Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/9/2011 12:00:00 AM

Alberto Zalamea

Dentro de las muchas celebraciones e historias que han aparecido con motivo de los veinte años de la Constitución Política de 1991, pocos recordaron que este reconocido periodista.

Dentro de las muchas celebraciones e historias que han aparecido con motivo de los veinte años de la Constitución Política de 1991, pocos recordaron que este reconocido periodista, político e intelectual fue el único constituyente que se negó a firmar el texto final de la Carta porque, según él, todo había sido una búsqueda mediocre de solución a los problemas del país y porque “la Constitución del 91 no iba a cambiar al pueblo”. La vida de Zalamea no se puede narrar fuera del periodismo. Fue director de la revista SEMANA en 1959, en su primera etapa, y director de La Nueva Prensa. Luego, columnista de Cromos y El Tiempo. En 1999 escribió Gaitán, autobiografía de un pueblo, con la que dejó en claro su otra pasión: la política. Fue concejal de Bogotá y representante a la Cámara entre 1970 y 1972; embajador en Costa de Marfil (1979); en Caracas durante el gobierno de Betancur, e Italia a finales de los noventa. En todas las esferas Alberto Zalamea dejó en claro su férrea defensa a la libertad de expresión sin amarras, lo que se convirtió en una de sus preocupaciones. En un debate sobre el oficio en la Comisión Primera sentenció: “Preocupémonos mejor, de reafirmar la libertad del periodismo en todas sus manifestaciones, cuya esencia es la misma: ser prensa”. Su último trabajo fue como decano de Comunicación Social en la Universidad Jorge Tadeo durante varios años, donde se pensionó. En marzo pasado, Zalamea sufrió una caída y se rompió la cadera. Tras una intervención quirúrgica, hoy está en su casa, luchando por recuperarse. El ‘doctor no’, como lo llamaban en la Asamblea Constituyente, tiene 81 años y la prensa espera recuperar la voz clara y directa de este “guerrero”, como lo define su esposa, Cecilia Fajardo.  
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.