Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/28/2017 4:00:00 PM

Cinco señales de alerta para prevenir el suicidio infantil

El matoneo, la pérdida de un año escolar y la intolerancia al fracaso son algunos de los motivos que conducen a los menores a cometer este acto.

;
Semana Educación

Las noticias no dejan de hablar sobre el juego de la Ballena Azul que ya ha cobrado la vida de varios menores de edad en Colombia. La dinámica, compuesta por cincuenta retos, tiene como última fase el suicidio. Padres de familia y la comunidad educativa se encuentran preocupados ante los alcances de esta moda que afecta la salud emocional de los niños. 

De acuerdo a un informe del área de Salud Mental de la Universidad de La Sabana, la pérdida del año escolar, la baja autoestima, los sentimientos excesivos de culpabilidad, el consumo de drogas, la intolerancia al fracaso y ser víctima de acoso son las principales señales que alertan sobre una tendencia suicida en niños y adolescentes.  

El informe señala que el fracaso escolar es la causa de por lo menos el 5 % de los casos de suicidio infantil. Al mismo tiempo, entre el 5 % y el 10 % de los menores que son víctimas de matoneo han pensado en algún momento en auto agredirse.

Lea: Cómo prevenir las consecuencias de la Ballena Azul

Para Yahira Guzmán, psiquiatra y jefe del área de Salud Mental de la institución, el tema del suicidio con los niños se debe tratar, según la edad, de forma abierta, espontánea y natural. No como algo positivo pero tampoco como un tabú. “El suicidio se tiene que asumir como un evento que no debe ser glorificado. Al hablar del tema los padres se deben respaldar con información sólida sobre la prevención y los factores de riesgo, pero nunca de manera explícita ni con detalles”, señala la experta.

Según cifras recientes de Medicina Legal, que fueron analizadas en el informe, al 31 de marzo de 2017 se han suicidado 65 niños con edades entre los 5 y 17 años; de ellos un caso se presentó en menores de 5 a 9 años, 35 episodios en chicos de 10 a 14 años y 29 eventos en adolescentes entre 15 y 17 años. De esta cifra, 36 suicidios los han cometido hombres y los 29 restantes han sido mujeres menores de edad.

Le puede interesar: "13 reasons why": ¿una apología al suicidio?

¿Cuáles son los factores de riesgo y que se pueden detectar a tiempo para prevenir el suicidio infantil?
De acuerdo con el informe de la universidad y las recomendaciones de los expertos, estos son los cinco factores de riesgo detectables para prevenir el suicidio en los niños.

1. Fracaso escolar: No le exija ni presione al niño para que dé resultados académicos que no puede dar. Antes que ser competitivos, los menores deben ser felices en el colegio. Recuerde, perder un año es la causa de por lo menos el 5 % de la ideación suicida.

2. Bullying: Los pequeños víctimas de matoneo están en riesgo de quitarse la vida. Entre el 5 % y el 10% de los menores afectados por esta conducta pueden llegar a presentar pensamientos suicidas.

3. Soledad y aislamiento: Permanecer solos en casa y sin acompañamiento, hace sentir a los niños desatendidos y a pensar cosas que seguramente acompañados no pensarían. Por ejemplo, hacerse daño o consultar contenido inapropiado, sexualmente explícito o con mensajes suicidas en Internet.

4. Riesgo de imitación: Esta conducta es más frecuente en adolescentes y se presenta cuando la persona se da cuenta o se entera que un amigo o compañero tuvo una conducta suicida como: cortaduras en brazos, cuello o piernas; o consumo mezclado de medicamentos o drogas que pueden ser letales.

5. Cambios de comportamiento: No solo se trata que dejen de comer o de dormir, o que les empiece a ir mal en el estudio; cualquier cambio del niño en la forma de comer, dormir, vestir, actuar o si se pone más irritable de lo normal, son signos de alarma que padres y cuidadores deben tener en cuenta.

Lea también: Así es el dramático mundo de los hipersensibles.

¿Cómo prevenir el suicidio en los niños?
De acuerdo a los expertos, estos son siete consejos para que los padres hablen sobre el suicidio en casa con sus hijos.

1. Si se presenta un intento o acto suicida en los compañeros del niño, trate el tema de manera abierta y natural. “¿Tú qué piensas?, ¿Qué opinas?, ¿Qué has sabido?”: Son preguntas que deben hacerse sin rodeo. 

2. No hable con ellos de suicidio solo porque vio una noticia en televisión, la escuchó en la radio o la leyó en la prensa. La clave es tratar el tema desde las causas y hacer un ejercicio con el menor para que comprenda las razones que llevaron a su compañero a hacerse daño.

3. Tenga una buena comunicación con sus hijos. Esta es la clave para generar confianza con el menor y que le cuente lo bueno y lo malo; nunca lo juzgue y siempre muéstrele que de cada mala acción hay un aprendizaje. Recuerde, nada es urgente ni para siempre.

4. Si se da cuenta que el niño intentó hacerse daño, no se alarme exageradamente. No pregunte por el método que utilizó sino por las razones que lo llevaron a tomar esta decisión.

5. Enséñele al menor a entender el fracaso como una oportunidad. Explíquele que en la vida se pueden presentar pérdidas emocionales, económicas y afectivas. Esto le permitirá fortalecer su carácter y le ayudará a entender que para superar las pérdidas no es necesaria la auto agresión.

6. No menosprecie ni minimice las conductas autoagresivas sencillas. Cortarse intencionalmente con hojas de papel o lesionarse con objetos cortopunzantes como una cuchilla de afeitar, son un llamado de atención para entrar a discutir el tema y saber qué está pasando.

7. No deje visiblemente medicamentos, venenos o fertilizantes que estén al alcance de los niños.

Para estar enterado sobre las noticias de educación en Colombia y el mundo, síganos en Facebook y en Twitter.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.