| 2018/04/12

Uribismo: más de un intento por sancionar la dosis mínima

Desde que la Corte Constitucional despenalizó el porte y consumo de la dosis personal, Álvaro Uribe ha intentado sancionarla, pero sin éxito. Ahora su candidato presidencial revive el debate.

Sanción de la dosis mínima de droga, una polémica propuesta del uribismo Uribismo: más de un intento por sancionar la dosis mínima Foto: Montaje SEMANA

Desde que la Corte Constitucional despenalizó la dosis mínima de droga, en 1994, Álvaro Uribe fue uno de sus principales opositores. Con la bandera de la lucha contra las drogas en la mano, no dejó pasar sus ocho años de su gobierno, sin intentar contrarrestar aquella sentencia del magistrado Carlos Gaviria, que sigue levantando tanta ampolla. Por todos los medios constitucionales, el entonces presidente de la seguridad democrático propuso prohibir el porte y sancionar el consumo.

Esa persistencia hoy se refleja con ahínco en su candidato, Iván Duque. El senador ha dicho en todos los escenarios que considera que la dosis mínima ha permitido que los jíbaros se escuden en argucias legales para seguir traficando. Este punto ha sido el eje fundamental de varios cara a cara. Fue uno de los puntos en el que quizás Duque más se diferencio de sus colegas en el encuentro con SEMANA y Teleantioquia y el motivo de mayor disputa con Humberto de la Calle en el debate pacífico (al que Duque no asistió) y en un encuentro en la universidad Cesa el jueves pasado.  

Ese Duque decidido a que el consumo de droga se persiga desde el derecho penal evoca viejos tiempos. Cuando Uribe llegó a la presidencia, siempre se mostró alarmado por las estadísticas que cada vez más empezaban referenciar a Colombia como un país consumidor, además de su condición de productor de drogas. “La permisividad que hay para el consumo aquí y en muchos países del mundo donde no se sanciona, nos está demostrando que la droga está legalizada”, dijo alguna vez como mandatario.

En 2002: Gobierno propone penalizar la dosis mínima

Su primer intento fue en el referendo del 2003. Uribe pretendía acudir al pueblo colombiano para que fueran ellos mismos, quienes para proteger a sus hijos de los peligros de las drogas, decidieran volver a penalizar la dosis. La pregunta nunca llegó al pueblo, que en este tema quizás estaría a favor de él, porque la Corte Constitucional eliminó justo ese punto, por vicios de forma en su aprobación en el Congreso. Después, el referendo no alcanzó el umbral necesario. 

Antecedentes: Cuando el Congreso aprobó la prohibición de la dosis mínima

Cuando parecía un asunto del pasado, Uribe revivió el debate en el último año de su gobierno. En 2009  promovió una reforma constitucional y sus mayorías en el Congreso le dieron vía libre. Juan Carlos Vélez, hoy recordado por la polémica estrategia del No en el plebiscito por la paz, fue el senador ponente de la reforma.

“El porte y consumo de sustancias estupefacientes o psicotrópicas está prohibido, salvo prescripción médica”, fue una expresión que quedó incluida, desde entonces, dentro del artículo 49 de la Constitución. “Esta reforma no es para llevar a los enfermos a la cárcel”, aclaró Uribe en aquel momento.

En 2009: Corte Constitucional mantiene despenalización de la droga

Parecía que Uribe había ganado la batalla contra la dosis mínima, pero casi tres años después, en 2012, la Corte Constitucional determinó que el porte de la dosis personal de sustancias psicoactivas, como la marihuana o la cocaína, no es penalizable, por lo que en adelante, los portadores y consumidores no debían ser tratados como delincuentes sino como enfermos, por lo que no podrían ser detenidos por las autoridades de Policía.

Puede leer: En 2012 Uribe defiende prohibición al consumo de drogas

Cuando la controversia parecía superada, un fallo de la Corte Suprema de Justicia, del año 2016, determinó que los consumidores de drogas no pueden ser encarcelados por el hecho de portar una dosis superior a la que la ley estableció como dosis personal (un gramo de cocaína, o 22 de marihuana),  siempre y cuando se demuestre que es para el consumo individual.

Fallo: El lío de un soldado para demostrar que no es narco sino consumidor

Para quienes han venido defendiendo políticas poco permisivas frente al consumo de drogas, la decisión de la Corte Suprema afectó la persecución de las autoridades contra los expendedores de droga, o jíbaros,  así como contra las cabezas de las bandas dedicadas al microtráfico, quienes en adelante podrían escudarse en la condición de consumidores para no ser penalizados.

