Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2010/08/14 00:00

Álvaro Fina

Álvaro Fina

Cuando se perdieron 221 boletas de las casi 10.000 que Colombia había recibido para el Mundial de Fútbol Francia-98, todos señalaron como culpable a Álvaro Fina, presidente de la Federación Colombiana de Fútbol.
 
Nacido en Buga, Valle, en 1945, comenzó a estudiar Derecho en la Universidad Javeriana pero se retiró “por vago”, según cuenta. Probó suerte con Administración de Empresas, pero concluyó que las aulas no eran lo suyo y se puso a trabajar en la empresa Carrocerías Superior. A finales de los 70 empezó a vincularse con la División Mayor del Fútbol Colombiano, donde tenía algunos contactos, y pronto entró a trabajar en el Tribunal de Penas de la institución.
 
Posteriormente entró a hacer parte del Tribunal Deportivo de la Federación Colombiana de Fútbol y en 1996 fue designado presidente del organismo. A pesar del escándalo de la boletería del Mundial, fue reelegido para otro periodo. Defendió a capa y espada el derecho de Colombia de realizar la Copa América 2001, ya que la Confederación Sudamericana de Fútbol se mostraba renuente a aceptar como sede de la competencia a un país que en ese momento era azotado por atentados terroristas. Su alegría por haber obtenido la sede de la Copa no fue completa, pues lo cuestionaron por manejo indebido de fondos durante la competencia. Actualmente se dedica a negocios de ganadería y aguas en su finca del Valle. Aunque su gestión estuvo salpicada de escándalos, él dice que recuerda grandes éxitos, como haber ganado la Copa América, el campeonato de Toulon en dos ocasiones y el cuarto puesto de Colombia en el escalafón de la Fifa.
 
 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.