Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/7/2016 7:00:00 AM

“Vamos a posicionar a Santa Marta como una ciudad de educación”

En la capital de Magdalena muchas cosas están cambiando en materia de educación; por eso, Semana Educación habló con Ingris Padilla, secretaria de educación de Santa Marta, para conocer más.

;
Semana Educación

SEMANA EDUCACIÓN: ¿Cuál fue el reconocimiento que recibió? 
Ingris Padilla: La Fundación de Periodistas Bolivarianos de América Latina consideró mi nombre para una premiación que se hace anualmente y me entregaron la medalla Simón Rodríguez, un reconocimiento que evoca al maestro de Simón Bolívar. Yo creo que ese premio fue un estímulo para incentivar el cambio que se está llevando a cabo en la ciudad de Santa Marta. 

S.E.: Se ha hablado que en Santa Marta muchas cosas están cambiando, ¿Cómo se ve ese cambio reflejado en la educación? 
I.P. Dimos un salto muy importante ya que el cambio de la ciudad fue notorio. Por ejemplo seremos sede de los Juegos Bolivarianos 2017. En el sector educativo el cambio fue muy importante: empezamos por la dignificación de la labor de los docentes. Encontramos muchos profesores desmotivados, quizás a causa de los retrasos que hemos vivido por años, y empezamos a motivarlos generando buenas relaciones con ellos, dándoles un trato digno y respetuoso, fueron incluso declarados personas ilustres de la ciudad y es porque entendemos que la educación es el motor  de desarrollo de la sociedad y ellos juegan un papel determinante. Además hicimos un saneamiento de pasivos, encontramos deudas de 10, 12 y hasta 18 años en el sector educativo y nadie se quería hacer responsable. Pudimos también implementar un pago oportuno a los maestros, ellos hacen una labor que debe ser reconocida y exaltada, es indigno que tenga que reclamar esa remuneración. 

S.E.: ¿Que ha pasado en cuanto a la cobertura?
I.P.: Toda esta situación hizo que se consolidara una mayor confianza en el gobierno y que la cobertura aumentara, por eso tenemos más estudiantes en este momento. Fuimos de casa en casa y se convirtió en una meta vincular a todo aquel que se encontrara por fuera del sistema. También hicimos depuración del sistema de matrículas, pues estas presentaban un número alto pero que no era real en su totalidad. A esos nuevos estudiantes les empezamos a dar una educación de calidad y allí empezó el reto más grande: una revolución tecnológica. 

S.E.: ¿Qué uso le han dado a la tecnología en la región para la educación?
I.P.: Se compraron 28.000 tablets, dentro de ellas 2.000 fueron para los maestros; este material fue distribuido por medio de ferias escolares. Pasamos de 40 niños por computador a 3, que es una relación inferior de la media nacional. El reto es ahora el uso pedagógico e inteligente de este nuevo material tecnológico. Seguramente con mayor compromiso, tenacidad y esfuerzo vamos a posicionar a Santa Marta como una ciudad de educación.

S.E.: ¿Y con estos elementos a dónde quieren llegar?
I.P.: Se planteó que Santa Marta fuera declarado territorio libre de analfabetismo en 4 años. En el primer trimestre del año 2014, el presidente Juan Manuel Santos y la ministra de Educación Gina Parody declararon la ciudad libre de analfabetismo y hemos podido sostener la meta con un programa que se llama “A, B, C, todos leemos”. 

S.E.: Hay colegios de la ciudad que no presentaban condiciones adecuadas para los estudiantes, ¿Qué se ha hecho para mejorar? 
I.P.: Otro gran logro fue intervenir en las infraestructuras. Por ejemplo una institución que era patrimonio tuvo que ser evacuada por alto riesgo de derrumbamiento. Este colegio, El Celedón, lleva 4 años de intervención y en diciembre del 2015 se implementaron nuevos recursos para iniciar obras  porque solo se reestructuró la infraestructura y quedaron faltando detalles como los pisos, la pintura, los techos y ventanas. En este proyecto se invirtieron alrededor de 3.000 millones de pesos. Lo que emprendimos fue una construcción de nuevas estructuras: mejoramiento y ampliación de los colegios, teniendo en cuenta que las zonas de mayor demanda tienen insuficiencias. La meta es poder intervenir en 25 instituciones educativas más. 

S.E.: La ciudad también presenta preocupantes cifras de desnutrición, ¿Ustedes están al tanto de eso?
I.P.: Con la alimentación escolar vivimos una dificultad con la reasignación de recursos que hizo el gobierno nacional. Nosotros estábamos atendiendo en el 2011 y hasta el 2012, 27.000 estudiantes aproximadamente. Al comprobar que la alimentación escolar es la estrategia de permanencia por excelencia, el gobierno distrital hizo esfuerzos importantes y superó la inversión del gobierno. La última inversión del gobierno en el 2015 fue de 5.300 millones de pesos y Santa Marta aportó más de 6.000 millones, con eso logramos llegar a 55.400 niños que recibían una ración de alimento diaria.

S.E.: Y con todos esos logros, ¿Qué queda por mejorar?
I.P.: El reto más grande es mejorar los resultados de las pruebas Saber 11. “Movilización social por una educación de calidad” es un programa que integra 9 proyectos que buscan potencializar habilidades de los estudiantes y maestros pero de una manera diferente. Por ejemplo se hacen olimpiadas de ajedrez y del conocimiento, un festival de literatura que se llama “Santa Marta Lee”, el modelo de Naciones Unidas. Este año la movilización fue reformada para mejorar las competencias lecto-escritoras y de matemáticas, para poder salir de los últimos lugares en materia de desempeño y calidad en las pruebas Saber 11.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.