Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/23/2015 10:00:00 PM

Alarmas encendidas por índices de corrupción

En Colombia las gobernaciones, contralorías y alcaldías están en su mayoría permeadas por la corrupción.

Este jueves la corporación Transparencia por Colombia presentó los resultados territoriales del Índice de Transparencia de las Entidades Públicas para 2013 y 2014. Un informe que evalúa la gestión de municipios, gobernaciones y contralorías departamentales y enciende a las alarmas frente a qué tan preparadas están estas instituciones para frenar la corrupción. Las cifras no son nada alentadoras. En síntesis, las gobernaciones, contralorías y alcaldías son en su mayoría entidades porosas, que se ven permeadas por la corrupción fácilmente. Veinte de los 41 municipios quedan clasificados en nivel alto o muy alto de riesgo de corrupción y lo más preocupante es que ninguno logra el nivel bajo. La calificación más aceptable la obtienen Barranquilla, Mosquera y Pereira y las más riesgosas Sincelejo, El Zulia (Norte de Santander) y Leticia. Mientras las gobernaciones de Antioquia, Santander, Caldas y Meta logran un nivel moderado de riesgo, las de Chocó, Vaupés y Guainía, territorios condenados al rezago, están en alerta roja. Las contralorías tampoco se salvan. Solo dos alcanzan un nivel moderado de riesgo y más de la mitad (56 %) se encuentran en nivel alto o muy alto. El panorama demuestra que hay una institucionalidad departamental débil y plagada de fallas en el diseño de su proceso de gestión y con las elecciones regionales encima, la cosa pasa de moreno a oscuro. 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.