Lunes, 5 de diciembre de 2016

| 2015/10/03 22:00

Amel

Significa en árabe ‘esperanza’. Y es el nombre de una bebé siria que logró nacer y sobrevivir a pesar de tener una esquirla de ametralladora incrustada en la frente.

Amel resultó herido tras un bombardeo ordenado por el gobierno de Bashar al Assad. Antes de herirla, el artefacto cruzó el vientre y el útero de su madre, quien también quedó con vida. El hecho se produjo a mediados de septiembre cerca de la ciudad de Alepo, pero la Asociación Médica de Sirios Expatriados lo difundió solo la semana pasada.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.