Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/27/2017 7:00:00 AM

Profesores de la Universidad de Cambridge acusados de tener enlaces con el Kremlin

Como si revivieran los días de la Guerra Fría y del espionaje soviético, un grupo de expertos en inteligencia cortó sus relaciones con la institución debido a una fuerte influencia rusa.

;
Semana Educación

Sir Richard Dearlove, exjefe del Servicio de Inteligencia Secreta y exprofesor de la Universidad de Pembroke; Stefan Halper, asesor de política exterior de la Casa Blanca ante los presidentes Nixon, Ford y Reagan; y Peter Martland, un destacado historiador en espionaje, renunciaron como coordinadores del Seminario de Inteligencia de Cambridge - un foro académico para expracticantes e investigadores en espionaje occidental, organizado por la Universidad de Cambridge - debido a las preocupaciones sobre lo que podría ser, temen, una operación respaldada por el Kremlin para comprometer al grupo.

“Mi renuncia es debida a una inaceptable influencia rusa en el grupo”, dijo Halper.

El seminario fue creado por Christopher Andrew, historiador oficial del MI5 y expresidente de la Facultad de Historia de la institución, una de las personalidades más respetadas en su campo. Entre los asistentes a sus discusiones, que se celebraraban todos los viernes en la Universidad de Corpus Christi, han incluido a Mike Flynn, asesor de Seguridad Nacional electo por Donald Trump, y Sir Simon Fraser, subsecretario permanente de la Oficina de Asuntos Exteriores.  

Sir Richard y sus colegas sospechan que Veruscript, una nueva editorial digital que ha proporcionado fondos para crear una nueva revista de inteligencia y para cubrir algunos de los costos del seminario, puede actuar como un frente para los servicios de inteligencia rusos. Además, existe el miedo de que Rusia esté tratando de utilizar el seminario como una plataforma para dirigir de manera encubierta el debate y la opinión sobre temas de seguridad y defensa, afirmaron dos personas que prefirieron mantener su identidad en el anonimato.

Por su parte, el diario Financial Times no ha sido capaz de justificar de manera independiente sus reclamaciones y no se han proporcionado pruebas concretas para respaldar las acusaciones. Sin embargo, Dearlove, Halper y Martland se retiraron del curso. Y es que la preocupación por la subversión rusa en occidente ha ido en aumento. Con las relaciones entre Londres y Moscú en su punto más bajo desde el apogeo de la Guerra Fría, las agencias británicas de espionaje, estimuladas por la creciente preocupación por la intromisión soviética en las elecciones de Estados Unidos, están trabajando horas extras para contrarrestar la acción encubierta rusa en Reino Unido.

Un alto funcionario de seguridad de Whitehall dijo al diario británico The Guardian que aunque las autoridades no podían hacer comentario sobre investigaciones específicas, eran conscientes de que sospechas como las señaladas en Cambridge eran “el tipo de cosas que sabemos que son motivo de preocupación”. De hecho, la disputa en Cambridge restablece los incómodos recuerdos de la Guerra Fría.

Mientras que la atmósfera intelectual de Cambridge en la década de 1930, señalada por llevar un pensamiento socialista radical, era un terreno de reclutamiento ideal para agentes soviéticos jóvenes y carismáticos como Kim Philby y Guy Burgess, el ambiente académico moderno es un blanco menos obvio para el espionaje ruso.

El profesor Andrew, cuyos libros sobre la KGB están entre las investigaciones más exhaustivas sobre la historia de la guerra de información rusa, así como el infame anuario espía de Cambridge de los años treinta, dijo que la sugerencia de una operación secreta rusa para comprometer el seminario era "absurda".

El profesor Andrew dijo que su renuncia no estaba relacionada con Versucript. Por su parte, Neil Kent, el principal organizador del seminario y experto en cultura rusa, dijo que era “inconcebible” que el gobierno ruso estuviera de alguna manera involucrado. "Cambridge es un lugar maravilloso para las teorías de conspiración, pero la idea de que hay un entramado maquiavélico aquí es ridícula", dijo. "La idea de que cualquiera de nosotros estuviera involucrado en cualquier cosa que padezca la influencia rusa no tiene sentido... el asunto es ridículo”.

Pero lo cierto es que el señor Kent es responsable de establecer los vínculos entre el seminario y la organización en el centro de la controversia, Veruscript, y esto fue establecido por un amigo de Kent en Cambridge, Gleb Cheglakov, un físico ruso.

Según Kent, la nueva revista costará alrededor de 50.000 libras esterlinas al año para funcionar y, aunque la financiación de arranque está siendo suministrada por Veruscript, en última instancia, se basará en otras fuentes de financiación, para garantizar su independencia. Además, el señor Kent dijo que no sabía de dónde provenía el dinero de Veruscript.

Los registros corporativos indican que Veruscript está dirigido por una empresa llamada AGC Partners, con sede en Londres. Cheglakov dijo al Financial Times que la compañía fue creada por él usando su propio dinero, aunque legalmente es propiedad de Nazik Ibraimova, su esposa. La compañía, que cuenta con un sitio web sofisticado y emplea a una docena de personas, afirma que agitará el negocio de la edición académica pagando las revisiones de sus artículos por académicos aprobados.  

Además, los registros corporativos muestran que la señora Ibraimova financió la compañía con una serie de préstamos de 50.000 libras esterlinas hechos durante seis meses. En el último año, la compañía se ha expandido significativamente. Sus cuentas muestran una pérdida de 410.000 libras esterlinas en 2015, el último año para el que se han presentado las cifras.

En un comunicado, Cheglakov dijo: “Estamos en modo de puesta en marcha y Veruscript está buscando expandirse significativamente. Nosotros publicaremos revistas de todo el espectro de la investigación, como ciencias, humanidades y ciencias sociales. Somos una editorial basada en la comunidad. Además, el Diario de Inteligencia y Estudios de Terrorismo es nuestro primer diario para lanzar”. Pero Cheglakov no se refirió específicamente a la cuestión de cualquier conexión entre la empresa y el gobierno ruso. Hizo hincapié en que todas las revistas respaldadas por Veruscript serían independientes editorialmente de la organización. "Nuestro objetivo es ser una fuerza de bien dentro de la industria editorial", dijo.

Para estar enterado sobre las noticias de educación en Colombia y el mundo, síganos en Facebook y en Twitter.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.