Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/13/2014 2:00:00 PM

¿Se compra la democracia?

Lastimosamente, las votaciones se prestan para prácticas corruptas, sobre todo en poblaciones alejadas o vulnerables. SEMANA Educación recoge una de tantas historias que tienen lugar durante los años electorales.

En época electoral son usuales las historias de personas que reciben tamales, tejas, bultos de cemento y almuerzos a cambio de un voto por un candidato en particular. En Arauca, una región azotada por el conflicto armado, cultivos ilícitos, el clientelismo político y el abandono del Estado, no es la excepción.

SEMANA Educación habló con habitantes del municipio de Tame quienes relataron cómo se llevan a cabo algunas de estas prácticas corruptas en particular con los indígenas Guahibos, cuyos resguardos quedan a pocos kilómetros del casco urbano de este municipio. Esta operación, afirman los habitantes, se repite en la mayoría de elecciones en el departamento.

Semanas antes de la votación, los políticos suelen llegar a los resguardos indígenas para una fiesta a la que llevan comida, música, licor y material de campaña como camisetas y gorras. El día antes repiten la visita y concretan con ellos la hora a la que un camión pasará para recogerlos y llevarlos al punto de votación.

Según cuenta una habitante de la región, quien pide que se le reserve la identidad, el día de las elecciones transportan de 50 a 60 indígenas en estos camiones de estacas sin asientos o seguridad alguna. Al llegar a Tame les reparten lo que los indígenas mismos llaman ‘la estampita’, que no es otra cosa que una foto del candidato por el que deben votar. Esto se debe a que la gran mayoría de indígenas son analfabetas y esa es la manera que usan algunas campañas para indicarles por quién votar.

Después del voto viene el almuerzo prometido. A veces los devuelven al resguardo, a veces no. Ya la transacción está hecha. Y esto se repite, lastimosamente, con frecuencia. 

Historias como estas hay muchas en Colombia. SEMANA Educación hace una invitación a recordar el valor del voto a conciencia, sin presiones, con libertad. Un voto que permite elegir y exigir a los mandatarios en ejercicio los derechos de la ciudadanía.



¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.