Domingo, 26 de febrero de 2017

| 2001/07/16 00:00

Alvaro Mejía Flórez

Alvaro Mejía Flórez

La noche del 31 de diciembre de 1966 fue de felicidad para el país. Los locutores despidieron el año con música y el anuncio del triunfo de Alvaro Mejía Flórez en el maratón de San Silvestre en Brasil. Era la primera vez que un colombiano ganaba esa prueba. Entonces no había transmisión de radio en directo y menos televisión. Emocionado, el propio presidente Carlos Lleras Restrepo organizó un homenaje de recibimiento. Sin embargo el atleta nacido en Medellín prefirió rehuirle. “Me daba pena”, recuerda. No era bueno para los festejos públicos. En cambio para correr era magnífico. A diario hacía 40 kilómetros. Preparación que le sirvió para que en 1971 triunfara en el maratón de Boston, prueba que hasta ahora no ha vuelto a ganar otro latinoamericano. Vivió en Estados Unidos, donde se casó y tuvo un hijo, aunque se divorció a los siete años de matrimonio. Después de 17 años de estar allí regresó a Colombia y se dedicó a administrar negocios particulares. A eso se dedica hoy. Y a correr. A sus 61 años hace 10 kilómetros diarios por el Park-Way del barrio La Soledad de Bogotá, donde vive solo. “Fue una época hermosa, de triunfos. Cuando los atletas corríamos por amor al deporte porque en ese entonces no nos pagaban pero la recompensa era cruzar la meta y ojalá de primero”, asegura.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.