Contexto: "Legalización por la puerta de atrás", reacciones al fallo de la Corte

Esa causa ahora la lleva su candidato presidencial, Iván Duque. El pasado 4 de marzo, durante el cierre de campaña de candidatos al Congreso del Centro Democrático, en el parque Lourdes de Bogotá, Duque dedicó parte de su discurso a explicar su lucha frontal contra el microtráfico y el consumo de drogas que en su criterio “está matando” a la juventud colombiana. Fue allí donde dejó sobre la mesa la alternativa de regresar a la sanción de la dosis mínima.

Contexto: La dosis mínima ya no es tan mínima 

Pero fue en el primer debate de candidatos, el de SEMANA y Teleantioquia celebrado el pasado 4 de abril, cuando destapó sus cartas frente a este controvertido asunto.  Duque fue el más radical de los candidatos a la hora de oponerse a la legalización de la marihuana.

Sentencia: ¿Cuándo los drogadictos deben ir a la cárcel?

A diferencia, Sergio Fajardo y Gustavo Petro coincidieron con una postura a favor de la legalización aunque como parte de una política de salud pública. Vargas Lleras se situó en el centro al afirmar que no ampliaría la legalización de la marihuana y que por ello solo la dejaría para usos medicinales. Aseguró que lamenta que la Corte Constitucional le haya dado ese alcance a la dosis mínima pues el concepto del aprovisionamiento ha dado lugar a que cualquier ‘consumidor‘ se convierta en narcotraficante.

Debate: Dosis mínima y otras 10 diferencias entre los candidatos presidenciales

“Sí a legalización, pero lo haría a través de centros regulados de consumo y con los Camad cuya experiencia en Bogotá que emprendí fue excelente”, manifestó Petro en ese debate. “Eventualmente sí, pero hay que dar pasos, hay que entender el consumo como un tema de salud pública, tenemos que enfrentar el narcotráfico y el microtráfico, todavía nos toma un tiempo para poder llegar allá en Colombia”, aseguró Fajardo.

Fallo: ¿Cuánta marihuana es la dosis mínima?

“Ya se hizo para temas medicinales, yo no la ampliaría a los temas recreativos, suficientes problemas tenemos ya con el microtráfico en Colombia”, sostuvo Vargas. “Yo no estoy de acuerdo con la legalización de la droga en Colombia”, manifestó Duque.

En 2012: Petro propone el consumo controlado de droga

Quién más ha controvertido la tesis del candidato uribista ha sido Humberto de la Calle, candidato del Partido Liberal, quien considera que la propuesta de Duque terminará llenando las cárceles colombianas de eventuales consumidores.

Quizás el momento en que este punto llegó a su máximo de tensión fue en el debate Pacífico. En Buenaventura, en un debate del que Duque se ausentó, Humberto de la Calle le planteó esa pregunta al candidato uribista.

Vea el momento en el que Humberto de la Calle le pregunta a Duque

El jueves, en el mano a mano que sostuvieron ambos candidatos en la universidad Cesa, en Bogotá, volvieron a plantear sus diferencias frente a este tema.

 “Yo realmente no logro entender doctor Iván como es posible que usted le esté diciendo a los jóvenes y padres de familia que un muchacho que se ‘traba’ de manera fortuita, lo tenemos que llevar a la cárcel. No caben los criminales en la cárcel y ahora si vamos a llevar a los consumidores en vez de darle atención y una política de salud”, dijo De la Calle.  

Escuche: La guerra de Iván Duque contra la dosis mínima en el podcast SEMANA El Diario


La respuesta de Duque no se hizo esperar: “Doctor Humberto, usted a veces arranca tan bien las intervenciones, pero acude a veces a la mentira y eso no es una buena cátedra porque yo nunca he dicho que hay que meter a la cárcel a los consumidores, lo que dije es que en Colombia se pueden introducir sanciones al porte de la dosis mínima, que puede ser decomiso inmediato, he hablado de que a los jíbaros hay que llevarlos a la cárcel”.

La dosis mínima fue una de las principales batallas que libró Uribe en sus ocho años de gobierno, pero reiteradas sentencias de la Corte zanjaron el debate al prohibir su penalización. La campaña política ha revivido la discusión, y cuando el uribismo parecía derrotado, su candidato ha vuelto a reabrir este debate.