Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/20/2003 12:00:00 AM

Alberto Dangond Uribe

Con una mezcla de nostalgia e ira dice que recuerda las épocas en que la televisión era un instrumento usado para la educación. Alberto Dangond Uribe tuvo una gran influencia mediática a partir de 1968, cuando salió al aire su programa Vida del Siglo XX. Por aquella época había ausencia de recursos pero derroche de talento y sabiduría. Durante 17 años continuos, en tiempos en que la televisión se veía en blanco y negro, su programa fue emitido en un horario que jamás superó las 9 de la noche. Esos años le producen añoranza. Recuerda, por ejemplo, las trasnochadas para leer centenares de libros y artículos con el fin de precisar un dato o una cita. Llegaron la tecnología y los canales privados y una televisión diametralmente opuesta. Los programas de opinión fueron arrojados a la medianoche y ahora los mejores horarios se 'desperdician' en propuestas en las que, según su concepto, "prima la vulgaridad", convirtiendo a este medio en una "tragedia". Le teme a eso. No por él sino por sus dos hijas y sus dos nietas, que reciben a diario una televisión "basura". Hoy, a sus 65 años, en su hogar de Bogotá, recuerda que hizo 850 capítulos mientras prepara un nuevo libro sobre historia de Colombia, en el que desempeñarán un papel central Bolívar, Núñez, Laureano Gómez y López Pumarejo. Dice que aún no está para ponerse a descansar, por lo que mientras investiga espera que pase la moda inútil de la televisión ligth, hecha a las carreras, para volver al aire y emitir ahora su Vida del Siglo XXI.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.