Sábado, 25 de febrero de 2017

| 2015/12/11 18:00

'Los juegos del hambre', otra narración tradicional

Katniss Everdeen es la pieza que inicia todas las transformaciones en la película. Su simple aparición, puede derrumbar hasta lo que parecía inmóvil, un recurso recurrente que no añade nada nuevo a la trama.

Jennifer Lawrence, la actriz que da vida a Katnees Eveerden en la adaptación cinematográfica de 'Los Juegos del hambre' Foto: Commons.Wikipedia.org
;
Semana Educación

En Panem, un mundo imaginario de tiranía y opresión, el Capitolio somete férreamente a sus distritos. Desde el levantamiento del distrito número trece, que produjo incontables muertes y la desaparición del mismo, la sede del Gobierno se había esforzado por mantener el orden en el resto de demarcaciones por medio de la fuerza y de la distracción.   

Una de las medidas que usó para apaciguar a la población fue la creación de ‘Los Juegos del Hambre’. En este espectáculo, monitoreado hasta el último detalle, se confinaba a dos jóvenes de cada distrito (en total, 24), a los que se les obliga a luchar por su supervivencia. El ganador era aquel capaz de acabar con sus competidores, de asesinar al resto uno a uno. El premio para el vencedor, en un macabro gesto compasivo del Capitolio, es perdonarle la vida.

En la película Los Juegos del Hambre, dirigida por Gary Ross, Katniss Everdeen es la elegida, junto con Peeta Mellark, para representar al distrito número doce en la arena. La personalidad irreverente de la protagonista provoca el levantamiento del resto de distritos, cansados de la represión dictatorial del Capitolio.

Del espectáculo, que pretendía atemorizar y someter a la población, emerge un símbolo de resistencia, que le da a la rebelión el impulso que necesita. Así, con la aparición de Katniss, los distritos que habían vivido entre el oprobio y la miseria se levantan.

Ya se dijo en Oriente: “el aleteo de una mariposa puede cambiar el mundo”. En Los Juegos del Hambre el aleteo es Katniss Everdeen. En la tradición cinematográfica, especialmente en los Westerns, en las películas Film noir de crimen y en las películas más taquilleras, suele haber situaciones que apelan a la emocionalidad, como la injusticia y la tiranía, que impulsan a personajes protagónicos a enfrentarse a fuerzas oscuras, a actuar y generar situaciones corregidas.

Una característica de este tipo de narraciones es que concibe al mundo sin matices. Y en lugar de entenderlo como un engranaje complejo en el que interactúan muchos actores, se enfocan en un enfrentamiento entre héroes y villanos. El desarrollo de la película puede reducirse al simple aleteo de la heroína Katniss Everdeen, que con su sola aparición hace posible la victoria de los rebeldes.

¿Acaso atrapar una mariposa, que migra por el invierno, y mirarla, es suficiente para explicar el futuro? ¿No hay cientos de mariposas más aleteando en búsqueda de nuevas tierras? ¿No están también los osos por hibernar y los pájaros volando hacia el sur? ¿No es absurdo adjudicarle a una mariposa la posibilidad de cambiar al mundo?

La película, en una narración tradicional, muestra que el tiempo no es más que una rueda en la que los individuos, sin importar su posición, giran ciegos en el devenir de la historia a la espera de que una heroína les dé sentido.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.