Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/28/2009 12:00:00 AM

Ariel Sharon

El 6 de febrero de 2001, la carrera política de Ariel Sharon llegó a su punto más alto. Ese día fue elegido Primer Ministro de Israel, país por el que luchó desde su juventud contra los países árabes inconformes con la creación del nuevo Estado judío. Sharon había nacido en Kfar Malal en 1928, hijo de judíos ruso-lituanos que emigraron desde el Azerbaiyáán soviético a Palestina en 1922. A los 14 años ingresó a la Haganá, organización paramilitar de autodefensa. Luego, ya creado Israel, Sharon entró al Ejército y ganó fama de oficial tropero y poco escrupuloso, lo que en 1956 le valió una severa amonestación del Estado Mayor. Sharon estudió en la Escuela de Derecho de la Universidad de Tel Aviv y en Universidad Hebrea de Jerusalem. En 1977 ingresó al Parlamento y en su etapa política se desempeñó como ministro de Agricultura, Defensa, Industria y Comercio, Construcción y Vivienda y Relaciones Exteriores en diferentes gobiernos. Durante su gobierno construyó el polémico muro de Cisjordania y formó el Kadima, una nueva coalición política de centro, en respuesta a las presiones de los sectores mas derechistas. Lejos estaba de imaginar el mundo entero que en enero de 2006 un derrame cerebral iba a sumir al otrora guerrero en un coma profundo que todavía padece. Sharon fue sometido a varias cirugías que salvaron su vida y hoy vive en estado vegetativo, alimentado por vía intravenosa y visitado por sus dos hijos, quienes le hablan y le ponen música, mientras el cuerpo de escoltas descansa rutinariamente fuera de la habitación. La situación del ex primer ministro es irreversible.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.