Viernes, 2 de diciembre de 2016

| 2016/07/28 07:00

5 lecciones de las series de TV para aplicar a la educación

Semana Educación recoge las enseñanzas de las producciones más famosas, aplicables al ámbito educativo.

5 lecciones de las series de TV para aplicar a la educación Foto: Facebook.com/Houseofcards

Las series de televisión monopolizan las grandes producciones, los recursos financieros y a los actores de Hollywood de mayor renombre. Nadie, tampoco la audiencia, es ajeno al gran éxito que han acaparado a lo largo de estos últimos años los productos destinados a la pequeña pantalla.

De la mano de plataformas que combinan la creación masiva de contenido con la difusión por medio de internet, como Netflix, las series se han posicionado no sólo como un producto de ocio, sino también como una herramienta con capacidad de influir y modificar hábitos, igual que el cine en sus comienzos.

Semana Educación recoge las grandes lecciones que se extraen de las series más exitosas que son tendencia en la actualidad y que perfectamente se pueden trasladar a la educación y al aprendizaje.  

Trabajar en equipo para alcanzar el éxito. The Walking Dead.

El universo zombi se expande, y las pocas personas que quedan luchan por no ser parte de él. El entorno hostil, dificulta la supervivencia y cualquier paso en falso es definitivo.

Con este panorama, los protagonistas encuentran en la colaboración el único modo de mantenerse con vida y lograr una ventaja competitiva frente a sus victimarios, que no cuentan con una organización interna estable.

Una estrategia efectiva que, además, nutre el grupo para adaptarse a la nueva realidad que deben enfrentar. Es el caso de los trabajos de clase en los que se exige la colaboración de todos los estudiantes: es más probable que el producto final se enriquezca si se debate sobre las opciones entre varios y se incluyen conclusiones desde los diferentes prismas posibles. Le puede interesar: Ver una maratón de series televisivas podría ser dañino

Aprovechar las oportunidades. Mad Men.

Esta serie ambientada en los años 60, cuando el sector de la publicidad comenzó a dar sus primeros pasos, es un retrato ágil y fiel de la competitividad que caracterizan las empresas cuando tratan de posicionarse en un mercado en expansión.

Es, además, una reflexión sobre la importancia de no dejar pasar las oportunidades laborales, de no descuidar a los contactos y de diversificar las opciones a nivel laboral.

Por ejemplo, Don Draper, quien empieza la serie como vendedor de coches y acaba convirtiéndose en el gran magnate del sector ¿Cómo lo consigue? Tras conocer de forma fortuita a Roger Sterling, dueño de una firma de publicidad, se arriesga a aceptar un trabajo en la compañía sin tener experiencia.

Más adelante, Draper le devuelve el favor a su secretaria Peggy y le propone que sea creativa de la empresa. A pesar de sus miedos e inseguridades, la joven acepta y se vuelve una mujer de éxito en el sector.

En el caso de la educación, a la hora de replantearse, por ejemplo, hacer o no una carrera o seguir formándose, resulta importante abrirse a las posibilidades y no cerrarse a ninguna opción que suponga crecimiento personal.

Ambición para progresar. 2 Broke Girls.

Triunfar en Nueva York no es su principal objetivo en la vida, como le sucede a la mayoría de personas que se desplazan a la gran manzana persiguiendo su sueño. En el caso de Max y Caroline, las protagonistas, lo único que buscan es llegar a fin de mes y poder pagar la renta.

Lastradas por las deudas, sin una unidad familiar a la que acudir y con un futuro laboral incierto, las dos amigas deciden dar un giro de 180 grados a su situación y buscan una fuente de ingresos para afrontar el vacío financiero en el que están sumidas. Así, se convierten en emprendedoras y empresarias independientes, aunque sin experiencia alguna.

La ambición les lleva entonces a unir fuerzas y fundar una pequeña empresa que, con mucho esfuerzo y trabajo, les brinda cierta estabilidad económica.  

Esta capacidad de sobreponerse a los baches trasladada al ámbito educativo marca la diferencia, por ejemplo, a la hora de elaborar un trabajo de fin de curso más completo frente a otro con el que solo se busca el aprobado. La ambición es también esencial para generar transformaciones que incidan en la mejora de la calidad del sistema educativo del país y no conformarse únicamente con configurar políticas caducas, mal planteadas y cortoplacistas.

Ser constante y metódico en lo que uno se propone. House of Cards.

Francis y Claire Underwood saben lo que quieren, y no hay nada que les pare en su camino hacia el éxito.

Los dos personajes de la famosa serie de Netflix no son el mejor ejemplo en lo que a la consecución de los sueños de forma ética y moral se refiere Pero sí lo son en cuanto a ciertas actitudes que hay que desarrollar cuando se busca materializar un objetivo en el mediano y largo plazo: ser decidido, firme y perseverante. No sobrecogerse ante la adversidad y, en caso de encontrarse con contratiempos, reformular el modo de proceder con inteligencia y determinación.

Son estas actitudes las que permiten perseverar a nivel educativo y en el aprendizaje: tener claro que ser constante da sus frutos.

Quizá le interese: ¿Qué es y cómo funciona Netflix?‘

La superación personal como forma de vida. Game of Thrones.

Muchos de los personajes que aparecen en la serie de HBO comenzaron su recorrido en este “juego de tronos” desde una posición de docilidad, de abnegación y sometimiento. Arya y Sansa Stark o Daenerys Targaryen son algunos ejemplos de esta pasividad y comodidad ante la vida que, con el paso de la serie, transforman en madurez y entereza.

Es esta superación personal, esta capacidad de entender cómo funciona su entorno y transformar sus carencias en su propio beneficio, lo que les permite sobrevivir en el mundo hostil en el que se desarrolla su personaje.

Esta forma de encarar las dificultades puede brindar herramientas a profesores y estudiantes para enfrentar el matoneo, encarándolo y tomando medidas férreas para erradicarlo.

Le puede interesar: VIDEO, El Game of Thrones de la política colombiana.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.