Domingo, 4 de diciembre de 2016

| 2016/10/11 12:14

Ser Pilo Paga, el programa que le apuesta a la igualdad

Una de las acciones del Ministerio de Educación Nacional para cerrar las brechas en el país se ha enfocado en ofrecer a los jóvenes de escasos recursos la posibilidad de estudiar en las mejores universidades del país. Conozca cómo va el programa.

Ser Pilo Paga, el programa que le apuesta a la igualdad Foto: Ministerio de Educación, Prensa

“Cuando terminé el colegio y le dije a mi mamá que quería seguir estudiando me dijo ‘mijo, aquí vivimos de un mínimo’. Para presentarme a la Nacional tuve que romper la alcancía para poder pagar la inscripción”, cuenta Juan Esteban Taborda Soto, un joven del barrio Villa del Socorro en Medellín. Como él, miles de bachilleres, cada año, en Colombia, temen quedarse sin la posibilidad de acceder a la educación superior.

Por eso el Gobierno Nacional implementó el programa Ser Pilo Paga para que los estudiantes de escasos recursos, con los mejores resultados en las Pruebas Saber 11, pudieran acceder a una de las universidades acreditadas en alta calidad. Juan Esteban, por ejemplo, obtuvo el puesto 15 en las pruebas de Estado a nivel nacional y hoy hace parte del primer grupo de  Pilos que accedió a uno de los créditos condonables que se convertirán en becas del 100% una vez obtenga su título como Ingeniero Civil de la Universidad Nacional de Colombia.

Desde el Ministerio de Educación de Educación, Gina Parody, impulsó este programa con la idea de garantizar igualdad de oportunidades, es decir, que el futuro de los jóvenes no estuviera determinado por el lugar donde nacían o por la plata que tenían, sino por su talento y disciplina.  “Los Pilos tienen hoy la oportunidad de estudiar, de ser lo que quieren ser y no lo que les toca. Ingenieros, médicos y artistas no se diferencian por lo que tienen en el bolsillo sino por lo que tienen en la cabeza”, según afirma el Ministerio de Educación.

Ese es el caso de Adriana Cabrera de 18 años, hija de una ama de casa y un campesino de  Policarpa en Nariño. Las difíciles condiciones económicas y el conflicto armado hacían de la universidad un sueño. Hoy Adriana estudia Ingeniería Ambiental en la Universidad Autónoma de Occidente en Cali, y será la primera de su familia en ser profesional.

El programa, en el que el Gobierno Nacional ha invertido cerca de $498 mil millones, también es una apuesta por la educación superior de calidad en el propósito de convertir a Colombia en el país mejor educado de América Latina. Por esa razón, los beneficiarios deben adelantar sus estudios en una de las 44 universidades públicas o privadas que hoy cuentan con Acreditación en Alta Calidad.

Actualmente 21.717 jóvenes se encuentran cursando sus estudios en universidades con acreditación en alta calidad;  9.504 de ellos hacen parte de la primera edición del programa y 12.213 de la segunda. El próximo 22 de octubre se conocerán los nombres de los 10.000 nuevos pilos que harán parte de la tercera edición.

¿Y cómo van los “Pilos”?

“Los Pilos no solo se han adaptado satisfactoriamente a la vida universitaria, sino que además han hecho que nuestra comunidad adquiera un mayor sentido de la solidaridad. En muchos casos los estudiantes tradicionales le ayudan a los becarios a obtener las fotocopias y los materiales que necesitan”, aseguró José Obdulio Velázquez, rector de la Universidad de La Sabana.

En la actualidad, el programa cuenta con Pilos provenientes de 947 municipios a lo largo y ancho del país. En su primera edición un 62,14% de los estudiantes se trasladaron desde sus lugares de origen para poder iniciar sus estudios, mientras que en la segunda edición lo hicieron un 70,57% de los beneficiarios, quienes se han concentrado en los departamentos que cuentan con el mayor número de universidades certificadas.

En Bogotá, por ejemplo, 7.844 jóvenes están matriculados, en Antioquia, 3.987; en Valle del Cauca, 2.412; en Atlántico, 2.245; y en Santander, 1.589. La mayoría de los beneficiarios de Ser Pilo Paga 1 y 2 cursan programas de Ingenierías y arquitectura. No obstante, las Ciencias Sociales y Humanas no han sido relegadas. Alrededor de un 19.12%  de los Pilos cursan carreras de estas áreas del conocimiento.  

Debido a que buena parte de los Pilos han preferido desplazarse desde sus lugares de origen a otros municipios o ciudades, el Ministerio de Educación Nacional destina el 23% del presupuesto del programa a subsidios de sostenimiento que permiten disminuir la tasa de deserción por razones no académicas. Las universidades también han hecho lo propio implementando estrategias de atención y seguimiento que les permiten responder las necesidades académicas y sociales de sus Pilos.

“Ser Pilo Paga es un programa que vino para quedarse, lo vamos a convertir en una Política de Estado y aquí nadie podrá acabar con él”, aseguró el Presidente Juan Manuel Santos, ante un auditorio de 1.500 Pilos de Barranquilla. “Y ustedes, estudiando, con buenas calificaciones, aprovechando esta oportunidad serán los grandes defensores de esta iniciativa”, afirmó el Jefe de Estado.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.