Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2010/04/30 00:00

“Un candidato muy profundo no gusta; muy superficial, tampoco”

El semiólogo Armando Silva analiza la influencia de los debates en televisión y la imagen de los candidatos sobre la opinión de los ciudadanos.

Armando Silva, semiólogo y filósofo. Autor de la serie 'Ciudades imaginadas'.

En entrevista con Semana.com, el semiólogo y filósofo Armando Silva explica la importancia de los medios masivos de comunicación y las nuevas tecnologías en el debate electoral. También analiza cómo son percibidos los candidatos presidenciales a partir de su imagen en televisión.

Silva es experto en análisis urbanos, de medios y del arte. Dirige el doctorado en Estudios Sociales en la Universidad Externado de Colombia.

Semana.com: ¿Qué impacto tienen los debates sobre la opinión de los televidentes?

Armando Silva
: Vivimos una época de contagios. Los miedos, las emociones, los sentimientos que se representan se expanden por la colectividad. En eso los medios son dominantes: resaltan las representaciones sociales y ayudan a la formación de los imaginarios cotidianos.

Semana.com: ¿Qué importancia tienen los debates presidenciales en estas elecciones?

A.S.:
Son una novedad. Los medios en Colombia están jugando un rol significativo, no sólo acompañan el debate, también lo proponen y lo siguen. Es interesante esa ecuación donde un candidato pasa por la televisión, como una nueva forma democrática basada en su sex-appeal visual. La televisión resume la velocidad que se exige a un presidente moderno, y la prensa los análisis inmediatos.

Semana.com: ¿Los debates podrían determinar una elección?

A.S.:
Sí. En especial cuando aumentan las dudas. Los medios ayudan a canalizar, a darles cuerpo a sentimientos colectivos. Obama, por ejemplo, antes que todo es un imaginario, que por momentos se desinfla. Los medios lo diseñaron como el anti-Bush que necesitaba su país.

En Colombia, en la primera elección de Uribe, los medios seleccionaron a la guerrilla como su enemigo público, y él encarno ese deseo. Por esta razón, Santos estaba seguro, él representa un sentimiento de continuidad hacia ese mismo enemigo. Pero la gente ahora, con ayuda de los medios, empezó a darles salida a otros sentimientos. Se creó la imagen (y esto fue un triunfo de Uribe, paradójicamente) de que el ‘enemigo’ esta casi derrotado.

Entonces llegó la duda y salieron otros temas a la agenda: la anticorrupción, la ética, la salud, el desempleo, y “apareció” un candidato que los lideraba: Mockus. No es que sea una invención mediática. Sucede que los medios le dieron forma a un sentimiento colectivo y esa forma se encarna en un candidato. Sin darse cuenta, el uribismo mediático creó a Mockus y atajó, por ahora, a Santos.

Semana.com: ¿Qué es más importante para un televidente: la imagen de un candidato o su programa?

A.S.:
Lo más importante es la seducción. Y esta se ejerce con emociones, como la belleza, el gesto, la voz, pero también con las ideas, es una combinación. Un candidato muy profundo no gusta. Muy superficial, tampoco.

Semana.com: En segunda vuelta, cuando son sólo dos candidatos, ¿qué importancia tienen los medios?

A.S.
: La segunda vuelta será de dominio mediático. Sólo ahora estamos comprendiendo las diferencias entre los medios masivos como la prensa o la televisión, de las nuevas tecnologías de la información. La redes sociales le dieron el primer impulso a Mockus. Y esto funciona en la red. De sectores de élite, como intelectuales, se extiende hacia otros estratos y sectores sociales. O sea: no hay que ver televisión, sino estar conectado a la red, para recibir sus influencias. Los medios son centrífugos. Tienden a salirse del centro y expandir su influencia por la tangente.

Semana.com: Finalmente, ¿cuál es su opinión sobre los gestos y los símbolos de los candidatos?

A.S.:
Estas elecciones son una clara demostración de unos candidatos que se expresan en la palabra, frente a otro que lo hace desde el gesto, desde la estética. Mockus emociona y porta en sí la incógnita, la incertidumbre. Esto es más del arte que de los discursos. Santos no emociona pero significa seguridad. Juega a un futuro, que podría ser el pasado. Noemí aparece descompuesta, pues ha jugado a símbolos opuestos; un día de traje y corte masculino y otro de mujer descontrolada que grita al vacío. Los demás candidatos han avanzado en imagen, lo hacen bien, pero su imagen se desvanece por quedar rezagados en las encuestas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.