Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/30/2014 10:00:00 PM

No lo ayude con las tareas

Un exhaustivo estudio ha demostrado que involucrarse en la educación de los hijos podría empeorar sus resultados académicos.

En enero de 2014, dos profesores de sociología de prestigiosas universidades norteamericanas publicaron el estudio más grande de la historia de cómo se afectan los logros académicos de los hijos cuando sus padres se involucran. La investigación fue publicada bajo el nombre ‘La brújula rota’ (The broken compass).

Keith Robinson, de la Universidad de Texas, y Angel L. Harris, de Duke, hicieron un barrido de tres décadas de datos en el que tomaron en cuenta una amplia variedad de intervenciones paternas como ayudar con la tarea, hablar con los niños de sus planes a futuro, ir a reuniones con los profesores y ser voluntarios en el colegio. Para evaluar si las calificaciones cambiaban midieron el desempeño académico en general y las notas en las áreas de lectura y matemáticas.

Los resultados fueron sorprendentes. Durante los años de educación básica, que es cuando los padres asumen que sus hijos necesitan más ayuda, la participación de los adultos en la vida escolar no mostró tener impacto alguno. Y lo que es peor, ya en secundaria, los hijos cuyos padres demostraban algún tipo de intervención tenían peores calificaciones que aquellos que no. Esto se daba en todo los contextos sociales y sin importar el grado de educación, raza o situación económica de los padres.

¿Entonces toda participación en la educación de los hijos es mala? Los investigadores dicen que no. Por ejemplo, interacciones en casa como leerle a los niños en voz alta, mostrarles -más que solo hablarles- de la importancia de la educación, y animarlos a que cuestionen e investiguen más allá de lo que les dicen en clase, tienen un impacto positivo. Además, aquellos padres que se preocupan por que sus hijos queden con el mejor profesor en el colegio sí logran tener una mejoría en las calificaciones.

Por último, Robinson y Harris le dicen a los padres que no todo beneficio para sus hijos debe medirse en cómo o cuánto mejoran sus calificaciones. Por ejemplo, la participación de los padres en temas como exigir mejores instalaciones y programas extracurriculares ayudan a que los niños tenga un mejor ambiente escolar. Y eso también es importante.

El estudio completo está disponible para descarga.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.