

“Nosotros como docentes jugamos el papel de realizadores de ideas, nos comprometemos a enseñarles a los muchachos el respeto por la biodiversidad a través del desarrollo de capacidades básicas”, explicó el docente Fabio Andrés Obregón del Instituto Agroecológico de Cartagena del Chairá.

Desde el 2013 los resultados del proyecto Bosques para el Futuro incluyen 46 talleres de educación ambiental, 120 kits de juegos amazónicos entregados, 936 estudiantes atendidos, 12 Proyectos educativos de educación ambiental (Praes) y 12 proyectos ciudadanos de educación ambiental formulados, un aula itinerante de educación ambiental y se ha logrado el fortalecimiento de desarrollo de Mesas Departamentales de Educación Ambiental.

CORPOAMAZONIA tiene un equipo específico que trabaja en proyectos de educación ambiental en los colegios. Rafael Lozano Trujillo, coordinador de procesos educación ambientales explicó que “nosotros hemos construido nuestros métodos que incluyen kits pedagógicos para los docentes, contenido audiovisual, el club de ciencias, entre otros”.

El docente Obregón afirma que “este proyecto incentiva en los jóvenes y en sus familias el cuidado por el medio ambiente por medio de juegos y de una manera divertida y práctica. Nuestra herramienta de trabajo son los kits escolares que nos dieron”.

Otra de las estrategias apunta a capacitaciones sobre cultivo y manejo de proyectos productivos. Con el SENA los productores están aprendiendo a cultivar de forma amigable con el ambiente y a la vez  estos sistemas agroforestales permiten aumentar el flujo de ingresos.

Olivia Tovar es cabeza de familia, tiene cuatro hijos, vive con su madre de 82 años, con una tía de la misma edad y con el mayordomo en una finca bananera y cauchera a 30 minutos de San Vicente del Caguán. Su orgullo es la finca que posee y de la cual saca el sustento para su familia. Además, es una de las participantes de este proyecto.

“Soy muy afortunada porque además de que me dieron una estufa ecoeficiente con la cual ya no tengo que salir a talar árboles y dejo de contaminar, también participé en las capacitaciones que me ayudan con mi sistema productivo”, afirmó Tovar.

“Hay muchos mitos entre los campesinos como lo es que para la ganadería se debe tumbar monte, sembrar pasto y poner vacas, y esto es lo que debemos eliminar, pero a la vez es lo más difícil de lograr”, afirmó Gutiérrez, y añadió que “nosotros no perdemos la esperanza en las personas mayores, tenemos como ejemplo a la señora Olivia”.

Juan de Dios Vergel, director territorial de CORPOAMAZONIA, explicó que la corporación ha iniciado este trabajo con las comunidades en busca de encontrar espacios y alternativas de cultivo viables para el medio ambiente. Además, “hemos trabajado en sinergia con la institucionalidad del territorio que va desde las administraciones municipales, a los gremios, hasta el sector educativo representado por el Sena, entre otros”, añadió.

“Me da mucha tristeza ver como las personas acaban con los bosques. Para mí no hay nada más placentero que acostarme en mi hamaca, tomarme un café y mirar el verde de los árboles y a los micos que saltan de rama en rama. Y como dice el dicho, quien a buen árbol se arrima buena sombra le cobija”, concluyó Olivia.

Bosques para el futuro acaba de ganar la convocatoria al clima de Semana Sostenible como uno de los tres proyectos con mayor impacto para el cambio climático en el país.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.