Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/31/2015 10:00:00 PM

¡A empelotarse!

En febrero de 1985 hubo un boom de desnudos en el cine, la televisión y las revistas.

La gente se topaba no solo con las caras de los famosos, sino también con sus cuerpos. El fenómeno, en contra de lo esperado, no alborotó a la Iglesia y a sectores tradicionalmente conservadores, sino que causó entusiasmo y abrió incluso un debate sobre la estética de una mujer sin ropa. Hace 30 años SEMANA examinó la tendencia y concluyó que el país ya empezaba a abandonar los prejuicios que antes lo hacían saltar cada vez que una mujer se descubría. Todo había comenzado en 1962, cuando Fanny Mikey posó sin ropa ante una cámara. En 1984, siguiendo sus pasos, Amparo Grisales sacudió a la opinión con la película Los elegidos. Mikey opinó que “si el desnudo se da por sí solo, sin razón alguna y sin ninguna estética, es pornografía”. Otros, como el editor de la revista Al día, Óscar Castaño, tenían una visión más amplia y pensaba que en Colombia debía ser “mucho más censurable sacar mafiosos en una revista que el bonito cuerpo de una mujer”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.